Opinión

¿Por qué invertir en infraestructura ciclista? / Agenda urbana

 

Las políticas públicas de transporte que se han promovido en el estado durante los últimos años han desfavorecido el transporte público y la movilidad no motorizada, y han hecho de Aguascalientes una ciudad orientada al automóvil. Aguascalientes es ya el séptimo estado con la mayor tasa de motorización del país, y los problemas de tráfico y la calidad del aire son cada vez peores. El uso de la bicicleta como medio de transporte puede contribuir a revertir esta situación y mejorar la calidad de vida en la ciudad. Así lo han demostrado ciudades como Copenhague, en donde ya hay cinco por ciento más bicicletas que automóviles circulando en las calles.

En Aguascalientes, el Programa de Desarrollo Urbano 2040 pretende incentivar el uso de las bicicletas en la ciudad. Para lograrlo, busca instrumentar una red de ciclovías de 207 kilómetros, privilegiando las zonas de mayor demanda. Esta red está pensada tanto para quienes utilizan la bicicleta como medio de transporte como para aquellos que la emplean de modo recreativo y deportivo. Al día de hoy, sin embargo, la ciudad cuenta únicamente con 37 kilómetros de ciclovías (es un decir.) En comparación, en 2015, la ciudad de León contaba con 107 kilómetros, tres veces más que Aguascalientes. Además, la mayoría de las ciclovías en Aguascalientes no cuenta ni con una ruta eficiente ni con el diseño y las características mínimas necesarias de seguridad y calidad. A pesar de ello, el uso de la bicicleta puede generar grandes beneficios para las ciudades, como sugiere un estudio sobre el uso de EcoBici -el sistema de bicicletas públicas de la Ciudad de México-, elaborado por el Grupo de Liderazgo para el Cambio Climático. Veamos.

Primero, la inversión en infraestructura ciclista genera beneficios económicos para las ciudades. En el caso de la CDMX, EcoBici ha permitido el desarrollo de un nuevo sector económico al crear una nueva cadena de suministro que incluye desde la manufactura de las bicicletas hasta la instalación de estaciones y mantenimiento. Así, en sus primeros cinco años de operación (2010-2015) EcoBici creó 366 nuevos empleos. Además, al activar las calles, las ciclovías promueven el comercio y aseguran la viabilidad y sostenibilidad de los negocios. Si bien para el caso de la CDMX este dato no se pudo estimar por falta de información, el estudio indica que en Seattle las ventas de comercios en zonas con infraestructura ciclista aumentaron 400 por ciento. Asimismo, en Manhattan la construcción de ciclovías en las Avenidas 8 y 9 incrementó las ventas de negocios a nivel de calle en 49 por ciento.

Segundo, las bicicletas crean beneficios económicos para el usuario, principalmente en relación al gasto destinado al transporte. En la CDMX, un automovilista en Santa Fe puede llegar a gastar hasta mil 700 dólares al año en gasolina y mantenimiento. Para la población de más bajos ingresos esto puede representar hasta 20 por ciento de su ingreso anual. Similarmente, una persona que utiliza el transporte público puede gastar en promedio 900 dólares al año. Por el contrario, por una membresía de 20 dólares al año, un usuario de EcoBici puede disponer de una alternativa accesible para realizar desplazamientos razonables o acceder de manera rápida y fácil a las estaciones y paradas del transporte público. En este sentido, la bicicleta puede ampliar el acceso a oportunidades laborales, educativas, comerciales, recreativas, entre otras, para la población de más bajos ingresos.

Tercero, el uso de la bicicleta como medio de transporte mejora la salud de los usuarios. EcoBici promovió un promedio de 26 horas anuales de actividad física por usuario. En otros términos, cada usuario pasó entre 47 y 82 minutos por semana realizando alguna actividad física relacionada a sus traslados en bicicleta. Este tiempo representa entre 31 y 55 por ciento de los 150 minutos de ejercicio semanal recomendado por el Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades para mantener un peso saludable y disminuir el riesgo de padecer enfermedades del corazón, infartos y diabetes. Más aún, el estudio indica que utilizar la bicicleta en lugar del automóvil puede aumentar de tres a cuatro meses la esperanza de vida de los usuarios; y en países como Finlandia, las personas que utilizan una bicicleta por más 30 minutos al día tienen 40 por ciento menos riesgo de desarrollar diabetes.

Cuarto, el uso de la bicicleta en lugar del automóvil ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La diferencia es abismal: un automóvil produce 271 g de CO2 por kilómetro mientras que una bicicleta produce solamente 21 g de CO2 por kilómetro. De esta manera, en la CDMX se evita un total de mil 190 toneladas de CO2 al año por el uso de EcoBici en lugar del automóvil, taxi o motocicleta, lo que equivale a manejar un automóvil por 4.2 millones de kilómetros. La bicicleta, por lo tanto, ayuda a mejorar la calidad del aire, lo que beneficia tanto a los ciclistas como a la población en general.

Por último, el 82 por ciento de los usuarios de EcoBici notaron una mejoría en su calidad de vida por el uso de la bicicleta, principalmente por motivos de salud, sentirse más relajado y disponer más de sus ingresos. Así, con base en un análisis costo-beneficio, se estima que el total de beneficios generados por EcoBici equivalen a 65 millones de dólares al año. Considerando la inversión y los costos anuales de operación, el estudio concluye que los beneficios generados por este sistema público de bicicletas son casi seis veces mayores que su costo. Evidentemente, la inversión en infraestructura ciclista para las ciudades tiene una alta rentabilidad económica, social y ambiental. Entonces, ¿por qué en Aguascalientes no avanzamos hacia medios de transporte sostenibles que generan mayores beneficios y mejoran la calidad de vida en las ciudades?

 

[email protected] | @fgranadosfranco

 

Referencias:


C40 Cities (2016). Benefits of Climate Action: Piloting A Global Approach To Measurement.

The Author

Fernando Granados

Fernando Granados

4 Comments

  1. 30/03/2017 at 11:22 — Responder

    Aplausos. Me encantó el dato duro de Seattle; en CDMX en La Colonia Napóles y Del Valle no piensan eso los comercios… pero es importante recuperar las calles y el comercio local. Saludos.

    • Fernando Granados
      18/04/2017 at 23:30 — Responder

      ¡Gracias! Coincido contigo en que es importante recuperar las calles y el comercio local. Yo creo que cada ciudad tiene condiciones y características particulares, y por lo tanto las soluciones y estrategias deberían adaptarse al contexto específico.

  2. VICTOR HUGO SALAZAR ORTIZ
    17/04/2017 at 17:49 — Responder

    Necesitamos convencer a la población de estos beneficios. Se culpa a los políticos y empresarios de no hacer nada, pero en este caso, en Aguascalientes hay la posibilidad de hacerlo. La pasada edición del concurso eticartel, que se promueve desde el departamento de filosofía de la Universidad Autónoma de Aguacalientes, se propuso el tema de la movilidad. Uno de los resultados de este concurso es que se proponga, la solicitud de hacer una ciclovía pública que conecte el campus central con el bachillerato central y oriente, que sea segura y que incentive a los estudiantes a usar la bici y a través de ellos a la población.

  3. Fernando Granados
    18/04/2017 at 23:26 — Responder

    Hola, Victor Hugo, muchas gracias por tu comentario. Yo también creo que en Aguascalientes existe la posibilidad de promover una movilidad urbana más sostenible y equitativa, y creo que es un lugar en donde se podrían sentar precedentes de cómo sí se pueden hacer cambios positivos. ¿Se puede consultar el resultado del concurso en algún lugar? Que bien que se promuevan ese tipo de iniciativas desde la UAA.

¡Participa!