Sociedad y Justicia

Desocupación a la baja, sube la informalidad

 

 

  • La tasa de desempleo en México fue de 3.5 por ciento, lo cual representó una ligera disminución de -0.6 puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2016
  • Aguascalientes registró un decremento en la Tasa de Desocupación (TD) al pasar de 3.7 a 3.3 de febrero a marzo

 

Durante marzo, la tasa de desocupación (TD) fue de 3.5 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) en el ámbito nacional, tasa similar a la del mes previo, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a través de los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), la cual indica que para marzo de 2017, en su comparación anual, la TD disminuyó en el tercer mes de este año, frente a igual mes de 2016 (3.5 contra 4.1 por ciento).

De la Población Económicamente Activa (PEA), el 96.4% estuvo ocupada en el tercer mes del año; sin embargo, el subconjunto de subocupados representaron 7.2% de la población ocupada, porcentaje menor al de 7.3% reportado en febrero. La Tasa de Subocupación -referida al porcentaje de la población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le demanda- se ubicó en 7.2%, en su comparación anual, esta tasa presentó una reducción frente a la del mismo mes del 2016 (7.2% vs 7.9%), de acuerdo a datos de la ENOE.

Mientras que la proporción de la población ocupada en unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa (Tasa de Ocupación en el Sector Informal), representó el 27.2% en el tercer mes de este año, cifra menor a la registrada en febrero que cerró en 27.3% y mayor en 0.6 puntos frente a marzo del 2016.

Al considerar sólo el conjunto de 32 principales áreas urbanas del país, en donde el mercado de trabajo está más organizado, el Inegi señaló que la desocupación en este ámbito significó 4.0 por ciento de la PEA en el tercer mes de 2017. Ese último dato es superior al del mes inmediato anterior que fue de 3.8 por ciento, con cifras ajustadas por estacionalidad. En el caso de Aguascalientes, la Tasa de Desocupación en marzo de este año es de 3.3, mientras que en el mismo periodo de 2016 fue de 4.0

En relación a estas cifras, el gobernador Martín Orozco Sandoval destacó que durante marzo de este año, Aguascalientes registró un decremento en la Tasa de Desocupación (TD) al pasar de 3.7 a 3.3 de febrero a marzo, y que en su comparativo anual, la reducción todavía es menor, ya que para el mismo mes pero de 2016 fue de 4.0, “nosotros como gobierno, continuaremos trabajando y haciendo lo que nos corresponda, generando las condiciones de seguridad pública, fomentando la paz social y las buenas relaciones con los otros dos actores que conforman las bases de la dinámica económica, es decir, empresarios y trabajadores, atrayendo más capital para ampliar o realizar nuevas inversiones”.

Orozco Sandoval indicó que la TD para Aguascalientes durante marzo, que también menor a la media nacional, cuya puntuación fue de 3.5, es un indicador del buen rumbo que llevan las políticas públicas en materia de desarrollo económico y empleo, además de una muestra de la confianza que inversionistas y empresarios locales, nacionales y extranjeros han refrendado en nuestra entidad: “el reto es seguir bajando las cifras que deben estar en sus mínimas expresiones, pero también estamos trabajando y buscando alianzas con los principales actores de los sectores productivos, para consolidar estrategias que permitan no sólo más empleos, sino mejorar las condiciones salariales de los trabajadores, estamos concentrados en que vengan empresas de mayor calidad, sobre todo en tema de tecnologías, focalizadas a la ciencia y el conocimiento, para tener empleos mejor pagados”.

Indicadores de la población desocupada

En el país, la tasa de desocupación (TD) se ubicó en 3.5% de la PEA en el tercer mes de 2017, tasa similar a la registrada en el mes que le precede, con series ajustadas por estacionalidad.

 

 

 

Por sexo, la TD en los hombres se ubicó en 3.3% en el mes de referencia, tasa inferior a la de 3.5% de un mes antes, y en las mujeres aumentó de 3.6% durante febrero a 3.9% en marzo del año en curso.

En particular, al considerar solamente el conjunto de 32 principales áreas urbanas del país, en donde el mercado de trabajo está más organizado, la desocupación en este ámbito significó 4% de la PEA en el tercer mes de 2017, dato superior al del mes inmediato anterior (3.8%), con cifras ajustadas por estacionalidad.

 

Indicadores de la población subocupada

La información preliminar de la ENOE para el mes en cuestión señala que la población subocupada, medida como aquella que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas representó 7.2% de la población ocupada según series desestacionalizadas; dicha tasa fue menor a la de 7.3% de febrero pasado.

 

Tasas relacionadas con la informalidad

La Tasa de Informalidad Laboral 1 (TIL1), se refiere a la suma, sin duplicar, de los que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo. Así, en esta tasa se incluye -además del componente que labora en micronegocios no registrados o sector informal- a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas. Esta tasa se colocó en 56.9% de la población ocupada en marzo de este año, porcentaje inferior al del mes anterior (57.3%), con datos desestacionalizados.

La Tasa de Ocupación en el Sector Informal 1 (TOSI1) considera a todas las personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa, de modo que la actividad en cuestión no tiene una situación identificable e independiente de ese hogar o de la persona que la dirige y que por lo mismo tiende a concretarse en una muy pequeña escala de operación. Dicha tasa representó 27.2% de la población ocupada en el mes que se reporta, cifra menor a la del mes precedente, según cifras desestacionalizadas.

 

La población ocupada alcanzó 96.8% de la PEA en marzo de 2017. Del total de ocupados, el 69.1% opera como trabajador subordinado y remunerado ocupando una plaza o puesto de trabajo, 22.1% trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados, 4.4% son patrones o empleadores, y finalmente un 4.3% se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos pero sin un acuerdo de remuneración monetaria. En el ámbito urbano de alta densidad de población, conformado por 32 ciudades de más de 100 mil habitantes, el trabajo subordinado y remunerado representó 74.6% de la ocupación total, es decir 5.5 puntos porcentuales más que en el ámbito nacional.

La población ocupada por sector de actividad se distribuyó de la siguiente manera: en los servicios se concentró 42.7% del total, en el comercio 19.1%, en la industria manufacturera 16.2%, en las actividades agropecuarias 12.3%, en la construcción 8.5%, en “otras actividades económicas” (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) 0.8% y el restante 0.5% no especificó su actividad.

Indicadores de la población desocupada

En el país, la tasa de desocupación (TD) fue de 3.2% de la PEA en marzo de 2017, proporción inferior a la registrada en el mismo mes de un año antes, cuando se ubicó en 3.7%. En el mes que se reporta, un 17.4% de los desocupados no contaba con estudios completos de secundaria, en tanto que los de mayor nivel de instrucción representaron al 82.6 por ciento. Las cifras para la situación de subocupación fueron de 37.4% y de 62.4%, respectivamente.

 

Tasas complementarias

Con el fin de proporcionar a los usuarios mayores elementos que apoyen el análisis de las características del mercado laboral de nuestro país, el Inegi genera mensualmente un conjunto de indicadores complementarios sobre la calidad de inserción en el mercado laboral, tomando en cuenta distintos aspectos que van más allá de las mediciones tradicionales y que recogen la heterogeneidad de circunstancias que se presentan específicamente en México. Es importante subrayar que el resultado de estas tasas no es sumable a lo que se desprende de otras, ya que un mismo grupo o segmento poblacional puede estar presente en más de una de ellas y porque no todos los porcentajes que a continuación se mencionan quedan referidos al mismo denominador.

La Tasa de Ocupación Parcial y Desocupación considera a la población desocupada y la ocupada que trabajó menos de 15 horas a la semana, no importando si estos ocupados con menos de 15 horas que se añaden se hayan comportado o no como buscadores de empleo. Ésta se ubicó en 8.8% respecto a la PEA durante marzo de 2017, tasa menor a la de igual mes de un año antes, cuando se estableció en 10 por ciento.

La Tasa de Presión General incluye además de los desocupados, a los ocupados que buscan empleo, por lo que da una medida global de la competencia por plazas de trabajo conformada no sólo por los que quieren trabajar sino por los que teniendo un empleo quieren cambiarlo o también los que buscan otro más para tener un segundo trabajo. Ésta se situó en 6% de la PEA en el mes que se reporta, tasa inferior a la de 7.2% de marzo de 2016.

La Tasa de Trabajo Asalariado representa a la población que percibe de la unidad económica para la que trabaja un sueldo, salario o jornal, por las actividades realizadas. La tasa fue de 64.9% de la población ocupada en marzo pasado, proporción mayor a la registrada en el tercer mes de un año antes de 64.3 por ciento.

Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación. Éste es un indicador de condiciones inadecuadas de empleo desde el punto de vista del tiempo de trabajo, los ingresos o una combinación insatisfactoria de ambos y resulta particularmente sensible en las áreas rurales del país. Incluye a las personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que trabajan más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos. El indicador se calcula como porcentaje de la población ocupada. La tasa aumentó de 13.1% a 14.1% entre marzo de 2016 y el mismo mes de este año.

 

 

The Author

Edilberto Aldán

Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

No Comment

¡Participa!