CulturaOpinión

Sexto concierto de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes

Pensé que habría poca gente en el Teatro Aguascalientes y me siento feliz de haberme equivocado, lo cierto es que el programa para este sexto concierto de la tercera temporada del año 2017 no era exactamente un concierto muy taquillero, es decir, no se tenía una de esas obras gancho que suelen convocar a una buena cantidad de personas, no, no era este el caso, se programó excelente música, de eso no existe la menor duda, pero se trataba de obras muy poco escuchadas y que la verdad muy poca gente conocía, en lo personal, conozco música de todos estos compositores que habían sido llamados para este sexto programa, pero sólo una de las obras incluidas ya la había escuchado, lo demás era nuevo, así que con esa curiosidad de conocer un repertorio nuevo, me dirigí al Teatro Aguascalientes.

Mi primera sorpresa fue encontrar el estacionamiento con muchos más carros de los que había ingenuamente llegado a suponer y claro, la sala con una entrada regular, normal para todos los conciertos de la OSA, evidentemente muy por encima de mis pobres y por fortuna erróneas expectativas, pero todavía quedé mucho más satisfecho al ver la reacción del público a cada una de las obras ejecutadas en este concierto, eran verdaderas ovaciones y no sólo un aplauso de compromiso, no, de verdad quienes asistimos a este concierto disfrutamos al máximo de la magia y los encantos de su majestad la música.

Me queda perfectamente claro que menosprecié al público de Aguascalientes que ya en más de una ocasión ha manifestado una sensibilidad especial para apreciar la música, incluso aquellos repertorios de mayor exigencia, exigencia que también recae en el escucha, no sólo en los intérpretes. Sí, en efecto, me siento feliz de haberme equivocado.

El programa de este sexto concierto se compuso de compositores mexicanos, sin embargo, muy diferente al programa del 15 de septiembre que también con un repertorio exclusivamente mexicano, estaba diseñado más en función de atender un lenguaje nacionalista, no fue este el caso.

El programa estaba compuesto por compositores como Arturo Márquez, posiblemente el de mayor sabor nacionalista por el incuestionable folclore de sus ocho danzones del cual escuchamos el N0.4, Eduardo Angulo, Samuel Zyman, y Arturo Rodríguez

El programa fue modificado, no en las obras que escuchamos, sino en el orden de las mismas, originalmente se había programado iniciar con el Danzón NO.4 de Márquez, pero el maestro Jesús Medina, director huésped para este sexto programa decidió iniciar con la obra del maestro Samuel Zyman, sin duda, uno de los más importantes compositores mexicanos de esta generación, en realidad todos los convocados para este concierto lo son, pero Zyman suele recibir encargos muy importantes, de hecho este fue uno de ellos. Yo conocía esta obra musical para gran orquesta porque la escuché en un concierto de la Ofunam, ya ves que los domingos los transmiten en vivo por TV UNAM y Canal 22 y claro, nunca me los pierdo. Con motivo de la celebración de las 80 años de fundación de la Filarmónica de la UNAM, esta entidad musical encaró a Zyman una obra y esta fue Ríos y veredas que anoche escuchamos al inicio del concierto. Después continuamos con uno de los que yo considero atractivos de este programa, el Concierto para salterio y orquesta de Eduardo Angulo con la participación del maestro Atlas David Zaldívar, quien por cierto, fue quien solicitó la obra al compositor, así que disfrutamos de una obra que fue ejecutada por el propio destinatario de la misma, asunto que en muy pocas ocasiones tenemos oportunidad de apreciar, al mismo tiempo que disfrutar de un concierto para un instrumento nada convencional es sumamente atractivo. La duda que me queda, y mi duda surge por la falta de conocimiento de las verdaderas posibilidades sonoras de un instrumento, en este caso el salterio, es saber si el sonido del protagonista del concierto estaba amplificado o esa es la potencia de voz del salterio, lo cierto es que sonó de verdad impresionante.

En la segunda parte del concierto disfrutamos del Danzón No.4 de Arturo Márquez, una obra exquisita y de una ejecución impecable. Continuamos con Bacanal, otra vez de Eduardo Angulo, para concluir con el Mosaico Mexicano de Arturo Rodríguez.

Lo cierto es que el maestro Jesús Medina, director huésped para este sexto concierto de temporada, hizo sonar, y bien, a nuestra sinfónica, logró momentos verdaderamente excelsos y dejó a todo el público satisfecho. Entiendo que nos debe quedar perfectamente claro que no por no conocer las obras con las que se diseña un concierto, no por eso tenemos derecho a desdeñar el mismo y sólo asistir a la sala cuando se toque a Mozart, Vivaldi, Bach o Beethoven, enorme error al que se suele caer sólo por el turbio vaho de la siempre despreciable ignorancia, no sé a qué se deba esa necia actitud de resistirse a conocer cosas nuevas, es raro y lamentable, pero así solemos ser en algunas ocasiones.

Para la próxima semana, en el cierre de temporada se presentará íntegramente Los Planetas de Gustav Holst, dirigirá nuestro director titular, el maestro José Areán. Este séptimo concierto se va a celebrar en la explanada del Museo Espacio a las 20:30 horas del próximo viernes 6 de octubre, por ahí nos veremos, si Dios no dispone lo contrario, y recuerda, ya inició la edición 49 de la Feria del Libro más antigua de México, en efecto, la de Aguascalientes, en esta ocasión tiene como sede el Foro Trece del MECA (Macro Espacio para la Cultura y las Artes) en el complejo de las Tres Centurias, por ahí nos veremos en la semana.

 

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!