OpiniónPolítica

Los diputados y el suicidio

En junio del 2013, el Doctor Héctor Grijalva publicó en La Jornada Aguascalientes una relatoría sobre la relación de los diputados con Agua Clara (https://goo.gl/bPrP6C), en ella señalaba que no se podían obtener resultados si no se cambiaba la forma de hacer las cosas. Años después, no parece haber muchos cambios.

 

Relación de hechos entre la Cámara de Diputados y el suicidio en Aguascalientes:

1.- El Centro de Salud Mental Agua Clara dependiente del Issea, inició el 2 de febrero de 2000 como un sitio dedicado a la prevención del suicidio. También para atender a personas que tenían la idea o habían cometido ya un intento de suicidio. Fue el primero de su tipo en el país y estaba atendido por psicólogas, trabajadoras sociales y un médico.

En octubre 2007, nos dimos cuenta de que los presuicidas que recibían tratamiento se salvaban, pero los que se quitaban la vida nunca había recibido atención psicológica. La propuesta estaba clara, había que ir a las casas, las colonias y las comunidades rurales para hacer allá la prevención y no esperar a que vinieran al Centro. Presentamos al Issea la propuesta de una “programa de salud mental comunitaria” para el cual se requería contratar psicólogas. Las ya contratadas estaban saturadas de trabajo.

Se nos informó que el Issea no tenía presupuesto para ese programa de manera que nos dirigimos al Congreso Estatal. Nos entrevistamos con el grupo parlamentario del PRI, quienes nos escucharon y ofrecieron ayudarnos. Efectivamente con el apoyo de toda la bancada se subió un punto de acuerdo que fue aprobado por unanimidad. El día primero de enero de 2008 se le concedió a Agua Clara un presupuesto de dos millones de pesos para ejercer en un año. Era un “recurso etiquetado”. Se nos hizo la aclaración de que ese presupuesto sólo debería funcionar un año, ya que para el siguiente tendría que ser el Issea quien lo solicitara y quien contratara formalmente a las psicólogas. No era lo habitual dar un recurso etiquetado a una dependencia del gobierno. Pero se hizo la excepción por lo apremiante del caso.

2.- Se nos entregó el dinero en febrero de 2008. Con ello contratamos a 12 psicólogas y compramos laptops, aparatos de sonido, proyectores que se usaron en el trabajo comunitario. Se hicieron numerosos programas en colonias, secundarias, primarias y comunidades rurales de la capital y municipios.

3.- Al finalizar el año, volvimos a solicitar el mismo presupuesto porque el Issea no había hecho ningún movimiento hacia la contratación del personal, tal como se lo había indicado la Cámara de Diputados.

El presupuesto se nos volvió a otorgar en 2009 y en 2010. El Issea continuó sin contratar al personal.

4.- En noviembre 2010, entró en funciones la actual Legislatura. Recibimos en Agua Clara la visita del doctor. Ríos Alba y le solicitamos una sesión para exponerle nuestras necesidades. Nos reunimos con la Comisión de Salud y la de Familia en el salón del sótano. Presentamos la situación. El doctor Ríos comentó que ese presupuesto ya no debería ser para Agua Clara, que tendría que ser para una ONG. Ya que el congreso no debe dar dinero a dependencias del estado. Que si Agua Clara lo necesitaba, tendría que ser el doctor Esparza quien lo solicitara al Congreso como aumento a su presupuesto regular anual.

No obstante, en vista de la premura se concedería el presupuesto para 2011 como última ocasión.

5.- Al entrar en funciones la nueva administración, el suscrito dejó de ser director de Agua Clara.

Con un grupo de psicólogos jóvenes recién egresados de Universidad la Concordia y con el apoyo de la clínica de la misma universidad, hicimos un plan para solicitar el presupuesto, que de acuerdo con la Comisión de Salud del Congreso, ya NO debería ser entregado a dependencia del Issea.

El diputado Gilberto Carlos Ornelas, secundó la idea y por su cuenta organizó un foro en el cual convivimos todas las ONG (ahora yo formando parte de una de ellas) que hacemos algo a favor de la salud mental.

6.- Durante todo 2011 estuvimos visitando la Cámara de Diputados, incluso hicimos una presentación de nuestro proyecto de nuevo antes las comisiones, con prensa incluida. Nos entrevistamos con Gregorio Zamarripa, con Nezahualcóyotl y con el mismo Ríos Alba. En todo momento nos hicieron sentir que apoyarían la propuesta. El diputado Carlos Ornelas siempre nos apoyó, aunque él no formaba parte de la Comisión de Salud.

7.- En la primera semana de enero de 2012 buscamos a los integrantes de la Comisión de Salud para conocer el veredicto. Su ausencia y su incapacidad para recibirnos nos hizo ver lo evidente. La prensa dio a conocer los resultados. El presupuesto no se entregó a ninguna ONG, volvió a ser entregado al Issea, ahora por un monto de 3 millones de pesos.

8.- Sólo que de nueva cuenta el dinero sería para pagar el programa de manera eventual. Las psicólogas seguirían cobrando por honorarios. No se reforzó al Issea para que incluyera a las profesionistas como personal de base.

9.- Obvio decir que en este año 2013, la fórmula se repitió.

Observación pertinente. En el año 2010, último de la administración anterior, la cifra de suicidios que entregamos fue de 54. En 2011 aumentó 98, en 2012 a 114 y ahora vamos antes de medio año en 42.

10.- En resumen y comentando la nota de La Jornada, lamentablemente no será así. Los diputados actuales NO harán nada. Ya tuvieron mucho tiempo y oportunidad para hacerlo y no lograron obtener recursos para que el Issea incluyera a las psicólogas en su nómina oficial. Y para el tiempo que les queda, no es para ilusionarse. NO harán ningún foro, eso ya lo hizo el diputado Carlos Ornelas quien tuvo la sensibilidad y eso que no era su campo. Además en un foro, lo menos que les puede suceder, es que las ONG les reclamen por su falta de apoyo. La Comisión de Salud ni ha hecho ni hará nada y menos ahora cuando sus integrantes ya andan entrados de llenos en las campañas, buscando seguir en algún puesto. En resumen, el suicidio seguirá creciendo.

Las ONG que estamos trabajando en ello, continuaremos nuestra labor, como siempre, obteniendo apoyos de fundaciones privadas y universitarias.

Detalle curioso: Durante la precampaña, los candidatos a la presidencia de la Capital por el PRI, PAN y MC crearon sus propios organismos para la prevención y atención del suicidio. Ahora durante la campaña, no han vuelto a mencionar el tema. Y es lógico, el asunto NO es competencia del municipio, es del Estado. O sea que ya se dieron cuenta, ya les avisaron o de plano se percataron de que no podrán hacer nada y solamente servirá para reclamos. Los candidatos a diputados y a presidentes de los otros municipios ni siquiera mencionaron el tema.

La única manera real y efectiva de detener el crecimiento del suicidio en nuestro estado consiste en fortalecer la Salud Mental Comunitaria. Para ello se requiere que cada Centro de Salud del Issea cuente con psicólogo capacitado en el tema. Hay cerca de cien centros en toda la entidad, de manera que así se haría una labor a fondo y en el sitio de origen. Es imprescindible que se contraten de manera formal, con base en las psicólogas que ya están trabajando como eventuales y desde luego que se aumente la fuerza de trabajo. Esto implicaría la contratación de algo así como cien psicólogos nuevos.

Es imprescindible que las instituciones de seguridad social como el IMSS, el Issste, los centros de atención universitaria y los hospitales privados cuenten con servicio de consulta psicológica y capacitación para prevenir el suicidio, siempre organizados por la Coordinación Estatal de Salud Mental, con un solo sistema, un solo método y sobre todo información a las autoridades sanitarias.

Ésta sí es una tarea para la nueva Legislatura. Los nuevos diputados que entrarán en funciones el próximo noviembre tendrán la labor de aumentarle el presupuesto al Issea para que incluya en su nómina a nuevos profesionistas. También deberán apoyar a las ONG que hagan trabajo en este campo.

Los Ayuntamientos municipales no tendrán que hacer nada al respecto. Sólo dejar que el Estado se haga cargo.

Si seguimos haciendo las cosas como se están haciendo actualmente, no deberemos sorprendernos de seguir obteniendo los mismos resultados.

 

The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!