Opinión

El Día del Médico / Análisis de lo cotidiano

Hoy lunes 23 de octubre se conmemora en México el Día del Médico, ya que internacionalmente se festeja el 3 de diciembre. En nuestro país se eligió la fecha porque en ese día en el año de 1833 se fundó el Establecimiento de Ciencias Médicas que fue la primera escuela de estudios superiores en Medicina, ajena a la enseñanza religiosa que se venía impartiendo en la Real y Pontifica Universidad de México desde 1597. En 1833 la presidencia de la República cambió de manos en cinco ocasiones, cuando Antonio López de Santana y Valentín Gómez Farías se la intercambiaron alternadamente. Gómez Farías fue un reformista liberal que realizó los primeros cambios en gobierno y educación retirándole poderes a la Iglesia. Uno de ellos fue clausurar la Universidad Pontificia y en consecuencia la escuela de medicina de manera que no siguiera impartiéndose como una carrera basada en conceptos teológicos y conceptos anticuados.

El Establecimiento fue la primera escuela científica. Fue hasta 1937 (hace 80 años) cuando los médicos decidieron agruparse en una asociación nacional y realizaron el primer Congreso de Sindicatos Médicos y ahí decidieron comenzar a festejar anualmente el Día del Médico. En 1964, los jóvenes médicos internos y residentes del Hospital 20 de Noviembre se pusieron en huelga para protestar por las infames condiciones en las que laboraban con horarios agobiantes, paga ínfima y malos tratos. El Gobierno del presidente Díaz Ordaz respondió con la fuerza, enviando a una tropa de granaderos quienes detuvieron y golpearon a los médicos. Ello provocó que los médicos de base y las enfermeras se enfrentaran a la fuerza pública y también fueron reprimidos. Así nació el primer movimiento de resistencia organizado por el gremio de médicos y enfermeras en la historia de nuestro país, algo insólito. El gobierno y algunos medios de comunicación se dedicaron a desacreditar el movimiento acusando a los galenos de inhumanos y desalmados porque dejaban morir a sus pacientes, lo cual nunca sucedió. El 25 de octubre de 1965 el presidente Díaz ofreció a los médicos del IMSS un gran baile con suculento banquete, actuación de destacados artistas nacionales y rifa de autos y televisores, mientras varias escuelas de medicina y hospitales seguían en paro. El presidente estuvo acompañado por los grandes dirigentes sindicales del seguro social y el Issste, lo cual fue considerado como la más grande deslealtad y traición y con ello el movimiento comenzó a decaer. Ante la presión económica por la suspensión de sus sueldos, muchos médicos volvieron al trabajo. Sin embargo, un año después el 23 de octubre de 1966 los médicos de todo el país nuevamente hacen reclamos a las autoridades porque los sueldos siguen siendo muy bajos, los horarios extenuantes y las condiciones laborales dentro de los hospitales de seguridad social continúan siendo deplorables. Otra vez enfermeras, internos, residentes y médicos de base son reprimidos con violencia. Y una vez más resurge la huelga de médicos, que dos años más tarde desembocaría en el Movimiento Estudiantil de 1968. Actualmente México tiene casi trescientos mil médicos, de los cuales el 43% son mujeres y el 68% tienen una especialidad. La medicina oficial ha mejorado considerablemente sus condiciones al gremio médico se le considera apolítico. No suele haber médicos en los puestos públicos de nuestro país y nuestro estado, salvo en las dependencias del área. Todo parece indicar que los galenos se politizan cuando hay una enfermedad social por remediar.

 

[email protected]

The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!