Cultura

Realizan concierto la OSN y al ensamble Tambuco en Bellas Artes

By  | 
  • La brasileña Alexandra Arrieche dirigió una velada con obras de Marcela Rodríguez, Jan Järvlepp y Felix Mendelssohn

 

Una velada musical ecléctica ofreció la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), y el ensamble de percusiones Tambuco en el Palacio de Bellas Artes, al ejecutar las obras Mural de la mexicana Marcela Rodríguez; Garbage Concerto del canadiense-finlandés Jan Järvlepp; y la Sinfonía núm. 4 Italiana del alemán Felix Mendelssohn.

El recital fue el cuarto de la Primera Temporada 2017 de la OSN, y contó con Alexandra Arrieche como directora huésped. Inició e viernes 17 de marzo, con la ejecución de la pieza de un solo movimiento Mural, dedicada a Tambuco, la cual fue estrenada en septiembre de 2016 por el ensamble y la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México.   

Sobre el escenario de la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes se colocaron los instrumentos de percusión que tocarían de manera simultánea los integrantes de la agrupación: Ricardo Gallardo, Alfredo Bringas, Raúl Tudón y Miguel González.

Tambuco y la OSN deleitaron a los presentes con la ejecución de la pieza que mezcla los sonidos de las cuerdas y las percusiones, donde por momentos resaltan los sonidos de los instrumentos de metales y posteriormente maderas.

En la pieza destacaba la ejecución del cuarteto, que inició tocando cuatro djembés, luego bombos y platillos, le siguió la ejecución de cuatro pares de bongós y tamtams, los últimos tocados con un batidor metálico.

En la ejecución le siguieron los instrumentos de madera: un juego de cuatro mokushos, wood-blocks, temple-blocks y dos teponaztlis. Más adelante se escuchan los bongós, maracas y congas, para finalmente escuchar los sonidos de los vibráfonos, marimbas, güiros y congas.

En el programa de mano del concierto se lee: Mural es una obra para cuarteto de percusiones, en calidad de solista múltiple, y orquesta de cuerdas, más no es un concierto en el sentido estricto del término, en el entendido de que ni la estructura musical de la obra ni la relación percusiones-orquesta cumplen con los parámetros usuales de un concierto tradicional.

Tras ser reconocidos con fuertes aplausos, los integrantes de Tambuco cambiaron sus instrumentos de percusiones por latas, botellas, garrafones y tambos grandes de plástico. Interpretaron entonces junto con la OSN, Garbage concertó, para basura reciclada y orquesta.

Al interpretar esta pieza del canadiense-finlandés Jan Järvlepp, la audiencia descubrió que la creatividad musical no se limita a los sonidos o técnicas de un instrumento.

De la obra se ejecutó sus tres movimientos: Danza del viento, El Canal Rideau a las 3am, y Danza de la lluvia (rápido – lento – rápido). Destacó de la interpretación, en el segundo movimiento, el uso de botellas como instrumentos de aliento.

Esta obra creada en 1995 fue estrenada en México por el ensamble Tambuco y la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, en el año 2001.

Luego de esta interpretación, el público asistente reconoció con un largo aplauso a la agrupación con más de veinte años de trayectoria internacional y nominada en cuatro ocasiones para los premios Grammy.

Tras retirarse y continuar los aplausos, los cuatro músicos regresaron al escenario para interpretar una pieza fuera del programa: Música para trozos de madera, de Steve Reich, una serie de fórmulas rítmicas que se añaden y repiten, que demostró la calidad técnica y concentración de los músicos.

El concierto cerró con la ejecución de la Orquesta Sinfónica Nacional de la Sinfonía núm. 4, Italiana, del compositor alemán Felix Mendelssohn y sus cuatro movimientos: Allegro vivace, Andante con moto, Con moto moderato y Soaltarello: Presto.

Alexandra Arrieche, que por primera vez dirigió a la OSN, en días pasados manifestó que este concierto sería una muestra de que para la música no hay fronteras ni color, al integrarse por obras de una compositora mexicana, un alemán, un canadiense, cuya propuesta suena como música para Latinoamérica.

¡Participa!