Opinión

Calles para todos / Agenda Urbana

Desde el inicio de su administración, la alcaldesa de la capital se ha dedicado a invertir (más bien gastar) en acciones que supuestamente mejorarán las calles de Aguascalientes, pero que difícilmente generarán resultados positivos en materia de movilidad. En decenas de calles vemos letreros interactivos para escribir mensajes, espacios publicitarios disfrazados de paraderos de autobús (obstruyendo banquetas) y arreglos florales en forma de carretas y bicicletas. La alcaldía parece no tener una política sólida y coherente en favor de la movilidad, y en lugar de invertir en proyectos y acciones que verdaderamente mejoren la eficiencia y seguridad vial se ha limitado a introducir este tipo de objetos. Ante la falta de ideas para realmente mejorar las calles de la ciudad la alcaldía podría explorar cómo diseñar e implementar una política de “Calles Completas” que verdaderamente genere beneficios.

Las Calles Completas son vías diseñadas y operadas para que las personas de todas las edades, capacidades y habilidades puedan transitar de forma segura, accesible y eficiente en la ciudad. Es decir, son vías diseñadas tanto para peatones, ciclistas y usuarios del transporte público como para automovilistas. De esta manera, las Calles Completas hacen que sea más fácil cruzar la calle, caminar a la escuela o usar la bicicleta para ir a trabajar, y permiten que el transporte público sea más confiable y seguro.

Una política de Calles Completas promueve la redistribución del espacio vial para proteger y promover la circulación de todos los usuarios de las vías. El diseño y la implementación de calles de este tipo requiere más que elementos estéticos: rediseño de intersecciones con criterios de movilidad universal; ampliación de banquetas; redimensionamiento de carriles vehiculares para promover velocidades seguras y asegurar espacio adecuado para infraestructura peatonal y ciclista; carriles exclusivos para el transporte público; funcionamiento eficiente de los semáforos para facilitar el flujo vehicular y mejorar la seguridad peatonal; mayor espacio público; y usos activos a nivel de calle como el comercio y los servicios.

De acuerdo con el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (2013), un caso de éxito en México es la Calle Completa de Eje 3 Oriente en la Ciudad de México, la cual cuenta con banquetas amplias, intersecciones seguras y universales, semaforización peatonal, una ciclovía confinada de 10 kilómetros -que generó un aumento de 24% en el número de ciclistas a sólo un año de haberse construido-, un carril exclusivo de Metrobús, y carriles de circulación vehicular. Evidentemente, esta Calle Completa cuenta con todos los elementos necesarios para facilitar la movilidad de manera eficiente y segura para los usuarios de cualquier medio de transporte.

Los beneficios de una política de Calles Completas son muchos. Veamos. El diseño de calles sólo para automóviles reduce la seguridad y conveniencia de otras alternativas de transporte que pudieran reducir el tráfico vehicular como la caminata, la bicicleta y el transporte público. Es decir, la inversión en calles incompletas evita que la gente se traslade en medios de transporte más sostenibles. En este sentido, las Calles Completas pueden reducir el tráfico y mejorar los tiempos de traslado al hacer que sea más seguro y atractivo caminar, usar la bicicleta y el transporte público.

Segundo, las Calles Completas mejoran el servicio de transporte público al introducir carriles exclusivos que aumenten la confiabilidad de los autobuses al evitar el tráfico y mejorar los tiempos de recorrido. Con ello, las Calles Completas pueden incrementar el número de usuarios del transporte público y reducir el uso y las externalidades negativas del automóvil como la contaminación, el ruido y los accidentes. Además, mejoran la eficiencia y la capacidad de las calles, ya que es posible transportar a más personas en el mismo espacio o incluso en un espacio menor.

Tercero, la ausencia de banquetas adecuadas e infraestructura segura para peatones y ciclistas son algunas de las razones por las cuales la gente suele evitar estos medios de transporte. En Aguascalientes, en lo que va del año lamentablemente nueve ciclistas han perdido la vida en accidentes viales. A través de infraestructura las Calles Completas pueden aumentar la seguridad de los peatones y ciclistas, y mediante un diseño adecuado pueden reducir las velocidades de los automóviles, lo cual es indispensable para reducir los accidentes pues entre más rápido circule un vehículo es mucho más alto el riesgo de morir o tener una lesión grave como consecuencia de un accidente -el 85 por ciento de los peatones atropellados a 50 km/h mueren; esta probabilidad baja a 15 por ciento a una velocidad de 30 km/h (WRI, 2015). Por último, las Calles Completas mejoran la salud de las personas al incrementar la actividad física, pues más personas pueden caminar y andar en bicicleta; con ello se pueden reducir los problemas de obesidad y otras enfermedades.

En conclusión, una verdadera política de movilidad debe promover espacios de calidad donde se pueda transitar y disfrutar de los beneficios de la vida urbana independientemente del medio de transporte. Las Calles Completas son únicamente un ejemplo de cómo se pueden lograr beneficios reales no sólo para peatones, ciclistas y usuarios del transporte público sino también para automovilistas. En Aguascalientes, lograremos poco con acciones limitadas y superficiales como adornar camellones y colocar letreros y publicidad en las calles.

 

[email protected] / @fgranadosfranco

Calle Completa Eje 3 Oriente, Ciudad de México. Fuente: ITDP 2013

 

The Author

Fernando Granados

Fernando Granados

No Comment

¡Participa!