Opinión

Las “nuevas” candidaturas independientes / Punto crítico

By  | 

Publicidad

Vaya que se han dado sorpresas en el arranque del proceso electoral 2017-2018 para la renovación de los poderes legislativo y ejecutivo federales, así como de las diputaciones locales en el caso de Aguascalientes.

Luego de ver cómo el Instituto Nacional Electoral buscó a toda costa deslindarse de la responsabilidad del destino que ahora definirán los partidos a los recursos que les serían asignados y ante los reclamos ciudadanos, hemos visto a lo largo de estos días, una serie de iniciativas de cuadros que buscarán a toda costa ocupar un puesto de elección popular.

La figura de candidaturas independientes surge luego de la modificación a la legislación electoral, como una alternativa impulsada supuestamente por la sociedad, mediante la cual las personas, sin necesidad de militar en alguna fuerza política, pudieran llegar a la representación popular.

De entrada muchos aspectos se descalificaron, primero en el sentido de la enorme cantidad de firmas ciudadanas que tendrían que presentar los interesados ante la autoridad electoral, con su copia respectiva de la credencial del INE -lo cual causó desconfianza- para demostrar el aval o simpatía de un sector de la población hacia esa nueva propuesta

Posteriormente se criticó el piso -nada parejo- que recorrerían estos candidatos, y es que comparativamente con lo que en recursos tendrían las instituciones políticas “tradicionales” para poder difundir la imagen de sus cuadros bajo un presupuesto que les asignaría el Instituto, que es muy superior a lo que se destina a los independientes.

La distribución en los tiempos de estado, tampoco les favorecería a los postulantes sin partido, ya que por ley, ésta se da en proporción a los resultados de elecciones anteriores, de tal forma que en este apartado tampoco tendrían muchas alternativas de dar a conocer sus propuestas de trabajo.

Pese a esto, el INE salió con todas sus fuerzas a defender la ley y plantear otros escenarios de difusión como el de los medios alternativos: el internet y más en específico las redes sociales. Con todo y este escenario adverso, hubo quienes contendieron y uno que obtuvo la victoria.

Uno de los casos que en su momento más llamó la atención, el de Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, actual gobernador de Nuevo León, que dicho sea de paso apenas logró ocupar su cargo y a poco menos de dos años, ya busca lanzarse de candidato a la Presidencia de la República, lo cual ha sido bastante criticado por la misma ciudadanía que en su momento le dio la confianza para gobernar aquel estado del norte de la República.

Llama la atención que en este proceso electoral que recién se oficializó, ya varios cuadros de los principales partidos políticos, al no verse favorecidos con la simpatía de sus dirigentes, han decidido abandonarlos a pesar de la trayectoria alcanzada y con todo y sus años y años de militancia.

Casos como los de Margarita Zavala, María Luisa Calderón y José Luis Luege, cuadros que dejan el Partido Acción Nacional y con fuertes reclamos y señalamientos respecto de la poca claridad de objetivos, la manipulación, el manejo de intereses y otras cuestiones que caracterizan a su actual dirigencia.

De tal manera que ahora, los “nuevos candidatos independientes” son personajes que dejan sus institutos políticos para a toda costa llegar al poder, bajo discursos que suenan ya trillados de buscar otra visión que simpatice con las necesidades del pueblo.

¿Qué tan favorecedoras serán “estas otras propuestas”? Lo vivimos aquí en Aguascalientes, durante el pasado proceso en el que Gabriel Arellano, priista de larga trayectoria pretendía llegar a la alcaldía de Aguascalientes. Finalmente no lo logró pero cerca estuvo y bajo este escenario seguramente estaremos viviendo ahora en lo local lo que está ocurriendo en el plano nacional.

¿De verdad necesitamos que sean los mismos políticos, pero ahora sin partido, los que nos representen? O quizás pudiéramos buscar otras alternativas que se encuentren alejadas de la política y de los intereses mezquinos que la envuelven.

Sirva la reflexión para empezar a conocer los planteamientos y el escenario, las propuestas y las alternativas que tendremos o impulsaremos en la definición de quienes habrán de ser nuestros representantes populares.

¡Participa!