Opinión

25 de junio: día rojo / Cocina política

¡Pinches jotos! Pudo haber pensado el presunto delincuente, tras acelerar a fondo para librar la Marcha del Orgullo Homosexual. Cumpliría 25 años Luis Fernando Ferra Aguilar, de no haber sido víctima mortal el sábado 25 de junio del año anterior.

Hace un año que en el candente pavimento fue cegada la vida de Luis Fernando, conocido como “Rojo Ferra”, así nombrado por su pasión, por su entrega y amor a la vida. Su homicida, un joven hombre al volante jura que no aceleró por odio sino por impaciencia: el caso es que la impaciencia le gana a algunos cuando tienen enfrente una marcha de estudiantes normalistas, o defensora de derechos humanos como los homosexuales y no, cuando como el pasado 19 de junio del presente año, se bloquea la transitada calle 5 de mayo por un evento religioso. Si de religión se trata, no se avienta el carro para romper marchas. Si de derechos se trata ¡Con su permiso, me urge llegar, respeten mi derecho de libre tránsito! ¿Doble vara? ¿Doble moral? O algún tipo de bipolaridad social.

Libertad de expresión. El artículo sexto constitucional, asegura que la libertad de ideas no sea objeto de inquisición alguna; pero en Aguascalientes esta garantía se convierte en letra muerta cuando las autoridades correspondientes no proporcionan los elementos para salvaguardar tal manifestación de ideas.

En los constantes eventos de carácter religioso, las autoridades, particularmente las municipales, envían protección policial y de tránsito para evitar cualquier confrontación. Sin embargo, cuando de campañas electorales opositoras se trata, estos mismos elementos policiales, sirven como elementos de coacción. Recuerdo a  María de los Ángeles China Aguilera Ramírez, abordando a los patrulleros que rondaban una y otra vez una reunión en su campaña ¡Señores, les recuerdo atentamente que su labor es cuidarnos, no amedrentarnos! Les dijo, en esa ocasión, la Lic. Aguilera. ¡Sólo cumplimos órdenes señora, discúlpenos! Contestaron apenados los agentes policiales.

Hace unas semanas, en la red electrónica Facebook, circulaba un video en donde podía observarse a algún ciudadano metiendo poco a poco su auto móvil en medio de una manifestación de estudiantes normalistas para romper el bloqueo.

Lo paradójico en los casos anteriores es que los elementos policiales no amedrentarán, sino colaborarán dócilmente en los bloqueos religiosos; de igual manera los ciudadanos impacientosos no meterán su automóvil por el medio de una concentración del tipo. Cuando la de la pluma era catequista (instructora en formación católica) enseñaba a los futuros católicos el “mandamiento nuevo que nos da el señor”: que nos amemos todos como él nos amó. Por lo visto, ni los altos mandos policiales, ni los impacientosos ciudadanos, escucharon de mí o algún otro orientador religioso ese mandato de to-le-ran-cia que tanto predicamos los seguidores de Cristo Jesús. ¡Hágame Usted el favor!

Castigo pospuesto. Durante el pasado proceso electoral 2015-2016, fue sentenciado el máximo dirigente (que no líder moral) de la Iglesia católica en Agüitas, Chema de la Torre por su intromisión en el mismo. El Tribunal Federal Electoral de entonces, declaró que José María de la Torre, había intervenido anti constitucionalmente en el proceso electoral local y que por ello se le sentenciaba a un castigo que habría de determinar e imponer la subsecretaría de asuntos religiosos de la Segob.

Lo que interesa hoy no es el castigo que nunca llegó, sino la ilegal actuación del obispo  José María, del sacerdote pro-panista Gandhi y de sus secuaces civiles como Carlos Villanueva; sino el hecho que hubo una clara violación a lo establecido en un artículo constitucional sin mayores consecuencias; mientras estudiantes o defensores de derechos humanos, son agredidos y señalados por defender lo ya consignado en nuestra carta magna, sin que las autoridades les brinden condiciones para hacerlo. Lo diré de manera simple: los que violan la ley están intactos, los que luchan por ella, son agredidos y hasta asesinados. ¡Oiga Usted!

Día Rojo. Cada 25 de junio, de cada año será en Aguascalientes un día rojo, hasta que la identidad sexual de cada persona sea plenamente respetada. Luis Fernando Ferra Aguilar, podrá descansar cuando ninguna persona se exponga en la calle para defender su propio derecho. Luis Fernando pesará en la conciencia de las autoridades que debieron cuidar su seguridad y no pudieron hacerlo, cuando en los eventos religiosos despliegan un potencial enorme.

Desde aquí, nuestro abrazo afectuoso y solidario para la madre y la hermana de Luis Fernando que continúan en la lucha por justicia en torno a ese homicidio y por la defensa de los derechos que le fueron negados a él y le siguen negando a tantas y tantos como él.

Tengo fe que la muerte del rojo algún día dejará de ser emblemática de la lucha por los derechos humanos de las personas homosexuales y será sólo un triste recuerdo en una sociedad tolerante, humana y compasiva.

¡Nos vemos en la próxima! Recuerde, Usted, que en esta su cocina se come, se lee, se escribe y se conversa de todo, particularmente de política.

CODA ciudadano. Adopción gratuita de perros y gatos en Aguascalientes. Llama a  Vett Inn, Tel 175 8882. Gabinete Veterinario, Tel 918 3961. Vet Pet, Tel 914 4076. Áurea Escobedo, rescatista; Cel 4491254162. Alma Rodríguez, rescatista; Cel 4491674846.

The Author

Socorro Ramírez

Socorro Ramírez

2 Comments

  1. Gilberto Calderón Romo
    27/06/2017 at 13:26 — Responder

    Muy bien maestra. Un cariñoso saludo. Gilberto Calderón Romo

  2. Socorro Ramírez
    27/06/2017 at 19:11 — Responder

    Saludo afectoso, Gilberto!

¡Participa!