Sociedad y Justicia

Inhumano

By  | 

 

La empresa se seguridad privada Matrax, presente desde la tala de árboles en el terreno donde se pretende construir un centro comercial a costa de un daño ambiental irreparable, expone a condiciones inaceptables de trabajo a sus empleados.  

Sentado a ras de suelo, apenas cubierto por un cartón para no ensuciar su uniforme azul con la tierra suelta, con la vista clavada en un celular, recargado sobre una malla dañada por el fuego, a los pies de uno de los últimos mezquites que sobrevivió un ecocidio; armado solo con su presencia, un radio y una tabla que sostiene las hojas con sus anotaciones. Una sombra improvisada lo ha cubierto durante el día, “dice que lo van a relevar hasta mañana”, comentó un policía que hace guardia en el lugar. Al lado de ese cartón que sirve de asiento, sobre una piedra, permanece cuidadosamente doblado un cambio de ropa y una botella de agua sin abrir.

Las tres mamparas que sostienen un techo pando cubren un cartón más largo sobre el piso, sobre la tierra quemada, sobre el polvo que respirará hasta el día de mañana, cuando lo releven.

¡Participa!