Opinión

Del Génesis al Apocalipsis / El banquete de los pordioseros

Me he enterado en diferentes medios acerca de la especulación de un posible regreso del grupo de rock Genesis a los escenarios, y digo especulación porque no es otra cosa y en el fondo deseo, honestamente, que sólo sea eso, una especulación. Esto que definitivamente debería llenarnos de entusiasmo a aquellos que amamos la música, particularmente, el rock progresivo de origen inglés, y sin embargo nos tiene con opiniones divididas, bueno, dejaré de hablar en plural, en lo particular me tiene inquieto e indeciso.

Hace cincuenta años, en 1967, se fundó esta agrupación en Surrey, Inglaterra, originalmente con Peter Gabriel, Tony Banks, Mike Rutherford, Chris Stewart y Anthony Phillips, esta fue la primera versión de Genesis todavía sin alcanzar su plenitud, la que vendría pocos años después cuando después de algunos cambios en la formación del grupo éste quedó conformado por Tony Banks en los teclados, Mike Rutherford, bajo y guitarra, Peter Gabriel en la voz, flauta traversa y letras, Steve Hackett en la guitarra principal y Phil Collins en la batería, esta formación, que es la más grande y definitiva de Genesis, es la que escribió con letras de oro el nombre de la agrupación en la historia del rock.

Sus dos primeros discos: From Genesis to Revelation de 1969, con una baladas muy al estilo de aquellos Bee Gees de los años sesenta, y Trespass de 1970, son discos de intensa búsqueda, hasta el tercero, Nursery cryme de 1971 en donde aquello que buscaban finalmente fue encontrado, aquí ya con la presencia de Phil Collins y Steve Hackett nos presentan un sonido mucho más maduro y atrevido, con letras mucho más inteligentes y ambiciosas, en este momento Genesis es ya una agrupación vanguardista en la escena internacional del rock progresivo y aquí inicia lo que podríamos considerar como una especie de columna vertebral de la agrupación. Al inmenso Nursery Cryme le siguieron Foxtrot de 1972, y aparece su primer disco en vivo y único con Peter Gabriel, Genesis live de 1973, en ese mismo año aparece la que posiblemente sea la joya más preciada de su discografía: Selling England by the pound y este ciclo de inmenso esplendor se cierra con The lamb lies son Broadway de 1974, último de Peter Gabriel con Genesis, después de grabar este álbum doble, él deja la agrupación para iniciar una muy fructífera e interesante carrera solista que sigue vigente hasta nuestros días. Por su parte Genesis continuó con su carrera sacando otros tres discos extraordinarios ya sin Peter Gabriel: A trick of the tail y Wind & Wuthering, ambos de 1976, ese año sin producción musical, 1975, fue empleado en buscar un cantante que sustituyera a Gabriel, finalmente se dieron cuenta que eso era imposible y decidieron que Phil Collins se encargara de la voz principal, por cierto que lo hizo muy bien, y buscar un baterista que apoyara a Collins sobre todo en los conciertos, al estilo de Premiata Forneria Marconi en donde Franz Di Cioccio tiene un baterista de apoyo mientras él se encarga de cantar. Generalmente, ese baterista de apoyo para Collins, tanto en Genesis como en su carrera solista ha sido Chester Thompson, aunque no olvidemos la participación de Bill Bruford en un par de pistas en el doble en vivo Seconds Out, que salió a la luz pública en 1977 y segundo de la agrupación. En este punto es justamente cuando Steve Hackett decide abandonar Genesis y seguramente es por ello que siguiente disco se llama…And then there were three… (…y entonces quedaron tres…) de 1978. Ya sin Gabriel y Hackett la propuesta musical de Genesis cambia radicalmente aunque en este disco y los siguientes, Duke de 1980 y Abacab de 1981 los tres que quedan mantienen índices de calidad altos pero ya muy lejanos a la identidad progresiva de sus orígenes.

De ninguna manera pretendo hacer un repaso a la historia de esta gran agrupación de rock progresivo, aunque después suavizara su sonido y coqueteara impúdicamente con los mezquinos intereses de la mercadotecnia, y aunque sin duda ya lo hice, sólo pretendo justificar mis dudas, mi escepticismo respecto a un posible regreso a los estudios de grabación, y probablemente, o hasta seguramente, con su consecuente gira de conciertos. Genesis es una de las pocas agrupaciones de aquellos años de esplendor setentero que permanecen intactas, es decir, todos sus miembros, gracias a Dios, viven, entonces solemos preguntarnos, ¿por qué no?, bueno, no sé, me parece muy improbable que Peter Gabriel sobre todo, aunque quizás tampoco Steve Hackett, aceptaran reunirse con Collins, Banks y Rutherford, finalmente qué interés podrían tener en regresar a la antigua fórmula, no dudo que la magia permanezca ahí, pero la historia ya está escrita y es deliciosa, no veo por qué escribir un capítulo más a riesgo de demeritar las joyas que dejaron ahí para la posteridad. Por otro lado, si Genesis se reúne sin Gabriel y Hackett sería otra vez pan con lo mismo, no, jamás sin estos dos artífices de la magia del inmortal Genesis, definitivamente no, sería un incuestionable error el cual no quiero ni siquiera imaginar.

Sus grandes obras de arte ya están ahí y están para siempre, difícilmente creo que puedan, a estas alturas, hacer algo mejor que lo realizado entre 1971 y 1974, ahora que si se juntan para tocar aquellas mismas viejas canciones como Supper’s ready, Musical box, Firth of fifth, The carpet crawlers, I know what I like, The cinema show, valdría la pena quizás escucharlas en versiones nuevas poco más de 40 años después y sería entonces como volver a leer aquella misma historia desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

 

rodolfo_popoca@hotmail.com

 

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!