Opinión

Los docentes y la autonomía en el aula (Parte 2) | Alegorías Cotidianas

 

La autonomía en el aprendizaje

La autonomía en el aprendizaje es una teoría que en principio se estudió para la enseñanza de idiomas, sin embargo, ya en la práctica cotidiana se puede aplicar en todas las materias y contextos.

Los idiomas no son materias ciento por ciento reflexivas ni intrínsecas, necesitan exteriorizarse desde el inicio para que las cuatro habilidades que conforman el todo logren fusionarse hasta formar un hablante. El objetivo entonces es el motivar al estudiante a visualizarse empleado el idioma de manera autónoma en los diferentes escenarios de la vida cotidiana donde se desenvolvería, en el trabajo, de vacaciones donde sus situaciones comunicativas le requieran hablar en ruso, alemán, francés, etc.

Los nuevos métodos de idiomas emplean l’approche actionnelle, la aproximación en acción, una técnica sencilla donde los estudiantes juegan el rol de estar en una “situación real” de la vida cotidiana, como lo sería llenar un formato en la aduana, marcar una evolución en el acercamiento comunicativo. Si los actantes de los roles realizan las acciones idiomáticas entonces ellos logran tener un aprendizaje comunicativo y un asentamiento consciente de su aprendizaje.

En nuestro escenario, el aula, enseñanza-aprendizaje en su área de estudio (sea mecatrónica, mecánica, contabilidad, etc…) el estudiante no responde solamente ejercicios, sino que logra una serie de proyectos ligados a actividades laborales que les permite transportarse a una situación real o por lo menos más cercana a su práctica profesional.

Como su nombre lo indica, l’approche actionnelle, es la perspectiva de la acción en el ámbito donde el docente los lleve a explorar el hacer un binomio entre el conocimiento y el dominio del contexto para así, como facilitadores otorgar a los estudiantes las estrategias para construir su seguridad y base para ser independientes.

Las nuevas estrategias que llevaran a los estudiantes a situarse en un contexto “real” será a partir de la experiencia personal, laboral, docente. No podemos pedir a los jóvenes universitarios concretar una actividad que los acerque a la vida profesional si la persona frente a grupo no conoce el tema, no ha resuelto el qué, cómo, cuándo y por qué de cada una de las vicisitudes que el desarrollo del mismo pueda ocasionar.

Si como enseñantes enfocamos la práctica docente a la acción, nuestra labor se basará en supervisar el cómo sucede y cómo se desempeñan los alumnos, lo que permite que nuestra verdadera carga laboral se disminuya al ser ellos quienes llevan las riendas del todo.

Cuando nosotros les permitimos que ellos lleven el control de su aprendizaje los volvemos autónomos.

Una de las estrategias para enfilar a los estudiantes a la autonomía es la puntualidad, calidad y la evaluación.

Vicios en el aula

En México estamos acostumbrados a la impuntualidad, y no me refiero a llegar a tiempo todos los días ni dentro de los cinco minutos permitidos por cortesía sino a las entregas de las tareas, actividades y proyectos.

Es común que los docentes nos “flexibilicemos” al momento de las entregas. Permitimos que los estudiantes entreguen un día después de lo establecido o que apliquen el examen horas después, aún si el pretexto para no llegar al horario acordado es retórico. Arrastramos un hábito aprendido en educación básica y media superior. En ocasiones tememos perder el control de la clase o los reproches de los alumnos si marcamos límites de entrega y aplicamos la sanción pertinente, lo único que ocasionamos es retrasar la maduración de la conciencia universitaria y el auto exilio futuro de la vida laboral.

Lo que no tomamos en cuenta es el prestigio personal del docente y de la institución. Cuando nuestros estudiantes están habituados a postergar las fechas límites en escuela práctica y estadía reflejaran la misma postura. En la vida laboral, en muchas ocasiones, no hay segundas oportunidades y por eso es recurrente la rotación de personal, si nuestros alumnos son autónomos y su asesor en la empresa no está continuamente pidiendo que sea puntual en su llegada así como en el cumplimiento de sus actividades entonces tiene la posibilidad de ser contratado, por ende el empresario mantendrá las puertas abiertas a los próximos practicantes y recomendará a su círculo empresarial aceptar a nuestros jóvenes para realizar proyectos por su desempeño.

La calidad de las entregas también es importante y protagonista del prestigio y la autonomía. Como docentes es importante mostrar a los alumnos la acción pertinente para poder concretar una tarea que responda a las necesidades de la temática, contenga las características sintácticas adecuadas, sea preciso y conciso.

La calidad está desvalorizada en la actualidad sobre todo con la cantidad de información que encontramos en internet. Promover en el aula la investigación, selección y sintetización de la información es tan importante como el enseñarles a armar un robot, reparar un chasis o colocar en el ángulo adecuado un panel solar. La manera en la que hagamos que los estudiantes actúen en clase y se acerquen a las situaciones laborales reales es la clave para concretar la enseñanza con objetivos universitarios y llegar a la autonomía.

La puntualidad, la calidad, en una lista de cotejo, son parte importante de la evaluación. Si nosotros estamos conscientes de a donde llevaremos a los estudiantes y el cómo lo haremos nos permitirá evaluar por competencias y hacerlos conscientes de su desempeño.

Una lista de cotejo, por muy arcaica que parezca, es la medida perfecta que impulsa a los estudiantes a concretar el objetivo de la planeación didáctica. Es importante el dar a conocer el objetivo y las metas de la materia del cuatrimestre para que se identifiquen con ella y les sea más fácil obtener buenos resultados.

La autonomía sólo se presenta cuando nuestros estudiantes están conscientes de los actos y estrategias que los llevaran a cumplir sus objetivos. La lista de cotejo es el checklist del análisis de un vehículo o de una producción audiovisual.

La evaluación nos ayuda a que comprendan lo que sucede en la vida laboral, llegan tarde y después de un número de retardos tienen un descuento o pierden la prima de puntualidad, no entregar a tiempo un reporte retrasa el trabajo del equipo o hasta conlleva a la pérdida de clientes. La baja calidad en un proyecto, laboralmente, cierra las puertas de empresas.

Es difícil como docente estar frente a grupo y permanecer firme para romper con los vicios que con el tiempo se vuelven invisibles. Podemos ser flexibles y ajustar sobre la marcha para mejorar el proceso o el resultado.

 

Laus Deo

@paulanajber

 


Vídeo Recomendado


The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!