Opinión

Asuntos planchados / Opciones y decisiones

Motivado por notas editoriales de esta semana, no quiero dejar pasar al silencio, mi opinión acerca del endurecimiento de las palabras, en el ágora pública de Aguascalientes. Me refiero a la cadena de comentarios en ocasión del posicionamiento que asumió el Lic. Otto Granados Roldán, ante micrófonos de la radiodifusora BI, respecto de la asignación de la nueva dirigencia estatal del PRI, en esta entidad. Nuestro referente es La Purísima… Grilla: Game of thrones, tropicalizado. By Redacción | 20/08/2017. Su texto:

Exordio: “Los priistas también lloran, la respuesta de Lorena Martínez a Otto Granados es impecable: ¿cómo puede acusar falta de democracia si ni siquiera se registran a la competencia? La exalcaldesa presume que hizo un esfuerzo de unidad con Carlos Lozano de la Torre y, sabiendo que perderían un proceso democrático, los afines al exgobernador Granados Roldán ni siquiera se registran, así, ¿quién evadió la disputa democrática? Pues sí, más claro ni…// Sí, la respuesta de Lorena Martínez es impecable a la serie de insultos que Otto Granados vertió el viernes pasado, pero eso no quita que estemos hablando del PRI, que nadie, por mucha crema que le eche a sus tacos, pueda presumir que la imposición de Enrique Juárez Ramírez y Dennis Ibarra Rangel como planilla de unidad para la dirigente del Comité Directivo Estatal responde a proceso democrático, ¿en serio?”

Nudo: “Tirar la PRIedra y esconder la mano. Hoy ya sabe que todo esto responde al comentario editorial de Otto Granados Roldán en Radio BI, sí, un comentario crítico y severo, pero también cobarde, porque el exgobernador acusó de ladrones, de ilegítimos y que sólo iban por el exiguo presupuesto a Lorena Martínez y Enrique Juárez sin jamás mencionarlos; cobarde porque las alusiones a los resultados del PRI en Veracruz y las constantes elecciones que en lo local ha perdido hacen referencia tanto a la exalcaldesa como a quienes Carlos Lozano de la Torre tuvo bajo su cobijo en el PRI los últimos seis años, ¿tiene razón Otto Granados?, por supuesto, el PRI es en Aguascalientes un partido de perdedores, que no saben de la competencia democrática, ¿para qué omitir los nombres?”

Profundización: “No se podía quedar callado Isidoro Armendáriz y escribe una parrafada en contra de Otto Granados a manera de reflexiones, pero se equivoca el actual delegado de la Sedatu y exdirigente priista, no es un show divertido ver a los mendicantes pelearse por las migajas, no entretiene ver al circo entrenado para dar la pirueta a la voz del amo, es una exhibición indigna, donde se revuelcan palabras y se intenta legitimar prácticas de nepotismo y opacidad revolcándolas en términos legaloides e indicando que responden a las reglas internas del partido.”

Problematización: “Va de antemano la respuesta: no es así, no se puede preferir ni el partido que añora el exgobernador ni la organización que presume la ex candidata a gobernador, ambos ideales son la casa de la simulación, a las dos visiones se les puede responsabilizar de la penosa administración en los pies de Enrique Peña Nieto. El partido al que Granados Roldán defiende lleva como gallardete el triunfo pírrico de Alfredo del Mazo en el Estado de México; al que apuesta Lorena Martínez es resultado de la confabulación de las cúpulas locales, porque en su respuesta no sólo señaló las omisiones del grupo que vive a la sombra del exgobernador Otto Granados, también dejó en claro su alianza con Carlos Lozano de la Torre, y que todo, absolutamente todo, se arregló en el centro. […]Adelantamos que se van a achicar, que desde sus curules, puestos en la administración federal o la comodidad de vivir a la sombra del actual subsecretario de Educación, van optar por el discreto y cobarde mutis.”

Desenlace: “La del estribo. Ya nos reclamaron que qué fuerte, que cómo nos atrevemos a llamar “cobarde” la diatriba de Otto Granados, bueno, pues no esperábamos menos, además, nos conceden la razón los que viven a la sombra del exgobernador, pues ninguno de los aspirantes a los que supuestamente impidieron registrarse ha dicho esta boca es mía, han de andar muy ocupados forrando cuadernos Enrique Rangel Padilla y Mario Guevara Palomino… porque Gustavo Granados Corzo ya se hizo a un lado, nos hizo saber que él no está metido en la grilla del PRI y que se va a dedicar a hacer su chamba como delegado de la Secretaría de Economía y hasta le manda buena vibra a quienes se quedaron en la dirigencia, bueno, al menos uno de todos ya dio la cara.” (La Purísima… Grilla: El compló, el compló. By La Purísima Grilla | 21/08/2017).

Efectivamente el endurecimiento de las palabras es de fondo y forma, porque nos aproxima a un referente real e histórico que data, por lo menos de 1992, en que el Lic. Otto Granados asume la gubernatura de Aguascalientes. A distancia de casi 25 años, el PRI local ya no es ni sombra de lo que fue. Cuando se instala el hecho político de la alternancia, con el gobierno panista del Sr. Felipe González y subsiguiente, para recuperar la plaza con el Ing. Carlos Lozano de la Torre, y volverla a perder con el C.P. Martín Orozco Sandoval.

Lo que observo es que todos los emisores de los discursos citados, involucrados ya no sé si en un ménage a trois ou a quatre ou a cinque…, sea a manera de interpelación, descalificación, réplica o crítica editorial tienen la capacidad y tamaño suficiente como interlocutores de peso completo, como para responder por sí mismos, con apego a su interés político y urbano. No hace falta que ciudadanos comunes como nosotros, nos involucremos en defensas personales o diatribas políticas intencionadas, para repartir absoluciones de justos y pecadores. Simplemente, no somos requeridos para engordar este caldo político local. La lucha por el poder es así. Y nos queda por ver si hoy, como dice un adagio popular, aquellos que comen plomo… escupen soldaditos. En esto está involucrada toda la clase política de Aguascalientes, sin importar partidos.

Lo que sí nos interesa al resto de la ciudadanía aguascalentense es prever y observar cómo quedan las cosas de la re-pública, que sí son de nuestro interés y patrimonio. Y en razón de ello, debemos exigir que los interlocutores vociferantes, le bajen al tono y, efectivamente con el adagio latino: Ad maiora veniamus! / Atendamos las cosas superiores.

Esto quiere decir que el “animal político” que somos, solo nace, crece, se reproduce y muere en sociedad, y ésta es y debe ser organizada bajo el principio rector de quienes organizan la vida pública; pero, si estos y estas tales no son virtuosos y sabios como dijeran Sócrates y Platón, entonces esta polis corrompe su “sopa primordial” de la cual se alimenta, lo que deriva necesariamente en su enfermedad, degeneración y muerte. Como dice un refrán inglés: “too many cooks spoil the broth” (demasiados cocineros echan a perder el caldo). Efectivamente, hoy, la receta completa se cumple, con la suma de un ingrediente fundamental: que es el tiempo. Ya que permite la agregación, la mezcla y el momento oportuno para conjugar virtuosamente todos esos elementos; estamos hechos de tiempo. (Nota mía: LJA. La Sopa Primordial. Sábado 21 de noviembre 2009).

Por eso, Ad maiora veniamus.

El pasado nos enseña que, en la lucha dialéctica por el poder, prevalece el esplendor de una nación unida en torno a su Re-Pública y su desdoro, indignidad y miseria cuando antepone la gloria de la Res-Privada al interés general público. Veamos. (Nota mía: LJA. Re-pública pobre, re-privada opulenta. Sábado 7 de mayo, 2016). A ello respondió en el Senado el elocuente Cicerón, sobre el tema de si es posible que prevalezca el gobierno de una república con base en la injusticia, o bien su contrario el hecho de que el gobierno de la república sólo sea posible si se funda en la justicia.

A lo cual se une el excepcional retórico, Agustín de Hipona en su obra magna La Ciudad de Dios, cuando invoca: “Sin la virtud de la justicia, ¿qué son los reinos sino unos execrables latrocinios?”. (La Ciudad… Libro IV, cap. IV). Y para esclarecer su argumento, el autor cita la anécdota de un pirata que es llevado a la presencia del emperador. “Y por eso con mucha gracia y verdad respondió un corsario, siendo preso, a Alejandro Magno, preguntándole este rey qué le parecía de cómo tenía inquieto y turbado el mar, el que con arrogante libertad le dijo: ‘y ¿qué te parece a ti cómo tienes conmovido y turbado, todo el mundo? Mas porque yo ejecuto mis piraterías con un pequeño bajel me llaman ladrón, y a ti, porque lo haces con formidables ejércitos (flotas), te llaman rey”. (O.cit. ut supra). Interpretando dicha respuesta, la acción individual y en pequeña escala se llama piratería y robo, pero la acción realizada a gran escala y enorme poderío se le llama “imperio”. La moraleja es patente, en la diatriba política de hoy ¿quién es corso y quién “emperador”?

Ante ello, Como ciudadanos emancipados y empoderados por nuestra convicción democrática y republicana, debemos exigir que los políticos contendientes por una posición pública, sea la que sea, pase por el filtro de la ética política y el bien superior de la cosa pública, y que ésta no sea envilecida por la simple libido de poder, no importando a qué precio se consiga. [email protected]

The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!