Opinión

Design Week México 2017 / H+D²

 

Una vez más la Semana del Diseño celebrada en la Ciudad de México en pasados días logró reunir a lo mejor del diseño y la arquitectura en nuestro país, una semana llena de propuestas que refrescan el panorama de la actividad en sus diversas expresiones; académica, profesional, comercial y social. La organización del evento se enfocó más que en otras ocasiones a masificar el evento, a que mayor cantidad de público vea el diseño como un factor ineludible de su cotidianidad y parte vital para el desarrollo económico, social y cultural.

La semana abrió potente en el Museo de Arte Moderno con la inauguración de la expo 100 años de Diseño Suizo donde se exhiben objetos de sus más destacados personajes como Le Corbusier con sus sillas intemporales, Alfred Neweczerzal con el famoso pelador Rex y Hans Hilfiker con el reloj para estaciones, además de diversos diseñadores suizos con la muestra de numerosos objetos enfocados principalmente a la cotidianidad y el uso utilitario, lo interesante es como el diseño en ese país ha desarrollado procesos de industrialización para posicionar su diseño en el mundo mediante la denominación Swiss Made, esto es solo entendible debido a su añeja tradición de diseño que los posiciona en el ámbito mundial con la reputación de buscar formas propias y conceptos de diseño alejados de modas pasajeras y comerciales, una producción técnica de alta precisión y calidad de materiales tanto en el ámbito industrial como gráfico.

A la par en el Museo Rufino Tamayo se inauguró una serie de exposiciones complementarias y que dan muestra del amplio abanico cultural que el diseño presenta en cualquier contexto social, la exposición Inédito despliega el trabajo desarrollado por diseñadores mexicanos mediante la exhibición de un centenar de proyectos de carácter original, aquí podemos apreciar piezas desde uso utilitario para el hogar hasta objetos conceptuales para el entrenamiento, en el jardín del museo se presenta Pabellón Tamayo el cual es una instalación efímera llamada “Parteluz” que pretende llevar al espectador-usuario al encuentro con la luz y los sistemas constructivos, comprender su función de infinito cambio y la responsabilidad del espacio mexicano más allá de un objeto. Sin embargo lo más destacado es la exposición Visión y Tradición, la cual muestra los trabajos de colaboración entre diseñadores suizos y mexicanos, particularmente artesanos de Puebla, resulta interesante ver la sinergia entre la conceptualización del diseño suizo y las técnicas y materiales de los artesanos poblanos, la dualidad entre industria y artesanía y su punto de encuentro dando como resultado piezas de alta manufactura técnica y creativa, aportes indispensables de expresiones que vienen desde el mundo de la tradición objetual, pero que al incorporar nuevas estéticas y técnicas de producción rompen con el paradigma de la artesanía como repetición y presentan la construcción de nuevos lenguajes al mundo del diseño contemporáneo.

Subrayo también en el Centro de Cultura Digital la muestra Grafismo Suizo por ECAL enfocada en proyectos y trabajos gráficos desarrollados en la prestigiosa Escuela Suiza que es referencia mundial del diseño gráfico debido a su interés por todas las especializaciones, desde diseño editorial, carteles, tipografía, proyectos digitales, desarrollos museográficos, etc. impartiendo en sus talleres una visión integral del diseño gráfico. De esta muestra realizada en soportes digitales mediante pantallas se editó un libro bajo el mismo nombre que muestra ejemplos portentosos del manejo del color, el concepto y la idea de la expresión como medio para la comunicación gráfica. El proyecto Casa Wabi también es uno de los hitos que merecen seguimiento, esta organización civil sin fines de lucro tiene como objetivos el compromiso social y el promover la colaboración mediante el arte, aquí un par de diseñadores suizos en residencia y en colaboración activa con artesanos de la región de Santa Catarina Mechoacán en el estado de Oaxaca generaron objetos hechos con tejidos de palma, lo que supone además de una conexión cultural una colaboración efectiva en el intercambio de técnicas y procesos que impacten en la reactivación económica de la artesanía en la región.

También se presentaron proyectos complementarios y no menores que muestran la efervescencia del diseño en nuestro país dando origen a resultados interesantes como Estructuras Efímeras que constó de una intervención del espacio público en el Parque Lincoln en Polanco en donde diversas universidades de diseño y arquitectura exhibieron instalaciones efímeras, también Territorio Urbano bajo el precepto de reactivar el espacio público mediante talleres y exposiciones, y por supuesto la siempre bien recibida Ruta del Diseño y la Design House. México es un caudal de talento, expresión y creatividad, se están dando pasos firmes para posicionar al país como un centro mundial de diseño e innovación -sin exageraciones- en sus diversas áreas, por lo pronto tenemos bastante para mascullar en las próximas semanas ya que la mayoría de las exposiciones estarán hasta diciembre, esperamos con ansias la próxima Design Week México.


Vídeo Recomendado


The Author

Néstor Damián Ortega

Néstor Damián Ortega

No Comment

¡Participa!