Opinión

Política For Dummies / La sociedad civil mueve los gobiernos

 

Escribía Jaqueline Peschard que para que un modelo de gobierno abierto funcione, la sociedad civil debe tener capacidad para comprender el desempeño de las autoridades y para decidirse a tener incidencia en el diseño y puesta en operación de las políticas públicas. Para esto se necesitan que dos legislaciones sean fuertes: la de transparencia, que permita a la sociedad civil a conocer a sus autoridades, espacios de información, mecanismo para solicitar información, recursos de transparencia, recursos de revisión, consejos ciudadanos y comités de transparencia que reserven la información que sean claros y precisos.

Por otro lado, las legislaciones federales y estatales deben crear mecanismos para que la sociedad civil pueda incidir en el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas; no se trata de extralimitar la democracia participativa, se trata de fortalecer la democracia representativa a través de la sociedad civil organizada. No se busca que 100 millones de personas decidan una política pública de movilidad o de reducción de la pobreza, se trata de que la sociedad civil organizada e interesada tenga información suficiente y espacios de participación para incidir.

La sociedad civil organizada nace, en algunos lugares, a partir de movimientos sociales o fuertes sucesos de represión, en México, se reconoce su nacimiento en el movimiento estudiantil de 1968 que derivó en una represión violenta por parte del gobierno; después en el temblor de 1985, esa sociedad civil activa y despierta se organizó para que mediante la participación ciudadana y la colaboración junto con el gobierno se pudieran salvar vidas, recuperar cuerpos y reconstruir una ciudad que terminó bajo los escombros.

Hoy la sociedad civil funciona para esas dos cosas: manifestarse y solucionar en conjunto problemas públicos. Pero también para incidir en diferentes asuntos públicos como lo es las designaciones públicas, las políticas públicas de seguridad, desarrollo social, combate a la pobreza, corrupción, transparencia, participación ciudadana, reforma electoral, energética, telecomunicaciones, acceso a la información, medio ambiente, derechos humanos, libertad de prensa, el agua, los animales y prácticamente en cualquier tema.

Durante la primera década del nuevo milenio la fortaleza de las organizaciones de la sociedad civil fueron visibilizadas como el enemigo del gobierno, algunos empresarios y funcionarios públicos siguen teniendo esa visión, se vislumbraba una relación, como la que establece Carl Schmitt sobre la política, de enemigo-amigo, de dos posturas, de división, de intereses que no podían encontrarse, sino imponerse.

17 años después del inicio del nuevo milenio, la visión se ha transformado y se debe a que los niveles de madurez aumentaron, tanto de gobierno y funcionarios públicos como de la sociedad civil. Unos entendieron, como afirma Luis F. Aguilar Villanueva, que en este nuevo modelo de gobernanza, el gobierno no puede solo, porque la gobernanza es “un nuevo modo de gobernar, estructurado por la interdependencia, interlocución, coordinación, cooperación, coproducción, corresponsabilidad entre el sector público y el privado, entre el gobierno y las organizaciones sociales, que toma la forma concreta de asociaciones, redes, partenariados, consorcios, consejos, etc.”

La sociedad civil organizada ha dinamizado las instituciones formales, arcaicas y a los políticos acartonados y lejanos. En México esto se puede ejemplificar claramente en diferentes casos. Por ejemplo, el Colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes ha puesto en el centro de la discusión en muchas ciudades que los niveles altos de transparencia son fundamentales para generar gobiernos eficientes, eficaces y que ofrezcan información a la ciudadanía, así muchas ciudades, sobre todo de Jalisco han atendido recomendaciones del colectivo.

La Asociación Mexicana de Derecho a la Información ha logrado hacer alianzas con legisladores federales y locales para impulsar una agenda que beneficie el derecho a la información, los derechos de audiencias, la reforma en telecomunicaciones y los canales públicos.

IMCO y Transparencia Mexicana impulsaron una iniciativa popular y lograron que el sistema nacional anticorrupción, naciera con el acrónimo: 3de3. Impulsaron que, en primer lugar, los candidatos a ocupar un cargo de elección popular presentaran su declaración patrimonial, de intereses y fiscal para poder observar que no se utilicen cargos públicos para enriquecerse y que no existan conflictos de interés. Hoy la demanda ciudadana en cada proceso electoral es que los candidatos presenten su 3de3; la sociedad civil dinamizó los políticos.

Wikipolítica fue un movimiento apartidista, pero no apolítico, que impulsó una candidatura independiente en 2015, para obtener la diputación de Pedro Kumamoto, la primera local, independiente en la historia de México. Pedro Kumamoto, respaldado pro Wikipolítica han impulsado diversas iniciativas que otros actores políticos ya habían planteado, pero desde los reflectores y lo atractivo que resulta su discurso ha podido lograr mayorías y federalizar sus propuestas: #SinVotoNoHayDinero y #NoAlFuero son realidad en Jalisco, pero impulsa, a través de una red de organizaciones civiles aliadas que estos dos temas se lleven a todos los congresos del país.

Las organizaciones de la sociedad civil en el ámbito mundial han dinamizado la política, y las instituciones formales no pueden ignorarlas; en el ámbito mundial otros casos exitosos han puesto en el centro del debate el terrorismo, la guerra, la violencia, la protección del medio ambiente, los derechos políticos y sexuales de las mujeres, entre otros. Hoy, las organizaciones de la sociedad no solo es una voz o sirve como consejo consultivo, deben cambiar la manera de tomar decisiones, incidir con la finalidad de resolver los problemas públicos: lo peor que puede hacer un gobierno es alejarse de ellas o desincentivar su participación.

 

@caguirrearias


Vídeo Recomendado


The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!