Opinión

Las obras de infraestructura vial / Punto crítico

Luego de más de un año de trabajos, finalmente este jueves será reabierto a la circulación el paso a desnivel de la Avenida López Mateos, una obra que arrancó en la administración de Carlos Lozano de la Torre y que no pudo concluirse de acuerdo a lo previsto debido al incumplimiento en los tiempos de ejecución por parte de las empresas contratistas.

El monto, nada despreciable para cualquier empresa constructora, que destinó la pasada administración, según se conoció, fue de 130 millones de pesos, a estos recursos habría que sumarle los diez millones de pesos que invirtió el actual Gobierno del Estado para los cambios que se consideraron “pertinentes” en el proyecto que se presentó en febrero del año pasado.

Tomando en cuenta que más de 40 mil vehículos transitan diariamente por el primer cuadro, donde se encuentra ésta que además es una de las arterias más importantes que desahogan el tránsito de automotores de oriente a poniente de la ciudad y viceversa, entenderemos la magnitud de las molestias hacia los ciudadanos que representó la demora en su construcción.

A propósito del arranque de la Feria Nacional de San Marcos y tomando en cuenta la gran cantidad de personas que visitarán Aguascalientes, esta arteria quedará reabierta, pero vale la pena hacer la reflexión sobre el hecho de que se están llevando a cabo obras por todos lados y además muchas de ellas con demoras significativas.

El Gobierno del Estado ha anunciado que para mayo por ejemplo, se estarán comenzando los trabajos para la construcción de un par vial en la salida a Zacatecas y Tercer Anillo, cabe destacar que previamente se viene realizando la repavimentación de esta última avenida.

El material que se está colocando es concreto hidráulico, lo cual vemos todos como algo positivo, sin embargo, la empresa responsable lleva también meses trabajando al mismo tiempo en varios tramos.

Quienes diariamente circulamos por esta arteria hemos constatado que se realizan sin constancia, hay días en que se ve al personal realizando sus labores, pero hay otros en los que la maquinaria se encuentra literalmente parada.

Estos son solamente dos ejemplos de cómo se construye la obra pública en Aguascalientes. Ante los ojos de las autoridades, los corporativos de la rama de la construcción hacen para decirlo tal cual, lo que les da su gana, eso sí, recibiendo cantidades millonarias e incluso “infladas” para los que no falta, se llevan su mochada.

Si a esto le agregamos la desmedida cantidad de automóviles que ya circulan por nuestra ciudad, los accidentes que diariamente ocurren en estos puntos, la falta de pericia y hasta el gandallismo de algunos, entenderemos pues el por qué la gente termina con los nervios de punta al circular de un punto a otro.

Hace falta mano dura hacia estas empresas para que den cumplimiento en tiempo y en forma a los contratos, que mejoren la calidad de los materiales, a fin de que causen efectivamente y como dicen las autoridades en sus comunicados, las menores molestias a la población.

The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!