Sociedad y Justicia

Instituciones de salud deben incluir al Alzheimer en el cuadro básico de salud

 

  • Con el aumento de la esperanza de vida la enfermedad también ha ido creciendo
  • Para 2030 la enfermedad podría afectar gravemente el presupuesto para salud de muchos países

 

La presidente de la Fundación Familiares de Alzheimer, Bertha Dora Quezada, demandó a los institutos de salud que operan en el ámbito federal y estatal que integren dentro de los cuadros básicos de atención a esta enfermedad toda vez que las familias de los pacientes en ocasiones no compran los medicamentos por comprar otras necesidades del paciente, lo cual termina en desintegración familiar en muchos casos.

___


___

El día de ayer durante la Presentación del VI Foro Nacional sobre Enfermedad de Alzheimer, De a la A a la Z que se realiza en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), la presidente de la Fundación Familiares de Alzheimer formó parte de la conferencia de prensa en donde demandó que el tratamiento de las personas con Alzheimer entre dentro de los cuadros básicos de atención del Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y el Seguro Popular dado el alto número de pacientes que padecen esta enfermedad en el país.

Santiago Paulino Ramírez dio a conocer que efectivamente el uno por ciento de la población que tiene más de 65 años padece de Alzheimer y no precisamente por motivos hereditarios, sino por la edad, por lo que dado que la esperanza de vida va creciendo año con año, igualmente lo va haciendo el índice de este padecimiento en consecuencia.

Sin embargo, como señaló Quezada, las instituciones de salud no consideran dentro de sus cuadros básicos la atención para esta creciente enfermedad, lo cual representa un duro golpe para los pacientes y sus familias, quienes en muchas ocasiones por ejemplo, tienen que decidir entre comprar pañales o los medicamentos que llegan hasta los mil pesos al mes.

En Aguascalientes, comentó, las familias sufren terriblemente pues los costos para atender a sus pacientes son elevados y en muchas ocasiones se suspenden medicamentos para poder sanar otro tipo de necesidades, “Son muchos los factores que enfrenta una familia por la cual nosotros también estamos trabajando”.

Con ello el deterioro que genera el Alzheimer no se concentra únicamente en el paciente, sino en la propia familia que por distintos motivos sufre desintegración o en muchos casos un solo familiar es quién se encarga de la persona enferma, lo cual origina que tenga que dejar su trabajo, lo que aumenta con ello su presión personal.

Si el paciente está consciente de que está enfermo puede llegar un estado de depresión, pero esto no sucede en muchos casos pues algunos pacientes no lo saben debido a las características propias del Alzheimer, sin embargo, quién es más propenso a ser afectado de esta manera es el propio cuidador o familiar.

La asociación Alzheimer Internacional indica que cada tres segundos es diagnosticada una nueva persona con alguna clase de demencia, de las cuales, el 70 por ciento corresponde al Alzheimer, “Está preocupando a los países esta proporción pues se considera que para 2030 o 2050 podría afectar de manera grave los presupuestos de todos los países”.

La situación se agrava en Latinoamérica, donde hay muchos países que no tienen desarrollado un plan de acción para este tipo de contingencias como México, “Por experiencia les puedo decir que si no atendemos prontamente los problemas de salud de nuestro pacientes, son muchas las situaciones difíciles que enfrentemos”.

Por ello también es necesario que haya médicos en las instituciones de salud que asesoren a los cuidadores de los pacientes, así como sicólogos para el manejo y equilibrio de la complicada situación que vive y para que tenga atención en integral en los centros de salud que además no confundan el padecimiento con por ejemplo, la demencia senil, que afirmó, no existe.

 

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!