Opinión

Imágenes de Aguascalientes

 

Si no tuviéramos relojes; si nuestras vidas no se rigieran por un calendario, ese artilugio establecido a lo largo de siglos de observación hasta alcanzar la precisión que tiene hoy; si no contáramos con estas herramientas, bastaría con observar el florecimiento de las jacarandas para saber que la primavera toca a las puertas de la ciudad, y con ella la Feria de San Marcos y su cauda de placeres. De hecho esta hermosa flor ocupa un lugar privilegiado en el mural que en 1962 le dedicó a la fiesta sanmarqueña el pintor chileno Oswaldo Barra, y que puede usted observar en la planta alta del Palacio de Gobierno.

Pero algo anda mal con el clima, o todo, y el florecimiento es irregular. En algunos casos ya los árboles están tirando flores, en tanto otros -los de la Plaza de la Patria, por ejemplo-, apenas comienzan a teñirse.

Tuvimos un invierno de ningún abrigo y muy pocos suéteres, y eso es perturbador. Nos guste o no, la tierra necesita del frío que se derrama desde el norte, a fin de prepararse para recibir la simiente y dar fruto. Pero además quizá sea esta suavidad invernal; este invierno que no fue, preludio de una primavera más caliente -en el sentido climático-, que otras, así como de un verano seco.

Sin embargo estoy seguro que pronto se normalizará la floración, y las alturas de Aguascalientes se teñirán de suave violeta

Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a [email protected]

The Author

Carlos Reyes Sahagún

Carlos Reyes Sahagún

No Comment

¡Participa!