Opinión

50 años del sintetizador Moog / El banquete de los pordioseros

Hace 50 años… cuántas cosas, ¿no?, ya hemos hecho en otros Banquetes un repaso de estos eventos importantes, por ejemplo, hace 50 años se publicó el primer disco de Pink Floyd, The piper at the gates of down, el primero de los Doors, por cierto, homónimo, los 50 años de la celebración del primer festival masivo en la historia del rock, el Monterey Pop Festival, Janis Joplin y Jimi Hendrix también surgieron ese año, en junio los Beatles lanzaron una de las más grandes producciones discográficas en la historia del rock, el Sgt. Peppers lonely hearts club band,en agosto de 1967 fallece su manager Brian Epstein. y un poco más tarde, el 8 de diciembre de ese mismo año, el mundo conoció Magical mistery tour también del cuarteto de Liverpool. Procol Harum revoluciona el rock con su canción A whiter shade of pale, quizás el primer intento, aunque algunos consideran al propio Sargento Pimienta, de lo que después conocimos como rock progresivo.  

Justamente a este punto es al que pretendo llegar, la identidad el rock progresivo en sus orígenes tiene mucho que ver con el sonido de una herramienta musical, por no llamarle instrumento, y que conocemos con el nombre de sintetizador, específicamente el Moog.

Robert Moog creó su primer prototipo de esta joyita para el rock de los 60 y 70 entre 1963 y 1964 aunque todavía no encontramos algún antecedente del uso de este equipo en alguno de los grandes protagonistas del rock de la época. Fue un encargo del Alwin Nikolais Dance Theater de Nueva York. Muy pronto las grandes compañías de instrumentos musicales solicitaron una versión compacta de aquel enorme modular que sin embargo tenía un sonido único y que lamentablemente perdió al compactar su estado físico original, no obstante esta situación la versión compacta del sintetizador Moog se vendió inmensamente y no tardó en convertirse en una de las herramientas preferidas de muchos músicos de los decenios de los 60, 70 y con trascendencia hasta los 80 en donde se compactó aún más y su portabilidad satisfizo las exigencias de los músicos. Esta situación, además del desarrollo del Musical Instrument Digital Interface (Sistema MIDI) facilitó aún más la utilización de tecnología en el trabajo de composición musical, lo que ahora vemos ya como algo perfectamente normal.

Sin embargo, algunos músicos, posiblemente los más exigentes y cuidadosos con el sonido que deseaban proponer, aunque no hicieron a un lado estas ventajas que ofrecía la tecnología, seguían utilizando los instrumentos convencionales, lo que definitivamente tendremos que agradecer, y también prefirieron la utilización del enorme modular original creación de Robert Moog, uno de ellos, que en realidad no son muchos, es Keith Emerson, tecladista primero de The Nice y después de Emerson, Lake & Palmer, excelente tecladista, pianista, arreglista y compositor, entre la música que nos dejó esta un soberbio concierto para piano y orquesta que responde con solvencia a las más altas exigencias de la gran música de concierto. Pues bien, conocedor como muy pocos de la insustituible grandeza del piano, siempre utilizó el modular Moog, aun cuando ya se contaba con la versión compacta que conocemos como mini Moog, y es que la verdad que resulta un verdadero problema la instalación y uso adecuado de semejante aparato, pero los resultados que se obtienen de esa enorme pared rematada con un teclado hacen que el esfuerzo valga la pena, si no estoy mal informado, y si lo estoy seguramente tú me podrás corregir, sólo existen en el mundo tres aparatos de semejantes dimensiones, y uno de ellos, como ya lo hemos apuntado, era de Keith Emerson, que con su muerte el pasado 11 de marzo de 2016 dejó prácticamente descubierta la posibilidad de que alguien pueda ejercer el oficio de ejecutar dignamente este monstruo cuyo sonido es delicioso.

Posiblemente el primero en el rock en interesarse en el Moog fue Micky Dolenz de los Monkees quien adquirió uno de estos instrumentos por lo que a pesar de todas las cosas que se dicen de esta agrupación, fueron ellos los primeros en utilizar el Moog y lo hicieron en su disco Pisces, Aquarius, Capricorn & Jones Ltd en aquel año de 1967, posiblemente por la debilidad del sonido de los Monkees comparado con otros portentos del rock, el asunto haya pasado desapercibido, sin embargo sería un error no reconocer este pequeño detalle, después de los Monkees el uso del Moog fue un poco más frecuente, por ejemplo, los Rolling Stones lo utilizaron en el disco 2000 light years from home y los Doors también lo usaron en el álbum Strange days, por cierto, que fue tocado por Brian Jones de los Rolling Stones. En 1968 Simon & Garfunkel lo utilizaron en su disco Bookends y más tarde los Beatles también echaron mano del Moog en Abbey Road. A partir de ese momento la música popular en todas sus facetas lo usó, aunque ya en la versión compacta que conocemos como mini Moog, es en este formato reducido que algunos gigantes del rock se interesaron en este sintetizador, entre ellos Richard Wright de Pink Floyd y Rick Wakeman de Yes. Herbie Hancock lo llevó a otras latitudes musicales y extendió sus posibilidades.

Hace 50 años que el sintetizador hizo su entrada triunfal en el rock, de ahí invadió también otros lenguajes musicales, desde entonces, nada sería igual en ese inmenso e inabarcable espectro que consideramos música popular.

[email protected]

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!