Opinión

Sacudir el sistema / #PolíticaForDummies

Cuando las cosas no van bien, tenemos que sacudir al sistema, tenemos que identificar cuál es la raíz del problema, tenemos que cimbrar a los políticos y las instituciones, no sabemos cómo, pero la vía es tener la voluntad. El sistema, cualquiera en el mundo seguramente se sacudirá con transparencia, comunicación y con la masa.

Las elecciones 2017 en México dejaron claro algo: el sistema electoral debe cimbrarse con fuerza, con la fuerza de un terremoto, no se trata de la autoridad electoral, se trata del sistema, se trata de descubrir a los que lastiman la autonomía de los institutos electorales, a los que lesionan su legitimidad, a los que no les dan fortaleza, lo fácil es la crítica a la autoridad imparcial; nadie voltea a los partidos políticos que rebasan los topes de gastos de campaña sin preocuparse, a los candidatos que no proponen sino que descalifican, a las estructuras partidistas que compran votos y que lucran con la pobreza, a los medios de comunicación que en su irresponsabilidad deciden no privilegiar el debate y la deliberación sino la superficialidad y replicar los mensajes de los candidatos.

Las elecciones 2017 dejaron algo muy claro: el sistema electoral no funciona correctamente, pero no significa que debamos retroceder. Por mucho tiempo se intentó fortalecer las instituciones electorales y se logró, se tienen instituciones autónomas, organización y procesos profesionales y eficacia. Sin embargo, no se ha cambiado la visión, el sistema debe sacudirse, los partidos y las leyes deben cambiar. El origen del problema no son los institutos electorales, son los partidos, ellos que no eligen de manera democrática a sus candidatos, que no son capaces de comunicar de manera efectiva sus propuestas o no quieren hacerlo.

Son los partidos y candidatos quienes deciden por la guerra sucia, quienes deciden construir una campaña sin propuesta, sin mensaje de contraste, retirando la publicidad del candidato contrario o vandalizándola, son los partidos y los candidatos quienes llegan a la curul y no legislan porque no les conviene: el sistema les permite ser corruptos, hacer malas campañas, comprar votos, rebasar el tope de gastos, usar el dinero público en campañas que no abonan a la discusión democrática y lo peor de todo: ganar.

Se debe sacudir el sistema, pero no desde las candidaturas independientes, se debe sacudir el sistema con transparencia: fortalecer un sistema de fiscalización que en realidad haga transparente todo el gasto de las campañas, crear una cultura de transparencia donde candidatos y partidos políticos publiquen todas sus actividades y movimientos financieros; la relación de dinero y elecciones es compleja pero debe publicitarse.

Por otro lado, el sistema se sacude con comunicación efectiva, con una relación fortalecida entre ciudadanos, redes sociales, medios de comunicación, candidatos, partidos y autoridades electorales, por eso, resulta esencial que las autoridades electorales comuniquen con creatividad, efectividad y congruencia y eso no es algo que les guste hacer. La realidad es que la mayoría de los partidos y candidatos buscan evadir una estrategia de comunicación efectiva, porque eso implicaría una relación cercana con ciudadanos y medios de comunicación. Hay otros que han entendido que la comunicación congruente y eficiente es básica, esos han aportado su granito de arena a transformar la cultura democrática.

Este sistema electoral se va a sacudir si esas peticiones de transparencia y comunicación efectiva se masifican, así lo logró el movimiento que pugnaba por la Ley 3 de 3, el sistema se sacudió un poco pero no lo suficiente, así el sistema electoral tiene que sacudirse, pero los partidos y candidatos, desde hace algunos años han conducido el descontento al lugar donde no se asumen responsables; para ellos el problema en las elecciones es la autoridad electoral. Cuando un candidato hace guerra sucia contra otro, el culpable es el instituto electoral por no sancionar, cuando una estructura partidista da 300 pesos a cambio de un voto, el culpable es la autoridad electoral por no evitarlo, cuando los partidos políticos deciden que no se van a exponer en un debate y prefieren un formato acartonado, la culpable es la autoridad electoral por no diseñar un mejor debate. Eso es hacer comunicación para que todo cambie y que todo siga igual, eso es engañar.

El problema de sacudir el sistema es que cada tres años, los partidos políticos y los legisladores realizan modificaciones que no son sustanciales y son solo mediáticas. Los que en realidad quieren sacudir el sistema se distraen y el periodismo no tiene la cultura democrática de evidenciar lo sustancial. En ese sentido, la transformación y como el sistema se cimbrará y cambiará no puede dejarse en manos de los legisladores que se benefician de que las cosas funcionen como está, el sistema debe cimbrarse con investigaciones periodísticas de fondo, con transparencia, con comunicación efectiva y en masa.


Vídeo Recomendado


The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!