Opinión

El verdadero sentido de la Cuaresma / Punto crítico

“Más vale ser ateo que católico hipócrita”, este fue el mensaje hace algunos días del papa Francisco a sus feligreses, y qué razón tiene al hacer este pronunciamiento, en tiempos en los que la mayoría vive buscando el beneficio propio sin importar afectar a otros, eso sí con una participación activa en las ceremonias religiosas de cada semana.

Inicia la Cuaresma, un período se supondría de reflexión para los católicos, respecto del sacrificio que Jesucristo hizo al dar su vida para “lavar los pecados de los hombres”.

En conmemoración a este suceso que nos narra la historia, la Iglesia ha dispuesto de una serie de actividades y sacrificios para “arrepentirnos de nuestros pecados y tratar de cambiar algo de nosotros para ser mejores.

Así, durante 40 días se nos invita a cambiar de vida a través de la oración, pero al mismo tiempo haciendo obras en beneficio hacia los demás.

La Cuaresma es pues el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, dicen los sacerdotes, “debemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos”.

Vale la pena destacar que ésta práctica data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con acciones de ayuno y de abstinencia, tradición que dicho sea de paso, ha ido perdiendo su verdadero sentido.

Esta semana el vocero de la diócesis de Aguascalientes, Carlos Alberto Alvarado Quezada, pidió a la población ejercer este período “como lo marcan los mandamientos de la Iglesia católica”, es decir realizando estos períodos de ayuno y evitando el consumo de carne por lo menos los días viernes.

Sin embargo, en un entorno como el que vivimos, qué tan obligatorias tendrán que ser estas disposiciones. Pereciera que la Iglesia vive alejada de la realidad, al no sensibilizarse en una primera instancia, de las condiciones económicas tan precarias en los que la mayoría vivimos.

Lo anterior tomando en cuenta el aumento en el costo de los productos del mar durante ésta época del año, lo que los hace inalcanzables para muchos.

En segunda instancia se deja de lado el bajo nivel de nutrición de muchas familias que viven aquí mismo, en Aguascalientes.

Yendo más allá, qué tan necesarias son estas recomendaciones cuando el verdadero sentido de estos días gira en torno al respeto que como seres humanos debemos dar hacia los demás.

Más allá de estos mandamientos de la Iglesia, que ha sido criticada constantemente por su falta de congruencia y empatía hacia los problemas de la humanidad, en un entorno de opulencia y ante las denuncias de miles y miles de personas abusadas sexualmente por sus ministros.

Finalmente, considero se hace más necesario la congruencia y el reflejo del verdadero sentido de la Cuaresma, con acciones cotidianas que nos lleven efectivamente a ser mejores seres humanos, no por obligación, sino por convicción.

The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!