Cultura

Personas no preparadas desplazan a profesionales del doblaje | Entrevista Isabel Martiñón

 

  • Para hacer doblaje se tiene que ser actor, se tiene que estudiar, no solo improvisar

_____

Isabel Martiñón, actriz de doblaje.

El domingo 22 de octubre se llevó a cabo una convención en el Foro Trece del Museo Espacio dedicada a la animación, los videojuegos y a la cultura japonesa. En este evento se contó con la participación de Isabel Martiñón, quien se ha desempeñado como actriz de doblaje desde hace más de 27 años, además de desenvolverse en cine, teatro, comedia, entre otros. La Jornada Aguascalientes tuvo la oportunidad de conversar con Isabel para conocer su opinión acerca de su profesión como actriz de voz y su punto de vista sobre el doblaje en México.

Actualmente, Isabel Martiñón trabaja en la serie chilena Papelucho como estelar, realiza espectáculos de comedia y atiende llamados para doblaje, aunque ya no con la misma frecuencia. Ha prestado voz a personajes como Bulma, Naruto, Gumball Marceline y ha participado en el doblaje de series televisivas como Hechiceras, Lost, Hannah Montana o CSI: La escena del crimen, entre otras.

_____

 

Limitaciones del trabajo

Me he dedicado un poco en todo: en películas, en series, en documentales. En animación he tenido mucha suerte para tener personajes que han tenido éxito, que a los chicos les gusta, y creo que es por eso que me identifican más, por las caricaturas, pero yo trabajo en todo.

La mayoría de los personajes que he tenido de un tiempo para acá son niños. No me cuesta trabajo, la verdad, me gusta caracterizar y se me da (…).

A mí me gustan todos mis personajes (…) es un actuar diario interpretar varios personajes, puedo ser un niño, puedo ser una persona grande, y me divierte. Aunque me pasó en el caso de Jaden, de Yu-gi-oh!, que se fue la serie a otra empresa en donde actores de la ANDA no podíamos trabajar y tuve que dejarlo, me gustaba la serie, me gustaba hacer a Jaden, pero dije que no, no voy a perder mis derechos en el sindicato por ir a otra empresa a hacer la voz y aparte me pagaban menos. No somos dueños de los personajes, me encariño y todo, pero ni modo (…).

Desde que salí de la escuela -estudié en la Asociación Nacional de Actores (ANDA)-, yo quería ser socia de ese sindicato, cuando yo entré a doblaje, a mí me animaban a entrar al sindicato de Televisa, yo no quise, me seguían y me seguían; se me dificultó mucho el trabajo porque, como la empresa era de Televisa, me vetaban y no me daban llamados, los directores me decían “es que te ponemos y te quitan”.

 

Personas no preparadas desplazan a profesionales

Cada vez hay más voces nuevas. Hay muchos chicos que son fandobs, que toman un curso de tres meses y sienten que ya son actores. Para hacer doblaje se tiene que ser actor, se tiene que estudiar no solo improvisar con cursos porque se manejan muchas emociones como actores. Yo siempre he dicho que un actor de cine, por decir, que se va a doblar una actriz, se prepara meses con su personaje, el guion y todo, otras personas llegan y no muestran matices, es todo plano. Yo no estoy en contra de que se involucren nuevas voces, pero que se preparen (…).

Yo les recomiendo a las personas que estudien, que se preparen porque no nada más se puede hacer doblaje, muchas veces tendrán suerte o tendrán el talento, pero otras veces no, qué va a pasar si pasan meses y no los llaman para un personaje, pues entonces a prepararse para otra especialidad. Otras oportunidades (para los actores) es el teatro, el cine, la televisión, en producción. No sólo es el doblaje (…).

A mí me ha tocado ver de todo, hay veces que llegan chicos recomendados de los dueños (de productoras) y que dicen “tú vas a hacer este personaje”, le imponen las personas al director: “le vas a dar llamado a fulanita”, supe de la anécdota de un compañero, que le llegó un chico que iba a hacer un estelar, el chico en su vida había hecho doblaje, y le preguntó el director: “tú has hecho doblaje”, “no, es mi primer llamado”, fue a producción y les dijo “yo no voy a estar enseñado a este chico, cómo le dan el estelar a alguien que nunca ha hecho doblaje” (…), si quieren traer a gente recomendada por ellos, que empiecen por papeles pequeños (…). También hay compañeros que tienen su escuela de doblaje, se llevan a sus alumnos y dicen “mis alumnos no te cobran por hacer los ambientes”, eso ocasiona que desplacen a actores que sí saben hacer el trabajo, porque los chavos con tal de hacer ambientes, dicen “no me van a pagar, pero voy a tener experiencia”, eso está mal.

 

¿Se vive con el miedo de ser vetado?

Sí. Inclusive me vetaron de la empresa donde doblo Naruto porque llegó un comercial hace años en donde me pagaban una cantidad de risa, que ni siquiera un comercial de radio se cobra así. Les dije “es una miseria lo que me están pagando” (…) yo luché mucho porque me pagaran lo que yo pedía, lo justo, me pagaron, pero me vetaron, me dejaron de dar trabajo. Ya hasta los cuatro años me hablaron para hacer Naruto otra vez (…), les dije “por qué me vetaste, llevo cuatro y ya no tengo trabajo aquí y era donde más trabajaba (…) he visto personajes que yo doblaba y ya no me los dan”, me dicen “no, es que el cliente ya no quiere que los doblen los mismos actores porque ya les creció el pelo, ya les nació barba”, es una excusa de lo más tonta. Si los personajes tienen más edad, no es problema, podemos bajar la edad, por eso somos actores de voz. Son pretextos tontos, al menos yo no me he dejado en ese aspecto, es por eso que tengo poco trabajo ahora. Primero está mi dignidad, sí me invitan a empresas donde te pagan mucho menos, donde no te pagan el fijo, no te pagan el estelar, yo prefiero trabajar en pocos llamados, pero que sean de la ANDA, que yo no tenga que estar persiguiendo porque no me han pagado. Sí está un poco difícil la situación.

 

Antes el doblaje era mejor pagado

Entre otras cosas, sí. Tengo entendido que antes era la especialidad mejor pagada, en doblaje se ganaba mucho mejor que en tele y en cine. Dicen los actores o hijos de actores, como Pedro de D’Aguillón Jr., que antes con el sueldo de un mes te comprabas tu Volkswagen, ahora ¡cuándo?

 

¿La alta demanda no reduciría la calidad en el doblaje?

Todos los que amamos el doblaje lo defendemos y vamos a tratar de hacerlo bien para que no se haga este problema como en España*. Hay un grupo de directores con sus actores, yo puedo trabajar bien con equis director, pero con otros no, que nunca me llaman, por ejemplo, pero entre todos podemos hacer labor para que todo salga bien.

Hace años inclusive la actriz de cine María Rojo quería quitar el doblaje, porque decía que por el doblaje la gente no iba a ver el cine mexicano (…) y luchamos para que no quitaran las películas dobladas. El doblaje es muy necesario en México y en Latinoamérica, no creo que se llegara a ese problema.

The Author

Omar Tiscareño

Omar Tiscareño

Omar Tiscareño. Editor de La Jornada Aguascalientes. Colabora en la columna semanal Águila o Sol. Enseña español a extranjeros. Tiene fijación por la lingüística, la fotografía y la otredad. Le gusta nadar cuando llueve.

No Comment

¡Participa!