Opinión

Sexto concierto: Smetana y Chaikovski / Orquesta Sinfónica de AguascalienteS

 

La semana pasada pensé,  aunque no lo hice público por este medio, pero pensé que el quinto concierto de temporada había sido el mejor  de los que hasta este momento han transcurrido, posiblemente lo fue, pero ayer, después de que terminó el concierto pensé exactamente lo mismo. Intentando ver a retrospectiva, sigo con el buen sabor de boca que me dejó escuchar a la soprano Lourdes Ambriz cantar las Iluminaciones de Britten basado en el poemario del mismo nombre del escritor Jean Arthur Rimbaud, o esa soberbia Fantástica de Berlioz, por no mencionar la Marcha Poma y Circunstancia de Elgar, pero ahora, desde los primeros compases del bello poema sinfónico El Moldavia de Bedrich Smetana ya intuíamos lo que vendría.

El Moldavia es parte de un ciclo de seis poemas sinfónicos compuestos por Smetana y agrupados en una seria llamada Ma Vast o Mi patria y esta es sin duda la parte más conocida de la colección de poemas sinfónicos ya antes mencionada. Esta partitura describe con argumentos musicales muy convincentes y elocuentes, el curso del río Moldavia a su paso por la ciudad de Praga, y el maestro Smetana es tan convincente en esta descripción que casi sentimos que nos mojamos con las tranquilas aguas del Moldavia

La segunda obra fue de este mismo compositor checo y se trata de la suite realizada por él mismo sobre su ópera La novia vendida, estamos hablando de uno de los grandes representantes de la escuela nacionalista checa, seguramente el otro de los grandes nacionalistas bohemios sería Antonin Dvorak.

Nuestro director titular interino, el maestro Iván López Reynoso nos regaló inmensas interpretaciones de ambas partituras, y quiero destacar la palabra interpretaciones, que no es lo mismo que hacer simplemente una lectura, más allá de eso, se compromete con una ejecución arriesgada y poderosa de ambas obras.

Durante el tiempo que el maestro López Reynoso ha estado al frente de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes no ha dejado en claro que para ser un buen director no basta con hacer una buena lectura de la obra que tiene en su atril, es necesario involucrarse más, poseer la partitura, hacer suya la música, sacarla desde lo profundo, como  dice el Salmo 130 “De profundis…”.

Lo que escuchamos después del intermedio, por Dios, está más allá del bien y de mal, parafraseando a Friedrich Nietzsche. Esa Patética de Chaikovski nos supo a gloria, con una intensidad, una intimidad y una profundidad fuera de toda conjetura. El maestro López Reynoso se mostró como un verdadero mandón, pero lo más interesante es que su autoridad no viene de una actitud recia y amenazante, al contrario, de la autoridad que surge del conocimiento, del dominio de la obra con la cual se tiene el compromiso, esos son los mejores argumentos para convencer hasta al más escéptico, dominar la partitura. Qué podemos decir, impresionante, sobre todo los movimientos que abren y cierran la Sexta Sinfonía de Chaikovski, Op. 74 en si menor, el primero adagio -allegro non troppo- y el cuarto adagio lamentoso, en este último, la profundidad que el maestro logró fue increíble, de enchinar la piel, de verdad. Yo estaba sorprendido, me preguntaba: ¿es esta la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes?, y no porque anteriormente no tuviera momentos de gloria, claro que sí, sino por la forma en la  que el maestro López Reynoso la hizo sonar, le arrancó sonidos exquisitos, esa es la verdad. Este tipo de directores llevan al extremo de las exigencias a una orquesta y consecuentemente obtienen de ella todo su potencial y la hacen alcanzar su mejor nivel, finalmente, ese es el trabajo de un director de orquesta, o al menos es la forma en la que yo lo entiendo.

Por cierto, ya que hablamos de directores de orquesta, la próxima semana, en el cierre de temporada tendremos ya la última participación del maestro López Reynoso como director interino de nuestra sinfónica, el pasado jueves se anunció oficialmente por parte del Instituto Cultural de Aguascalientes y de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, al nuevo director que tomará posesión de su cargo a partir de la tercera temporada  de este años 2017, se trata del maestro José Areán, y esto sin duda es una buena noticia, estamos hablando de un director que tiene un gran interés en la ópera que es evidentemente una gran necesidad que tenemos en esta ciudad ya que estábamos acostumbrados a tener una buena producción operística, sobre todo en la administración del licenciado Alejandro Lozano en donde por lo menos teníamos dos títulos de ópera al año, actualmente no contamos con un coro de la calidad que la Sinfónica necesita, mucho menos podemos aspirar a tener ópera. Creo, y espero no equivocarme, que el nombramiento del maestro Areán la frene de la OSA es un paso decisivo a recuperar el arte total, pero con toda la dignidad que el caso amerita y no como aquella mala broma llamada Carmen de la pasada administración y que algunos intentan llamar ópera, en fin.

Por otro lado, el día de hoy inicia la edición XIII del Festival de Música de Cámara con un concierto a las 12:30 hrs en el Teatro Morelos, sede del festival, con la presentación del Dorian Wind Quintet, el día de hoy la entrada es libre, así que por ahí nos vemos.
La sinfónica cierra su temporada con un gran concierto: Preludio Los maestros cantores de Wagner, el Concierto para violín No.1, OP. 26 de Max Bruch con la violinista Erika Dobosiewicz y finalmente la Sinfonía No.5, OP. 47 en re menor de Shostakovich. La cita con su majestad la música es el viernes 14 de julio a las 21:00 horas en el Teatro Aguascalientes, por ahí nos vemos si Dios no dispone lo contrario.

 

[email protected]

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!