Opinión

Aguascalientes y Barcelona / Análisis de lo cotidiano

 

En este momento viven en la ciudad de Barcelona más de mil hidrocálidos. Algunos de ellos son estudiantes haciendo cursos de posgrado y su estancia es temporal, otros, la mayoría residen en el lugar de manera definitiva porque están casados con catalanes y tienen allá su trabajo. Además, el número de visitantes de nuestra tierra hacia ese lugar supera fácilmente los tres mil turistas por año. Es difícil establecer cuáles fueron las causas de esta relación tan estrecha, sobre todo si tomamos en cuenta que la Villa de la Asunción fue fundada por andaluces y nuestra herencia es sevillana. Tal vez una de las razones es que Barcelona le resulta atractiva a todo el mundo. Fue la ciudad elegida por los genios de la plástica Picasso, Dalí y Miró. El genio innovador de Gaudí convirtió a la arquitectura urbana en un museo abierto. Desde la Edad Media es uno de los puertos más activos del Mediterráneo y por lo mismo receptor de grandes riquezas, que se notan en las amplias calles, grandes parques, bellas casas y hermosos edificios. Actualmente es un enorme imán académico, porque sus universidades e institutos de educación superior captan estudiantes de todo el mundo, desde luego miles de mexicanos y varios centenares de aguascalentenses. Ellos también vienen hacia nosotros. Casi un centenar de psicólogos vivieron entre nosotros durante cortas temporadas estudiando, practicando y ejerciendo la psicoterapia en un intenso intercambio académico que tuvimos durante tres años. ¿ Y a qué viene toda esta reflexión? A que en este momento nos une un movimiento civil, similar, aunque con toda proporción guardada. Al día de ayer los catalanes le llamaron el 1-O (día 1 de octubre) durante el cual se lanzaron a la calle y a centros de votación colocados en plazas, jardines, escuelas y lugares públicos para realizar el referéndum que exige la independencia de la Provincia de Cataluña para separarse de España y declararse como nuevo país. El movimiento no ha sido nada fácil, es un verdadero cisma que el gobierno del presidente Rajoy y el rey Felipe tratan de impedir a toda costa. El asunto tiene historia, ya que otras provincias como las comunidades de origen vasco han tenido una verdadera guerra durante muchos años, para declararse autónomas. En este momento, los vascos ya no pelean por ello, pero se autonombran País Vasco, tienen un idioma totalmente distinto al castellano y viven sus tradiciones como propias y diferentes al resto del país. ¿Logrará Cataluña su independencia? Es imposible saberlo, lo que ya logró es atraer la atención mundial sobre su impresionante gesto de civilidad. Algo similar ocurre en el resto del mundo, a la fecha, Puerto Rico el estado asociado a los Estados Unidos vuelve a buscar su independencia, que ha procurado desde hace muchas décadas. Sobre todo, porque su adherencia al país más poderoso del mundo solo le ha traído problemas y en este momento está aplastado por una deuda impagable, que lo tienen como país en bancarrota. Aguascalientes en su modesta medida hizo algo parecido. La firma multitudinaria realizada el domingo 24 (24-S) que fue promovida por jóvenes estudiantes tapatíos, puede parecer insignificante comparada con lo que ocurre en España y Puerto Rico, pero es un inicio. La petición de quitarle dinero a los partidos políticos, tal vez no sea la mejor causa, pero eso no es lo verdaderamente importante, lo que resulta significativo es que la voz de la ciudadanía puede hacerse sentir, hacia las buenas causas. Ni siquiera representa una confrontación con el Gobierno, más bien es una gran oportunidad para que pueblo y autoridades coincidamos en causas comunes hacia el bien común.

 

[email protected]

The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

2 Comments

  1. 02/10/2017 at 11:23 — Responder

    Estimado Dr. Grijalva:
    Primero felicidades por su nombramiento el frente de la Dirección Estatal de Salud Mental y Adicciones. Enfrenta usted un reto muy grande, empezando por un diagnóstico con rigor científico del problema del suicido en Aguascalientes.
    En segundo lugar, quiero agradecerle lo que escribe sobre Barcelona y cuando dice “Ellos también vienen hacia nosotros”, recordarle que hemos venido y vivimos felizmente en Aguascalientes, entre otros, un par de catalanes que usted conoce bien.
    Un abrazo.

¡Participa!