Sociedad y Justicia

Hace falta información sobre el Alzheimer

 

  • IMSS y Seguro Popular carecen de los medicamentos para el tratamiento de estos pacientes
  • Doctores y demás personal de la salud deben informarse mejor sobre este padecimiento
  • No estamos mal en cuanto a cobertura, estamos mal en información: Santiago Paulino Ramírez Díaz Torre

 

Pese a que ha ido en aumento la dotación de medicamentos para pacientes de Alzheimer en las instituciones de salud pública, aún falta mucha información respecto a la enfermedad tanto por parte de los pacientes como del personal de la salud, según explicó el coordinador del VI Foro Nacional sobre Enfermedad de Alzheimer, Santiago Paulino Ramírez Díaz Torre.

El día de hoy se realizará en la UAA la presentación del VI Foro Nacional sobre Enfermedad de Alzheimer, De a la A a la Z en la que participarán el jefe del departamento de Medicina, Salvador Salazar Gama; el coordinador del foro, Santiago Paulino Ramírez Díaz Torre y la presidente de la Fundación Familiares de Alzheimer Aguascalientes, Bertha Dora Quezada.

Según Ramírez Díaz Torre, el Alzheimer es una patología muy común y se presenta aproximadamente entre ocho mil y diez mil pacientes que sufren de esta enfermedad los cuales están cubiertos por la seguridad social y mientras que el Issste provee a sus pacientes con medicamentos adecuados, no sucede lo mismo con el IMSS o el Seguro Popular.

En esta patología, explicó, la carga económica para los pacientes no se presenta únicamente en la adquisición de medicamentos, pues cuando el enfermo llega al hospital la enfermedad ya está muy desarrollada debido al desconocimiento entre la población por los síntomas iniciales, por lo que cuando llegan a las clínicas tienen serios problemas como afectaciones a su conducta, depresión, trastornos psiquiátricos u otros, que requieren más medicamentos.

Por fortuna, es más común que los medicamentos necesarios para estas afecciones secundarias si estén disponibles en los tres sectores de salud públicos, “Sin embargo, el paciente llega muy tarde, cuando es demasiado tarde”.

Actualmente, el Alzheimer puede ser detectado incluso antes de presentarse los primeros síntomas con lo cual la enfermedad puede ser retardada por mucho más tiempo, “El tener Alzheimer no es espantoso, no es una enfermedad que vaya a matar a nadie, es una enfermedad que bien llevada, los pacientes tienen una excelente calidad de vida, entonces primero hay que perderle el miedo, y ver que no todo es memoria”.

Para las instituciones de salud es muy complicado tener una cobertura en el ámbito nacional para este tipo de enfermedades, pues en lo nacional hay más de un millón de pacientes por lo que advirtió que si repentinamente el tratamiento se les otorgara por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el presupuesto no soportaría y se desatenderían otras enfermedades.

Algunos pacientes del IMSS, aclaró, ya tienen acceso a tratamientos para esta enfermedad: “Pero no son medicamentos tan caros como se piensa, hay medicamento de muchas marcas baratas que llamamos genéricos, que cubren esta enfermedad y medicamentos muy innovadores que son un poco más caros, pero si los puede tener una parte de la población”.

Al mes, en su tratamiento, un paciente de Alzheimer gasta al entre 800 y mil pesos, “El Alzheimer no sólo es tratamiento, muchas veces también son terapias cognitivas que muchas veces bien orientadas son gratuitas”.

“No estamos mal en cuanto a cobertura, estamos mal en información, yo tengo pacientes de bajos recursos, hijos de veladores, de pepenadores que llevan muy bien a sus familiares con Alzheimer y tengo pacientes que son dueños de fábricas que no saben cómo tratar la enfermedad.”

Aseguró que es obligación de los pacientes el preguntar y de los doctores el saber dar respuestas sobre esta enfermedad, sin embargo, el personal médico no está muy bien entrenado para dar estas respuestas, por lo que destacó la importancia de los cursos como el que se brindará el día de hoy en la UAA.

 

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!