Opinión

Perspectiva de género o lesbofobia, ese es el dilema / Un cuarto propio

El sonido de la campana

Al inicio de la entonces nueva administración del Gobierno del Estado dirigida por Martín Orozco Sandoval se llevaron a cabo distintos eventos como foros ciudadanos donde con campana hicieron llamado a las organizaciones civiles: Venid, venid para cambiar el rumbo incierto y construir el Plan Estatal de Desarrollo (PED) 2016-2022 vamos creciendo juntos. Y así asistimos, particularmente nuestra organización el Movimiento de Acción Lésbica Feminista recibió unas tres llamadas del Instituto Aguascalentense de las Mujeres (IAM) hasta que confirmamos la asistencia y desde luego nuestra participación en la mesa de violencia de género junto a otras compañeras activistas, feministas que realizan importantísimo trabajo a favor de las mujeres del estado. Esa y solo esa ha sido la llamada que recibimos del IAM para las demás reuniones fueron aquellas compañeras que nos avisaron para asistir, una y otra vez hemos pedido ser integradas en la comunicación que hasta entonces este instituto había tenido con el resto de organizaciones. Después de aquel foro a nosotras como lesbianas feministas nos han excluido totalmente de cualquier acercamiento con las organizaciones sociales que tienen.

Derechos humanos invisibles

Finalmente el PED fue anunciado el pasado mes de junio, las dos grandes ausencias son los derechos humanos y la equidad de género. Es complejo el asunto, pero esta omisión a propósito que hizo el Gobierno del Estado sobre los derechos humanos nos explica en mucho lo que actualmente está ocurriendo en el Aguascalientes, el tropiezo por decir lo menos en el tema de seguridad pública con serios problemas respecto a garantizar los derechos fundamentales, en el pasado reciente seguimos preguntándonos por qué no hubo responsabilidades fincadas a los elementos policiacos que retuvieron a los estudiantes normalistas en aquel conflicto de la Escuela Rural de Cañada Honda, Justo Sierra Méndez, cómo es que el secretario de seguridad pública aún continúa en su puesto y así se han ido sumando una y otra acción que devela la nula importancia que este gobierno le da a los derechos humanos.

Incluso el mismo mandatario a inicios de este mes de agosto reconoció que no tienen ningún avance en el Programa Estatal de Derechos Humanos, es decir, estamos bajo un gobierno que acepta que carece, que no sabe para dónde ir, que no tiene un programa de acción en los derechos humanos.

Otro socavón

La situación empeora porque además de la falta de una política respecto a los derechos humanos, la perspectiva de género está borrado muy a propósito de este gobierno, la rebatinga en el Congreso legislativo local es una probadita del desaseo con el que opera un gobierno que recibe recursos a nombre de las mujeres y me refiero a todas las mujeres no sólo a las mujeres heterosexuales. Por un lado el congreso aprueba el feminicidio como un delito autónomo de una forma exprés, mientras al menos la discusión del matrimonio igualitario pretende enterrarla en la congeladora debido a las venganzas que los panistas tienen con la bancada del PRI y a la subordinación que tienen con los grupos conservadores y la Iglesia católica.

Las cosas no se quedan ahí aunque las declaraciones del gobernador no pasen de eso, de mero discurso por ejemplo en el contexto del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, junto a muchas mujeres en un desayuno donde pronunció: “Sabemos de su capacidad, responsabilidad  y compromiso en todo lo que hacen; sin duda han ido ganando terreno en todos los sectores”.  ¿Cuál terreno hemos ganado? Cuando miramos la composición de su gabinete es inevitable hacerse esa pregunta ¿realmente reconoce la capacidad y compromiso de las mujeres, en serio cree que hemos ganado más lugares, y luego?

De aquella famosa promesa de campaña de cumplir el IAM en la secretaría de la familia no se ha despedido, y quizá ese sea el verdadero motivo por el cual el instituto abocado a realizar las políticas públicas a favor de las mujeres ha permanecido aletargado. Cavando su propio olvido, quizá las aspiraciones políticas distraen demasiado al personal panista de las tareas que les fueron asignadas, lo real es que la actual situación de las mujeres en Aguascalientes es una alerta de la gravedad de que un instituto no se plante firme a defender la perspectiva de género no sólo como una categoría de análisis también como una serie de mecanismos para elaborar políticas públicas que detengan sin negociación la violencia contra las mujeres, contra todas las mujeres incluyendo a las mujeres lesbianas, bisexuales, transgénero y transexuales.

Córrele que era para ayer

Así fue como reaccionaron distintas instancias entre ellas la que nos ocupa esta columna, el IAM. Después de que el Inegi diera a conocer los datos durísimos para Aguascalientes en lo que respecta a la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016 y que coloca a nuestro estado por arriba de la media nacional en violencia contra las mujeres en los hogares principalmente, en la familia, con sus parejas pero también en los centros laborales, educativos y comunitarios. Mientras la media nacional es de 66.1 para el caso de Aguascalientes hay un 73.3 junto a los estados como Estado de México, Ciudad de México, Jalisco y Querétaro, son quienes ocupan los niveles más altos y es altamente preocupante pensar en el número de personas que habitan cada uno de estos estados que son muy grandes, comparados con Aguascalientes. Algo verdaderamente preocupante estos datos y que el Plan Estatal de Desarrollo no contemple como uno de sus ejes centrales y prioritarios el género, aunque el gobernador se pare el cuello en las visitas de la directora de Inmujeres por ahí de finales de marzo alardeando sobre la integración del tema de equidad de género en materia presupuestal, asegurando que se erradicará la discriminación y la violencia contra las mujeres, ajá, cómo no., desde luego hubo un silencio cómplice que ocultó sus intenciones de desaparecer el IAM y su exclusión del PED.

 

Perspectiva de género o lesbofobia, ese es el dilema

Y con todo eso salió corriendo el IAM a reunirse después de todo lo que va de este año, es decir vamos terminando el octavo mes cuando se les ocurre que hay que reunirse con dependencias y organizaciones civiles para reestructurar el trabajo de atención y prevención. Tenía que salir la encuesta ENDIREH para ponerse a correr, para atender la violencia y erradicarla. ¿Las buenas intenciones cuentan? Yo creo que no, porque finalmente pueden convertirse en un pretexto y justificación. Nuevamente los grupos de mujeres lesbianas, bisexuales, transgénero y transexuales no fuimos convocadas. Ninguna política pública favor de las mujeres será eficaz, acertada mientras las instituciones quieran seguir maquilando sus verdaderos compromisos y prejuicios en contra de las ciudadanas que son distintas al imaginario que los estereotipos machistas han creado de las mujeres.  

Si hablo del IAM pero también del Gobierno del estado, para muestra un botón, la foto más reciente entre la presidenta municipal Teresa Jiménez y el gobernador Martín Orozco con un saludo de mano con leyenda: Estado y Municipio refuerzan estrategia de seguridad. ¿En serio? Falta mucho por construir para dar verdadero acceso a las mujeres en los puestos de toma de decisión y eso no se va a lograr mientras sigamos siendo discriminadas por los hombres pero también por otras mujeres.

@Chuytinoco

The Author

Chuy Tinoco

Chuy Tinoco

1 Comment

  1. Lilia Alejandra
    24/08/2017 at 16:09 — Responder

    Sus dizque olvidos, omisiones y evasiòn de la realidad de que somos una pluralidad gigantesca de “ser mujeres” se parece a una toma telenovelesca del canal de las estrellas; excepto que leìa que no estabamos grabando ninguna escena de tevenovelas sino hablando de espacios de construcciòn polìtica, o no?…

¡Participa!