Opinión

El Sean Spicer de Aguascalientes: Ya quisiéramos / Bocadillo

¿Quién es el Sean Spicer de Aguascalientes? Tristemente, nadie. Como siempre, primero el contexto: Spicer es el secretario de Prensa de la Casa Blanca con Donald Trump. Y resulta que es un pelmazo enorme y algo incompetente de su trabajo, ayudando a reafirmar conceptos como los alternative facts y acusar de Fake News a todo lo contrario de la administración. De hecho, si nos bajamos del ladrillo tuitero (o corcholata, más bien), es una irrealidad que a nivel nacional y en especial en los estados, es de los más común que los funcionarios declaren por declarar y los reporteros de algunos medios pasen sus declaraciones sin hacer (ah, otra frase de moda pero para nada nueva) fact-checking. Mientras medios flojos lo pasan tal cual vía boletines o reporteros colocadores de micrófono profesional, mis compañeros editores y redactores de LJA suelen exhibir con divertidas cabezas o apuntes las tonterías de los políticos.

Resulta que si bien la administración Trump es una broma, es Spicer quién específicamente lo vuelve como un episodio de Veep, donde el secretario de Comunicación también es un adulto blanco y cuarentón, además de bastante incompetente. De hecho, un capítulo de dicha serie (como premonición) se trata sobre que la presidente Selina Mayer no debe tuitear debido a que su falta de cuidado al escribir podría provocar una guerra mundial. Y al final, es el titular de prensa quién debe dar la cara y preparar informes junto al director de Comunicaciones. Ello se llevan los golpes. Como Spicer.

En mi jornada, la que he vivido como reportero o lector, pasa que el rol de los titulares de prensa es raro. Suelen ser el último eslabón en la cadena de secretarios y directores, y hay dos vertientes: 1) Colocan a un periodista que hace mucho perdió el rumbo (por ir con el enemigo) pero no tiene experiencia siendo del otro lado (gobierno) 2) Premian a algún hijo de apellido o ahijado de alguien del partido, sin importar si es abogado o administrador y meses antes llevaba el área sindical o la comercial. Es algo malo, ¡Todos creen que saben de comunicación! Y a veces ni siquiera los mismos reporteros están preparados para ser funcionarios de prensa.  Igual, ha resultado de la fregada colocar a expertos en encuestas u organizadores profesionales de ruedas-de-prensa-en-La-Estación, ya que mucha imagen y diseño, pero lo que comunican, las campañas, son vacías.

Lo peor es que la figura del titular de prensa como declarante no existe. No es el caso de LJA, pero me he enterado de lugares donde exigen (en especial tele) que declare el secretario de la dependencia en cuestión. Eso no es siempre bueno, ya que los titulares de áreas como la basura, los parques, economía, empleo, juventud o salud no necesariamente tienen que tener toda la información en la cabeza o ser perfectos a la hora de expresarse.

Pasan dos aspectos que pueden convivir o no: 1) El secretario es estrellita marinera y quiere salir en medios, es su manera de destacar y ser el próximo ungido 2) El titular de comunicación depende de el jefe (o jefa) y sus deseos son órdenes, además de que en lugar de planear estrategias, gusta ser el reportero personal de su secretario o delegado, siendo que tiene varias personas contratadas para eso pero no vaya ser que le ganen al licenciado.

Recientemente leí La Fila India de Antonio Ortuño y El Miedo a los Animales, de Enrique Serna, donde una de las subtramas es una visión idealizada del redactor de boletines con una vida secreta como intelectual, que con párrafos confusos y redacción impecable (¿nadie la tiene en el servicio público?) se hace guaje a la prensa y es apreciado por sus jefes. El jefe de prensa de una dependencia equis, que es llamado desde la capital porque es el bueno en ese aspecto. O el judicial que ayuda al sargento a realizar reportes, porque la hueva.

Ni eso tenemos en la realidad. Se emplean en otros lados, como publicidad, periodismo o corporativo.  Ni el reportero leído en dichos puestos públicos, ni el estratega del mal. Es más, ni Sean Spicer.

Bocadillo: Por supuesto, hay excepciones. Y de lugares u orígenes inesperados. Un saludo y mi reconocimiento.
@masterq | bocadillo.mx

The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!