Opinión

Marihuana médica: otra que se nos va / Análisis de lo cotidiano

 

En España hay un laboratorio farmacéutico de gran éxito. Se llama Almirall y pertenece a la familia catalana Gallardo, su sede está en Barcelona, pero tiene plantas en varias ciudades y distribuidoras en muchos países de Europa y América incluyendo México. Es la más famosa, grande y rica de las empresas del ramo en su país. Hasta el año pasado sus principales ingresos eran por el antiácido Almax y el antialérgico Ebastel, dos medicamentos útiles pero que no son ni los más caros, ni los más sofisticados de la farmacia contemporánea. Pero el esquema cambió por haber incluido un nuevo producto, el Sativex, que es marihuana. Se vende como un líquido que se aplica directamente a nariz y boca mediante un pulverizador y se absorbe por mucosa oral y nasal. Se vende como relajante muscular, para una grave enfermedad neurodegenerativa que se llama Esclerosis Múltiple. El medicamento comenzó a venderse en 2016 y sólo en ese año representó un ingreso de 20 millones de euros. Casi a punto de superar a su producto estrella, el Almax que facturó 26 millones. La ventas del 2017 hasta la fecha permiten suponer que la ganancia será muy superior y éste será a partir de ahora el fármaco más importante de la empresa. Veamos ahora el asunto desde el punto de vista estrictamente médico ¿Cuántos casos de Esclerosis Múltiple tiene España? Tiene 45 mil casos en una población de 45 millones de habitantes. ¿Usted cree que esos pocos enfermos generaron esa generosa cantidad de millones de euros para aliviarse de su espasticidad ? Obviamente que no. La mayoría de los clientes lo compararon diciéndose enfermos y lo emplearon en uso lúdico por emplear el eufemístico término que le han dado las autoridades expertas en el tema. Creo que ya no puede haber mayores dudas, lo que dijimos desde un principio, el uso medicinal de la marihuana es una cortina de humo para distraer la atención y venderla como droga de consumo. Pero mientras las autoridades sanitarias y jurídicas se ponen de acuerdo en todo el mundo, ya existen los fumaderos y ahora los pseudomedicamentos que todos compraran para divertirse. Laboratorios Almirall distribuye su mercancía en 27 países ¿Y qué cree? También en México, o sea que muy pronto podremos comprar marihuana de importación, legal, a bajo costo y sin restricciones. El asunto tiene un lado curioso, por no decir patético; España no produce, no siembra, no cultiva ni compra la hierba Cannabis. ¿Cómo elabora el producto? Se la compra a Estados Unidos que al menos oficialmente tampoco la siembra, ni la cultiva. Entonces nos preguntamos, si uno de los más grandes conflictos internacionales que tenemos con Estados Unidos desde hace muchos años, es que les vendemos clandestinamente la marihuana ¿Por qué no fuimos nosotros quienes le vendimos la juanita a los españoles? O mejor aún ¿Por qué no la producimos aquí, en esta tierra tan fértil y propicia para ello y en un laboratorio mexicano?, ¿O aún en un laboratorio de otra nacionalidad? Si el presidente Peña Nieto ya propuso que se hicieran investigaciones para crear fármacos a base de marihuana y las Cámaras de Diputados y Senadores han asegurado estar estudiando el tema ¿Por qué se nos adelantaron los españoles? Pues es fácil, por la tradicional parsimonia y lentitud con la que se abordan los temas delicados. Las comisiones especiales, los comités de estudios, van y vienen, revisan el caso y le van dando largas para no asumir las responsabilidades o lo compromisos, para evitar el juicio moral de la sociedad y así los asuntos se eternizan y entonces las iniciativas, las acciones y los resultados los obtienen aquellos que se deciden y lo hacen. Ahora ya no importa lo que hagamos, otros países ya están produciendo la marihuana médica o lúdica que para el caso es lo mismo. Nosotros los mexicanos no lo haremos. Terminaremos vendiéndoles la materia prima y comprando el producto elaborado como ya lo hacemos con el petróleo, el chocolate y la vainilla. Pero no hay problema, total: así somos.
[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!