Política

Frente Ciudadano por México propone eliminar al 100% el financiamiento público a partidos

 

  • Dante Delgado, Alejandra Barrales y Ricardo Anaya anuncian iniciativa de ley que incluye programa de austeridad
  • El dinero de los partidos políticos debe destinarse al 100% para ayudar a las personas afectadas por los sismos

 

Los partidos integrantes del Frente Ciudadano por México por México respondieron a al llamado de la sociedad que a través de redes demandan que el Instituto Nacional Electoral sea el mediador para que los partidos políticos donen los 12,000 millones de pesos de recursos federales y estatales destinados a las campañas políticas del 2018 a los damnificados de la tragedia del sismo del 7 y 19 de septiembre de 2017 en Ciudad de México, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Guerrero y también a Oaxaca y Chiapas. Los dirigentes de Movimiento Ciudadano, Acción Nacional y de la Revolución Democrática propusieron una iniciativa para que se elimine el 100% del financiamiento público a todos los partidos.

Dante Delgado, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, a través de un video, anunciaron que el próximo lunes las bancadas de esos partidos presentarán la iniciativa para que el 100 por ciento del financiamiento que corresponde a los partidos del Frente Ciudadano por México se destine a ayudar a las personas afectadas por los sismos, ya que “No es justo destinar tanto dinero de nuestros impuestos a los partidos políticos si miles de mexicanos sufren ante esta enorme tragedia”, por lo que estos recursos deben ser canalizados de forma transparente para la reconstrucción de México.

En el mensaje, Movimiento Ciudadano, PAN y PRD subrayaron que esta iniciativa es un planteamiento de fondo, serio, sin simulaciones y de largo alcance, una iniciativa de ley para eliminar al 100% el financiamiento público a todos los partidos, ya que el dinero para estas organizaciones políticas no debe provenir de los impuestos que paga la gente sino de las aportaciones voluntarias de los militantes y simpatizantes.

Indicaron que el dinero de los partidos políticos es “muchísimo menos del 1% del presupuesto del Gobierno Federal, por lo tanto, proponemos reorientar de inmediato el presupuesto para apoyar a los damnificados y a sus familias”, por lo que, en la iniciativa, además del financiamiento se incluye la propuesta de un programa de austeridad que comprende, entre otras cosas, cancelar todos los seguros de gastos médicos de los altos funcionarios, así como viáticos, celulares y gasolina a todos los altos funcionarios, además de eliminar todos los gastos de publicidad del Gobierno Federal, salvo los relacionados con Salud, Turismo y Protección Civil.

Previo al anuncio del Frente, los partidos políticos habían manifestado que donarían su presupuesto para ayudar a las labores de reconstrucción en las entidades afectadas por el sismo del 19 de septiembre. Movimiento Ciudadano indicó que renunciaba al 100% del financiamiento, en congruencia con una iniciativa que planteó en el Congreso “ni un peso a los partidos”, presentada por esa bancada en el Congreso Federal y que el PRI ha tenido congelada. Dante Delgado, coordinador nacional de esa organización, explicó que el sistema político mexicano es disfuncional porque se tiene un ejercicio electoral costosísimo, un INE que se ha vuelto un ejercicio administrativo burocrático, como si fuera una secretaría de Estado más, y añadió que se tiene que simplificar el ejercicio electoral, además de utilizar los tiempos en radio y televisión para generar debates y evitar la espotización: “El cambio de régimen nos llevará a la construcción de un nuevo país, el solo hecho de evitar la deducibilidad fiscal, los gastos excesivos y propaganda del gobierno y más de 25 mil millones de pesos que cuesta al año el organismo electoral y los partidos van a permitir canalización de recursos a favor del país”.

Sobre la “donación” de esos recursos, antes del anuncio del Frente Ciudadano por México, todos los partidos habían manifestado su intención de hacerlo, tras el anuncio de Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, en el que indicó que sí existía una ruta jurídica para que los partidos políticos pudieran “destinar los recursos que reciben del Estado para apoyar a los damnificados de los sismos”. Con horas de diferencia entre un anuncio y otro, el PRI indicó que donaría el 25% de su presupuesto anual, 258 millones de pesos; mientras que el PAN, sin mencionar cifras, había asegurado que donaría el equivalente al 50% del total de su fondo de campaña; el PRD, sin indicar cifra alguna, mostró su disposición a donar parte de su presupuesto, siempre y cuando los recursos fueran administrados por un fideicomiso en el que no estuviera involucrado el Gobierno Federal; Morena indicó que su donación sería del 50 por ciento y que esperaba que todos los partidos hicieran lo mismo, además, señaló que el Instituto Nacional Electoral también debería donar; el Partido Verde Ecologista se comprometió a donar 85 millones de pesos, el 25% de sus prerrogativas anuales; Nueva Alianza propuso otorgar el 20% de los gastos de campaña y el 6 por ciento de los gastos ordinarios del partido, siempre y cuando no se mandara al Fondo Nacional de Desastres; mientras que Encuentro Social indicó que donaría el 20 por ciento.

Andrés Manuel López Obrador descalificó la propuesta del Frente Ciudadano por México, al acusar a sus integrantes de plagiar “de manera oportunista e hipócrita” su propuesta de “austeridad republicana”, sin embargo, el líder de Morena cambió la postura de su partido de otorgar el 50 por ciento para los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre e indicó que le tomaba la palabra al Frente y “que ya no haya financiamiento para los partidos y que haya un plan de austeridad”.

The Author

Edilberto Aldán

Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

1 Comment

  1. Elisa
    23/09/2017 at 20:13 — Responder

    No se puede poner de mediador al INE para que haga donar a los partidos políticos esos recursos. Están coludidos, el INE y los partidos políticos son la misma mierda. Hay que tomar lo que nos pertenece.

¡Participa!