Opinión

Dos tipos de cuidado / Taktika

Moscú, Federación Rusa. 11 de abril de 2017. La típica sonrisa de tigre siberiano del mandatario ruso, Vladimir Putin, se torna agria y glacial cuando comenta: “Tenemos reportes de múltiples fuentes que banderas falsas como ésta, y no lo puedo llamar de otra manera- están siendo preparadas en otras partes de Siria, incluyendo los suburbios sureños de Damasco. Ellos planean plantar algo químico ahí y acusar al gobierno sirio de un ataque”.

Putin prosigue: “Me recuerda de los eventos en 2003, cuando los representantes estadounidenses demostraron en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU las presuntas armas químicas encontradas en Irak. La campaña militar fue lanzada en Irak y terminó con la devastación del país, el crecimiento de la amenaza terrorista y la aparición del Estado Islámico”.

La escena arriba descrita se relaciona con el presente artículo, el cual tiene por objetivo explicar por qué Donald Trump y Vladimir Putin, con sus diferentes aristas, son dos tipos de cuidado.

En 1951, el entonces presidente de la República, Miguel Alemán Valdés, invitó al cineasta Ismael Rodríguez para intentar resolver una preocupación del director de cine: cómo lograr que las máximas glorias del cine y la canción vernácula, Jorge Negrete y Pedro Infante, participarán en una misma película.

Para tranquilidad de Rodríguez, el mandatario mexicano le dijo: “Yo te ayudo”. Alemán Valdés domó el ego de ambos ídolos e Ismael Rodríguez pudo filmar Dos tipos de cuidado. El escenario geopolítico mundial es acaparado por el grupo de los “cuatro fantásticos” compuesto por: Angela Merkel, Xi Jinping, Vladimir Putin y Donald Trump, éstos dos últimos son los tipos de cuidado.

El primer individuo de cuidado, Donald Trump ordenó -como respuesta al ataque con armas químicas, presuntamente ejecutado por las Fuerzas del Ejército Árabe Sirio leal a Bachar al-Assad- lanzar misiles crucero Tomahawk contra la base aérea de Shayrat.

El ataque norteamericano expuso las fisuras dentro de la Administración Trump: el estratega en jefe, Steve Bannon, tuvo una acre discusión con el “yerno incómodo”, Jared Kushner, cuya esposa, Ivanka Trump, influyó en la decisión de atacar a Siria. Asimismo, la base política de Trump reprobó la acción de su líder, pues para ellos es una desviación respecto a la postura de EUA primero.

Ejemplo de lo anterior, el sitio web Breitbart News, de tendencia ultraderechista, comentó: “¿Quién susurra en tu oreja? Los generales lo tienen y lo han volteado de la paz con Rusia. Y la gente que se interpone en el camino de la guerra como Steve Bannon, les muestran la puerta”1.

Además de la molestia de Breitbart News, cuyo fundador fue Steve Bannon, el anterior líder del Partido de la Independencia del Reino Unido y el adalid de la campaña a favor del Brexit, Nigel Farage, y la comentadora conservadora, Laura Ingraham, expresaron su desacuerdo por la decisión tomada por Trump.

Asimismo, según el periodista independiente, Mike Cernovich, el asesor de Seguridad Nacional, H.R. McMaster, está “manipulando los reportes de inteligencia dados” a Trump, pues McMaster estaría confabulándose con el exdirector de la CIA, David Petraeus, para “vender un masiva guerra terrestre en Siria a Trump”2.

Finalmente, una encuesta comisionada por Sputnik a la empresa TNS Global, confirmó que Trump es visto, por los habitantes de Alemania, Brasil, Francia y el Reino Unido, como una persona que los hacen “sentir inseguros”.

El tipo de cuidado Trump tuvo que lidiar con que dos de sus principales colaboradores en materia de política exterior: el secretario de Estado, Rex Tillerson, y la embajadora ante las Naciones Unidas, Nicky Haley, enviaran mensajes contradictorias respecto a los objetivos estadounidenses en Siria.

Tillerson viajó a Italia para dialogar con los líderes del G-7, las naciones más industrializadas del orbe: en la península itálica, Tillerson se encontró con el obsequioso y zalamero jefe de la diplomacia británica, Boris Johnson, quien describió la alianza sirio-rusa como “tóxica”. De igual manera, se expresó el excolega de Johnson, William Hague, quien afirmó que “Rusia es una nación en decadencia, atrapada en la mentalidad de la Guerra Fría de la KGB”. A pesar de la presión británica, el G-7 rehusó implementar más sanciones contra Rusia.

Al momento de redactar estas líneas, Tillerson se encontraba en Moscú para conferenciar con su contraparte rusa, Sergei Lavrov, y sugerirle un intercambio geopolítico: reconocer la anexión de Crimea, efectuada por los rusos en 2014, por Siria. Sin embargo, el otro tipo de cuidado, Vladimir Putin cree que el ataque de Trump contra Siria es una maniobra distractora orquestada por el astuto presidente norteamericano. Al momento de redactar estas líneas se desconocía si Putin recibiría a su viejo amigo Tillerson.

¿Por qué Rusia defiende a Assad? Por una sencilla razón: el plan de Putin para deshacer al “petrodólar y sacar a los Estados Unidos de la jugada en los asuntos globales depende de los recursos energéticos del Medio Oriente”3. Entre más dure la guerra en Siria, más se reduce la ventana de tiempo para que Qatar pueda construir un gasoducto que lleva su éter del Golfo Pérsico a Europa. Esto supondría el desastre ruso pues su compañía Gazprom sería sacada de la jugada y Europa reduciría su dependencia de Rusia.

Quizás el amable lector se pregunte: ¿Cuál es la diferencia entre estos dos tipos de cuidado? A juicio del escribano es la siguiente: Trump raya en lo bufonesco y se embriaga en lo que los antiguos griegos llamaban thrasytes, “audacia”. Por su parte, Putin, heredero de las técnicas de desestabilización del Ejército Rojo, sabe que “en su corazón, él es un bolchevique. Sabe que puede conquistar vastos territorios sin grandes ejércitos”4. En pocas palabras, el ruso se extasía en andreaia, “coraje”, el cual aguanta en silencio el aluvión de invectivas y presiones.

¿Quién será Pedro Malo y Jorge Bueno en este drama geopolítico?

Aide-Mémoire.- Los bárbaros atacan ahora a un inocente equipo de fútbol y las fauces de la hambruna muestran sus colmillos en África y Yemen.

 

  1. – Michael Savage: Syria Is a No-Win Situation for America https://goo.gl/YsMcuJ
  2. – Trump’s National Security Advisor Planning ‘Full-Scale War’ in Syria https://goo.gl/02Z3ED
  3. – Katusa, Marin. The Colder War: How the Global Energy Trade slipped from America’s grasp. Wiley, Hoboken, 2015, p. 143
  4. – Kaplan, Robert D. In Europe’s Shadow: Two Cold Wars and a Thirty-Year Journey Through Romania and Beyond. Random House, New York, 2016, p. 154

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

1 Comment

  1. Axel Hernandez
    13/04/2017 at 11:17 — Responder

    Muy buena nota Profesor Soren! felicidades por su espacio.

¡Participa!