Opinión

Los políticos, la exigencia de pureza, el doble estándar y El Hombre Araña / Bocadillo

 

Las historias de superhéroes que redefinieron el género a finales de los ochenta usualmente daban vuelta al conflicto de ser un símbolo puro y casto dentro un mundo podrido y corrupto. Por ejemplo, Watchmen y la deconstrucción de arquetipos comiqueros, siendo que básicamente todos su protagonistas eran una mierda por no poder vivir en los estándares que les exigía la sociedad. En Dark Knight Returns tenemos a un Batman decadente y que rosa en lo malvado, fracaso además en su lucha contra el crimen y siendo todo lo contrario al cliché del Superman boy scout, llevado al extremo por Frank Miller.

Y esos dos son los ejemplos más obvios y comerciales que encontramos en dicho formato. Hay obras dos rayitas más oscuras, como Marvels (Busiek/Ross). Dicha novela gráfica tiene como narrador a un reportero del Daily Bugle que básicamente observa a lo largo de décadas como los héroes de Marvel hacen mierda la civilización moderna con sus conflictos. Eso estaba 15 años adelantado a Civil War. Lectura seminal para comprender la obsesión de cineastas, guionistas y dibujantes modernos con poner en duda la pureza de los mencionados personajes.

El arco argumental de un político puede verse de dicha manera. Todos y cada uno, tienen la exigencia de ser puros. Esa es la palabra. Incorruptibles, honestos, cercanos a la población. Con estándares 1) inmamables 2) incumpibles, de comportamiento. Y también con doble estándar, lo que se le perdona a AMLO no aplica para un gobernador random del PRI. Pedro Kumamoto, San Pedro, tiene un halo de pureza que hace que la sociedad [la misma que ha encumbrado su tibieza] se haga de la vista gorda en indefiniciones (o copiar iniciativas). Mismas que para un legislador local emanado de un partido, al menos le ganarían una nota negativa en Sin Embargo o Animal Político.

En Spider-Man, la de Sam Raimi, el Duende Verde le dice a Spidey que es sólo un engendro como él y que la misma sociedad que lo encumbra, al final sólo querrá verlo caer. Ese discurso no difiere mucho en lógica que el del Guasón hacía Batman en Dark Knight (la de 2008). “Sólo eres otro fenómeno, como yo”. Así, con los políticos. Hay buenos o competentes que no pudieron nacer independientes, ergo, una sociedad poco informada los ve como malos por tener partido o no ser súbditos de AMLO. Hay mediocres que se les ve como “buenos” o “del pueblo” por ser tocados por el dedo luminoso del tabasqueño. Dicha miembro incluso sirve para limpiar las memorias de Camacho Solís, Bartlett y Bejarano.

El enemigo en 2018 son las narrativas absolutas, las de buenos y malos. Aunque cada equipo de comunicación política vaya hacia ese rumbo. Nadie es puro. Veamos congruencia, capacidad de reconocer y enmendar errores (porque se vale) y resultados. Sólo los datos podrán salvarnos. No hay héroes. O es más, podemos ser nuestros propios salvadores si nos quitamos la hueva. ¿Qué dices?

 

[email protected] | @masterq


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!