Opinión

Índice de Paz, ¿cómo vamos? / Agenda urbana

By  | 

 

La semana pasada, el Instituto para la Economía y la Paz dio a conocer el Índice de Paz de México 2017 (IPM) que elabora anualmente para medir la paz en el país. El IPM busca identificar las tendencias clave, los patrones y los factores que impulsan la paz en el país, así como destacar las oportunidades de política pública relacionada con el tema. Asimismo, pretende generar un debate entre los responsables de la elaboración de políticas públicas, investigadores, líderes empresariales y la ciudadanía en general sobre la construcción de la paz en México.

El IPM se mide en el ámbito estatal a través de cinco indicadores: homicidio, delitos con violencia, delincuencia organizada, delitos con arma de fuego y presos sin condena. Cada indicador tiene una calificación de entre 1 y 5, donde el 1 representa el mayor nivel de paz y el 5 representa el menor nivel de paz. Con una puntuación de 1.23, Yucatán fue el estado más pacífico, seguido por Nayarit, Tlaxcala, Hidalgo y Coahuila. Por cuarto año consecutivo, con una puntuación de 3.92, Guerrero fue el estado menos pacífico, seguido por Colima, Sinaloa, Baja California y Baja California Sur. Aguascalientes se situó en la onceava posición con una puntuación de 1.77.

En términos generales, la paz en México se deterioró 4.3 por ciento en el último año, debido principalmente al incremento de 18.4 por ciento en la tasa de homicidio, la cual fue de 16.7 homicidios por cada cien mil habitantes, muy superior al promedio mundial de 7.3. Aguascalientes fue uno de los estados que en 2016 registraron mayores niveles de paz en comparación con los últimos cinco años. Además, fue el segundo estado con la menor tasa de homicidio, con 2.9 por cada cien mil habitantes, solamente detrás de Yucatán. La inseguridad, desde luego, no está ausente en la entidad, y se estima que el impacto económico de la violencia fue de 25 mil pesos per cápita, más de un mes de ingreso para el trabajador promedio.

El IPM también mide lo que se denomina Paz Positiva, es decir, las actitudes, instituciones y estructuras que crean y sostienen a las sociedades pacíficas. Como sugiere el documento, contar con altos niveles de Paz Positiva refuerza la capacidad de una sociedad de cubrir las necesidades de sus integrantes, reducir el número de conflictos y resolver los desacuerdos sin uso de violencia. La Paz Positiva se mide a través de ocho pilares: buen gobierno, distribución equitativa de los recursos, libre flujo de información, entorno empresarial sólido, alto nivel de capital humano, aceptación de los derechos de los demás, bajos niveles de corrupción y buenas relaciones con los vecinos.

Aguascalientes fue el estado con el mejor desempeño de Paz Positiva, ocupando la primera posición nacional, seguido por Yucatán, Nuevo León, Baja California Sur y Campeche. El estado supera la media nacional en la calificación de siete de los ocho pilares. Veamos cuáles fueron los mejor y peor evaluados. El pilar con el mejor desempeño fue libre flujo de información, situándose en tercer lugar nacional. Aguascalientes cuenta con niveles altos de acceso a la información pública, pues el 82 por ciento de la población dice tener acceso frecuente a ella. Además, reportó un nivel bajo en ataques a periodistas, pues junto con San Luis Potosí y Sonora fue uno de los estados que registraron un único ataque, mientras que la media nacional fue de 12. Sin embargo, el acceso a Internet sigue siendo bajo ya que el porcentaje de familias con acceso a él (26 por ciento) es menor que la media nacional de 38.

Similarmente, el estado se situó en la tercera posición en bajos niveles de corrupción. Sólo 29 por ciento de los ciudadanos declararon haber sido testigos de frecuentes actos de corrupción en público, cifra considerablemente menor que la media nacional de 44 por ciento. Por supuesto, esto no quiere decir que la corrupción esté ausente en el estado ni que estemos cerca de ello, sino simplemente que la percepción es menor que en otras entidades. ¿Usted qué opina? Asimismo, Aguascalientes logró la tercera posición en altos niveles de capital humano, indicando un alto porcentaje de población matriculada en educación media superior y universitaria y un puntaje alto en el Índice de Desarrollo Humano en Salud. Además, fue el cuarto estado con el mayor número de institutos o empresas científicas y tecnológicos registrados, con un total de 66, casi dos veces la media nacional de 36. Por último, el estado se ubicó en la quinta posición en buenas relaciones con los vecinos, lo cual refleja un nivel aceptable en confianza en los vecinos y percepción de seguridad en lugares públicos.

El pilar de Paz Positiva peor evaluado fue aceptación de los derechos de los demás, y es el único que se encuentra por debajo de la media nacional, ocupando el lugar 19 de 32. En este sentido, el estado refleja un nivel bajo de tolerancia entre diferentes grupos étnicos, religiosos y socioeconómicos, y existe un largo camino por recorrer para garantizar la igualdad de género y los derechos de los trabajadores. Finalmente, la entidad se situó en la novena posición en distribución equitativa de los recursos, sugiriendo que se deben redoblar esfuerzos para disminuir el porcentaje de población vulnerable por carencias sociales y en situación de pobreza.

El IPM no pretende validar la gestión de un estado y sus resultados deben tomarse con escepticismo. Es simplemente un esfuerzo más que se realiza para ayudar a diseñar políticas públicas más oportunas y pertinentes que mejoren la calidad de vida en el país. Con herramientas como éstas en Aguascalientes nuestros gobiernos cuentan con más y mejor información para orientar el gasto público, los esfuerzos e iniciativas hacia la solución de problemas prioritarios y concretos del estado y la ciudad.

 

fernando.granados@alumni.harvard.edu | @fgranadosfranco

 

Referencias:

Institute for Economics and Peace (2017). Índice de Paz México.

¡Participa!