Opinión

Dejar la avaricia capitalista / Enredos financieros

 

Estimado lector, el día de hoy hablaré de un artículo publicado en la revista Harvard Business Review del mes de mayo-junio de 2017, que verdaderamente es un vuelco en la investigación y teorías económicas de los negocios. Lo más impresionante de esto es que se está dando en el seno de una de las universidades más orientadas al capitalismo como lo es Harvard.

El artículo en cuestión se llama “The error at the heart of Corporate Leadership” escrito por los profesores Joseph L. Bower y Lynn S. Paine. El artículo es el resultado de una investigación realizada por ambos profesores en la cual cuestionan el principio macro santo de las organizaciones capitalistas: la maximización del valor de los accionistas como principio rector de las políticas y planeación de los negocios.

Hacen una comparativa entre varios puntos y objetivos empresariales y cuál es la tendencia que tienen los negocios enfocados en la maximización del valor de los accionistas, por un lado, y por otro la tendencia de las empresas que están enfocadas a la empresa en sí.

En la siguiente tabla está un pequeño resumen de sus descubrimientos:

 

Empresa centrada a los accionistas Empresa centrada en la empresa
Concepto de empresa. Ficción legal, basada en contratos y levantamiento de capital. Entidad legal, un organismo social y económico que tiene un propósito definido.
Orígenes de la empresa Acuerdo privado entre dueños de la propiedad para incrementar capital Creado por abogados para impulsar la inversión a largo plazo, con proyectos de gran escala necesarios para la sociedad.
Función de la empresa Maximizar la riqueza de los accionistas. Proveer de bienes y servicios, proveer empleo, crear oportunidades de inversión, manejar y alentar la innovación
Responsabilidades ante la sociedad Ninguna (las entidades legales no tienen responsabilidades) Lograr el propósito empresarial y actuar como un buen ciudadano corporativo.
Estándares éticos No son claros: Lo que los accionistas quieran siempre y cuando no vaya contra la ley. Obedecer la ley, y seguir principios éticos aceptados por todos.
Rol de accionistas Dueños de la empresa con autoridad sobre el negocio. Dueños de acciones, proveedores de capital con derechos y responsabilidades definidos.
Naturaleza de los accionistas Indiferenciado, interesado en sí mismo y en la riqueza máxima a obtener. Diversa, con diferentes objetivos, incentivos, horizontes de tiempo y preferencias.
Rol del Director General Agentes, delegados o representantes de los accionistas Fiduciarios de los accionistas y la empresa
Rol de la administración Agentes de los accionistas Líderes de la organización, fiduciarios de los accionistas y la empresa
Objetivo de la administración Maximizar las ganancias de los accionistas Mantener el desempeño de la empresa
Horizonte temporal de la administración Presente–corto plazo (la teoría asume que el precio de la acción contiene todo el conocimiento futuro de la empresa) Establecido por el consejo de administración, indefinido potencialmente, requiriendo atención al futuro de corto, mediano y largo plazo.
Indicadores clave de desempeño de la administración Solo uno: el retorno para los accionistas, las ganancias. Múltiples: el retorno de los accionistas, el valor de la compañía, el logro de las metas estratégicas, la calidad de los productos y servicios ofrecidos, el bienestar de los empleados.
Fortaleza Una estructura simple y esbelta es lo mejor para una mayor ganancia. La historia de la empresa, su gente y su realidad actual.
Debilidades Los principios de maximización pueden infringir la ley si los accionistas así lo obligan. Los principios de la empresa son complejos en responsabilidades, relaciones.

 

Como podemos ver, todo lo que hemos aprendido de la empresa, su manejo y su objetivo final cambia radicalmente con esta nueva teoría, que no es tan nueva. Lo nuevo y valioso de este artículo es que una institución como Harvard, que ha estado a la vanguardia de teorías de maximización de las utilidades o la teoría de la agencia como es conocida en el mundo académico, reconozca a través de sus profesores que hay un mundo después del capitalismo que está basado en el beneficio individual por sobre el colectivo. Después de este artículo John Nash podrá descansar en paz. Se demuestra con él que a nivel microeconómico su frase célebre: “Adam Smith estaba equivocado”, es cierta. El mundo empresarial tiene futuro.

La idea que muchos de nosotros tenemos, de volver al ser humano está dando sus primeros pasos. Si bien es cierto, no se habla tal cual, de esto, ya se habla del regreso a la empresa, más que al dinero, el capitalismo responsable tiene cabida. Y debemos estar felices por esto.
[email protected]

The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!