Opinión

Los retos en la educación / Punto crítico

 

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender

Arturo Graf

 

Los retos que los profesores hoy en día enfrentan, superan por mucho a los de la educación de hace unos 30 años, que algunos vivieron y que otros conocemos por medio de nuestros padres o de nuestros abuelos, me refiero a la forma en que se impartía una asignatura; en general el proceso de enseñanza–aprendizaje en cualquier nivel parecía ser más simple.

Desde preescolar hasta la universidad había lo que muchos ya no practican o han dejado de lado, y se llama respeto. Antes había más orden, más disciplina, más compromiso de parte de los alumnos y de forma recíproca también desde los mentores de la educación.

Los roles han cambiado, hoy quien parece tener el control es el alumno; los maestros, ya no se atreven siquiera a levantar la voz para reprender a alguno, ante el temor de ser denunciado por estar violando sus derechos.

No es que esté yo a favor de la vieja escuela o añore aquellos tiempos en los que se reprendía firmemente a quienes no cumplían con su tarea o faltaban al respeto a alguno de sus compañeros, qué decir de aquellos que se atrevían a llegar a los golpes con otro alumno, la tunda que seguramente recibirían por parte de sus padres ya en el hogar, los hacía en el mejor de los casos detenerse y evitar el conflicto.

Las sociedades cambian constantemente. Los desafíos tecnológicos son cada vez más grandes, llegan en menos tiempo y además están al alcance de todo el mundo, lo que sin duda es otro factor a considerar, y es que, así como facilitan el acceso a la información, al mismo tiempo la dificultan.

Hoy un día además de contar con una preparación académica a la altura de las necesidades de las nuevas generaciones, los profesores tienen que entrar a una dinámica de constante capacitación de tal forma que conozcan y a su vez apliquen nuevas herramientas que permitan mejorar la enseñanza, y que al mismo tiempo mantengan el interés de los niños y jóvenes sobre el tema de estudio.

El uso del celular es ya inevitable e incontrolable, la tecnología y la utilización continua de distintos dispositivos permite obtener el conocimiento de forma inmediata, pero al mismo tiempo ha hecho de las personas, entes más dispersos, distraídos, y poco interesados.

Qué difícil se ha vuelto para los maestros mantener la atención de sus alumnos en las clases presenciales por un período más o menos corto, digamos una hora. Es para los jóvenes una necesidad el revisar de manera continua los mensajes que reciben a través de las redes sociales, por ejemplo, que se dispersan en atender sus asuntos antes que lograr de manera eficiente cumplir los objetivos de su vida profesional.

El uso de las nuevas tecnologías ha traído consecuencias inevitables. Además de lo que ya mencionamos, hoy en día las carreras que eran de cinco años se han reducido en el mejor de los casos a cuatro, hay algunas que en 24 meses “preparan a sus alumnos para enfrentarse al campo laboral”.

Dándole el justo valor a las cosas, hay que recalcar también que las nuevas plataformas que implementan las instituciones de educación superior han podido eficientar el trabajo tanto de los maestros como de los alumnos ahorrando tiempo, dinero y esfuerzo.

Sirva la reflexión para concientizar a los maestros de lo importante que es el conocer nuevas formas pedagógicas que les permitan enfrentar los retos del día a día ante los niños y jóvenes; pero principalmente para recordarles a los alumnos que el beneficio de aprender finalmente será para ellos.

Un país educado, es un país que crece y que forma ciudadanos responsables y con valores, en general mejores sociedades, de tal forma que si no tienen claro sus objetivos académicos, además y en un futuro, difícilmente podrán recibir una remuneración que les permita vivir dignamente.

 

The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!