Opinión

Cómo leen los universitarios / Alegorías Cotidianas

 

Creemos, inocentemente, que los alumnos llegan a la universidad listos a obtener su licenciatura para trabajar, para hacerse doctos en un área específica y porque en su educación posterior tuvieron la suficiente instrucción para ello.

Los alumnos ideales para el grado superior serían aquellos que pueden hacer lectura de comprensión, analizar y sintetizar información, sobre todo, producen ensayos e investigaciones, esa es la lógica a seguir dentro de los cánones planteados o por lo menos lo que sugieren las reformas, no por nada quitaron la memorización como estrategia didáctica.

___


___

Sin embargo, si aplicamos un examen diagnóstico sobre comprensión lectora y gramática ¿cuál es el verdadero resultado?

La semana pasada tuve la oportunidad de aplicar un examen diagnóstico a dos grupos de distintas licenciaturas de nuevo ingreso, el resultado fue atroz no sólo porque parece que mientras más vulgar y soezmente se hablen entre ellos, da más prestigio, sino por los terribles resultados de la lectura en voz alta, comprensión de la misma y los nulos conocimientos de la lengua española.

Mediando y ubicándolos en su espacio universitario, los insultos y vejaciones entre ellos disminuyen, sin embargo, con un curso remedial de una semana poco se puede hacer cuando el vacío de conocimiento es como un hoyo negro en el espacio.

Ambos grupos están compuestos por egresados de la Petróleos, diversos Conalep, CBTIS, la preparatoria Benito Juárez e instituciones privadas renombradas y conocidas, sin que ninguno de ellos haya podido hacer gala de la buena instrucción de dichos establecimientos educativos.

El examen constaba de 10 preguntas (en opción múltiple, por cierto) sobre la función de los verbos, adjetivos, complementos y acentuación. El menor resultado fue 1 de 10 y el mayor 8, por consiguiente, el índice de reprobación fue alto y el desaliento personal enorme.

El panorama se ensombreció más cuando sólo 5 de 30 puede leer de corrido un texto, 25 no hace pausas acordes a la puntuación, 25 tiene dificultad ante palabras desconocidas, 10 hace pausas no marcadas, mientras 4 no pueden leer con una velocidad constante y sin trabarse, tal como lo hace los pequeños de primaria cuando aún no tienen mucha práctica en la lectura.

La lógica dictaría que el 100 por ciento de la clase debería leer de corrido, haciendo las pausas marcadas por la puntuación y con una comprensión general. Esa es la materia prima que recibimos, jóvenes que desconocen su lengua materna y que no tienen las habilidades cognitivas en lengua suficientes para desarrollar tareas básicas como analizar, comprender y escribir.

En las universidades, como en educación media superior y básica, hay un alto índice de reprobación en matemáticas, cálculo o estadística; en ocasiones se debe a que los estudiantes no comprenden las instrucciones y no porque su redacción sea compleja, sino debido a que ellos no desarrollaron la lectura de comprensión pertinentemente y por tanto no les es posible cumplir con las asignaciones pues no saben leer instrucciones.

Cada vez los profesores asignan menos lecturas, se leen pocos libros completos y con el bum de internet ya no les piden que acudan a las bibliotecas, eso produce que los estudiantes lean información que no es fidedigna y que su nivel de conocimientos esté bajo la media, sobretodo cuando sólo leen el primer párrafo, hacen corte y confección para “entregar” un ensayo.

El nivel de conocimiento de nuestra lengua se puede apreciar claramente en lo que encontramos en las redes sociales. Aun si a todos se nos puede ir un error de dedo, es terrible la coherencia y ortografía con la que se escribe todo lo que publica la mayoría de los usuarios de las redes, en ocasiones la gente argumenta “es que así me llegó la información” a lo que podemos preguntar ¿y no se te ocurrió corregirla o por lo menos hacerla más legible?

Como docentes no podemos permitir que el desconocimiento de nuestra lengua materna continúe, para que nuestros estudiantes puedan tener un medio mando o mando alto necesitan leer, hablar y escribir correctamente, es imposible para ellos ascender si carecen de habilidades comunicativas para expresar sus ideas de manera oral y escrita satisfactoriamente y con ello se sustente sus habilidades directivas, incrementando la oportunidad de mayor crecimiento en su lugar de trabajo.

Necesitamos enamorar a los jóvenes de su lengua materna y hacerlos competentes en ella. Parte de nuestras habilidades comunicativas están íntimamente relacionadas con la manera en la que empleamos las palabras para transmitir un mensaje, si desconocemos la correcta conjugación de los verbos, los significados y empleos de las palabras, y las herramientas sintácticas que da la lectura es poco probable que la situación actual de México, con respecto a educación, cambie de manera favorable.

Como docentes estamos obligados a mejorar las habilidades de nuestros estudiantes en todo aspecto, por ello es que necesitamos adecuarnos a las necesidades de cada grupo, a su perfil de egreso y a lo que nuestro proyecto de nación requiere para poder crecer y avanzar significativamente.

Profesor, si encuentras a estudiantes que apenas saben leer o no tienen comprensión lectora dedícales un poco de tiempo para que, al egresar, ellos puedan tener una oportunidad laboral mayor, comiencen a amar la lectura y de poco, contagien a su entorno.

Todos somos lectores, todos hablantes de lengua española, todos podemos hacer un cambio por ti, por mí, por nuestra comunidad.

 

Laus Deo

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

1 Comment

  1. 02/03/2018 at 18:22 — Responder

    Espero que el ‘sobretodo’ sea un error de dedo.

¡Participa!