Opinión

Matices / Política for Dummies

He aprendido que casi todas las cosas en la vida hay que leerlas con matices, no podemos acercar una verdad absoluta, y casi nada se define de manera dicotómica, blanco y negro. Al menos en la vida terrenal, todo puede tener matices y en la discusión política a la mayoría de los comentócratas y periodistas se les olvida, incluso, a la mayoría de los ciudadanos.

Hablemos de algunos matices que se deben de dar en nuestra vida cotidiana y todo esto por la natural necesidad de los seres humanos de buscar la verdad. Por ejemplo, en la discusión futbolística, el director técnico de la selección mexicana es criticado por hacer múltiples cambios, las dos posturas son claras: no sirve de nada, estábamos mejor con el Piojo, porque hace cambios, se ganan partidos sufriendo y no hay estilo y la otra postura es sobre que Juan Carlos Osorio es el mejor director técnico que ha llegado desde La Volpe. Los matices son esenciales en esa discusión, pero sobre todo los matices deben construirse a través de datos verídicos, reales, ciertos, con evidencia.

Por ejemplo, con matices podríamos decir que la selección de Osorio calificó un partido antes que la de La Volpe, que tiene mejores números estadísticos y que las rotaciones las realizan todos los equipos en el mundo, que el partido contra Alemania en realidad fue un golpe de suerte porque México jugó dignamente, pero también diríamos que el de Chile fue una goleada histórica, que el equipo tiene que mejorar en la defensa y en la definición de partidos, que esos detalles se realizan con trabajo que ningún director técnico de una selección nacional, tiene. Así con matices, no es el mejor, pero tampoco el peor.

Pero en lo político es mucho más complejo hablar con matices, porque son sujetos susceptibles a críticas y un odio generalizado, aunque lo escribió Savater hace algunos días: “Me parece sorprendente que haya quien abomine de la política, que es necesaria, por culpa de los corruptos, pero que nadie pierda por ese motivo la afición al fútbol, a pesar de que está cien veces más corrupto que la política y no pasa de ser un mero entretenimiento”, un fenómeno particular sucede con los actores políticos, todo el mundo desea que sean perfectos, incorruptibles, inquebrantables, congruentes el 1000% del tiempo, eso no es humano. Si leemos este artículo con matices, podemos entender que todos los seres humanos somos incongruentes en algún momento de nuestra divertida vida cotidiana y es eso lo que nos hace perfectamente humanos.

El caso del frente ciudadano tiene que leerse con necesarios matices, no con la lectura aburrida y acartonada de que se alían partidos que son contrarios ideológicamente, que todos los partidos son iguales y que el PAN es corrupto por el gobierno de Felipe Calderón. Una lectura con matices, más madura sabría comprender diferencias básicas entre los miembros del PAN, entre las personas que hacen política; por ejemplo, no es lo mismo el PAN de Javier Corral, un hombre que ha entregado su vida a la libertad de expresión, un legislador con autoridad moral, un gobernador que es cercano a una derecha más liberal y que confrontó al régimen al no contribuir a la cadena de sobornos, que el PAN de Ernesto Cordero que negocia con el PRI un fiscal general transexenal para limpiar las cuentas de calderonistas y peñistas. De ahí nos explicaríamos la percusión mediática a Corral o Anaya y la protección a Cordero o Lozano.

Tampoco es lo mismo el PRD de René Bejarano, un hombre acusado de corrupción, un funcionario que no ha aportado nada a la discusión política, que el PRD de Agustín Basave, un líder académico, de izquierda, de oposición, intelectual y con calidad moral amplia. Hacer una lectura con matices y sobre todo con información, sabríamos que el frente, propone una alianza con el PRD de Basave, el PAN de Anaya, de Corral y Movimiento Ciudadano. El frente se propuso frenar al fiscal carnal, lo obtuvo votando en bloque y las críticas llueven por ser una alianza contra ideológica. ¿Qué no es lo que todo el mundo puro y perfecto quería, eliminar el pase automático del fiscal?

El matiz es claro, en mucho de los casos esa ideología se convierte en vanidad, no se discuten proyectos ideológicos, sino más bien causas justas, donde se pongan en común los objetivos, una agenda clara que no violente ninguno de los principios ideológicos: por ejemplo no se discute sobre el aborto, donde claramente hay diferencias sustanciales, ni sobre el modelo económico, la reforma energética, el voto a los menores de edad. La agenda es una agenda común que podría mover cualquier partido político en conjunto.

Es decir, ¿de quién no es la lucha contra la corrupción? ¿De quién es la lucha por la participación ciudadana? ¿Por la austeridad? ¿Por combatir la impunidad? Eso no tiene ideologías, no es de izquierda o de derecha, es del servicio público.

Otra lectura es la de decir que todos los partidos son iguales o que todos los gobernadores del PRI son los peores que ha habido, ni todos los partidos son iguales, porque hay diferencias marcadas y políticos que honran la actividad profesional pública y de los gobernadores del PRI podríamos hablar de que Aristóteles Sandoval en Jalisco, ha hecho el mejor gobierno en las últimas cuatro administraciones, en general, claro con sus matices negativos.

Esa lectura con matices nos permitirá leer el escenario político más claro y evaluar el desempeño de los servidores públicos de una manera más precisa, cercana a la verdad y sin usar la inquisición de los tuits.

 

@caguirrearias

 

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!