Opinión

La educación hecha por los mejores / Alegorías Cotidianas

Recuerdo hace algunos años una lectura, la hicimos en la clase de redacción cuando recién inicié la carrera de Letras Hispánicas. Erraría en nombrar al autor o en aventurarme a dar el título de la misma, sin embargo, recuerdo que trataba sobre la educación en el campo español.

En esa lectura se trataba concienzudamente sobre el analfabetismo en la península Ibérica donde el nivel de educación era muy bajo en los suburbios y el campo mientras que era muy alto en el centro de las regiones españolas. Aseguraban que el desequilibrio y sobre todo el analfabetismo se debía a la mala administración de recursos y la planeación para la distribución de profesores. Debido todo ello a que los mejores profesores se encontraban centralizados y de esa forma la educación se cerraba sólo a un núcleo de la posibilidad imposibilitando el desarrollo intelectual equitativo del resto de las regiones.

La propuesta era enviar a los mejores profesores al campo para así lograr el equilibrio y la transmisión de la educación en un nivel estable y de mérito para todos.

Si los alfabetizados en el intento de educarlos se sienten domesticados se necesita el lograr la apropiación del conocimiento a través de un modelo autónomo para permitirles lo que será una alfabetización significativa.

Imagino, por la experiencia propia, que un aprendizaje significativo lo encontramos en los mejores profesores de nuestra educación, por ejemplo: un docente sabio logra integrar la enseñanza a un lenguaje significativo y provechoso para el alumno, al tomar este último parte de la enseñanza vivencial del conocimiento por la asimilación de la enseñanza logrará no únicamente el integrarse a la sociedad, sino también el crear conciencia.

No todos los profesores tienen la capacidad de enseñar, por más exhaustivo que sea el esfuerzo, en ocasiones no le es posible el transmitir el conocimiento. Tal es el caso de la poesía, la poesía fue creada para sentirse y si no transmite ningún sentimiento, entonces no es poesía.

El fenómeno de la centralización de la educación por poder es el pan de cada país latinoamericano. Les es difícil a los países el distribuir los conocimientos de sus profesores y la manipulación resulta también una prueba de poder donde mientras menos sepa el pueblo más fácil es el manipularle. En tal caso la educación no hace libre a nadie.

Es interesante el pensar si realmente la educación nos hace libres, pues cada vez tenemos una necesidad mayor por saber más, entonces somos libres o cautivos del conocimiento, difícil es el concebir una distancia entre uno u lo otro mientras un trasfondo político o personal guíe la educación.

El enriquecimiento de las lecturas lo refleja el filosofar de estas páginas. Digamos que es la puesta en marcha de la “praxis liberadora” donde se me permite expresar lo que las ideas provocan en la docencia.

Lo significativo para los profesores es el identificar en qué momento dominamos al público cautivo que son nuestros alumnos y hasta dónde somos libres de ejercer, pues la concepción que sea ocasionará las voces de las interpretaciones que variarán el desempeño de la educación libre.

La educación libre es difícil de aceptar pues todos como individuos necesitamos formar parte de las instituciones y al mismo tiempo de las ideologías y colectividades de nuestro mundo.

Hasta qué punto es más libre el que no sabe que el que sabe. La sociolingüística influye, pues el lenguaje hace quizá el 60% de la manipulación, mientras que una persona articulada puede variar el porcentaje entre 20 o 90% según sea el interés que tenga en su docencia.

La ideología, y todas las colectividades se derivan del lenguaje. Éste inicia las guerras, el alfabeto y hasta la creación del mundo de tal forma se pueden centrar todas las teorías de la educación en una sola base que mueve ese universo, el lenguaje.

Los discursos educativos someten a los alumnos y los dirigen en preferencias sociales y sentimentales. La escolarización se regula por el lenguaje del nivel donde se labora y por lo tanto de la enseñanza media, superior o básica.

Las perspectivas se regalan en la ideología de los grupos y éstas en las particularidades derivadas de las tradiciones las cuales en su mayoría son orales, entre tanto nos preguntamos, ¿el lenguaje del mexicano es lo suficientemente bueno como para llevarle a prosperar?

 

Laus Deo

[email protected]

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!