Política

Con una iniciativa se solicita presupuesto para analizar el agua de Calvillo

 

  • Necesario comprobar, a través de investigaciones profundas, la causa de enfermedades renales en esa demarcación
  • En Calvillo achacan enfermedades renales a la alimentación y a las picaduras de alacrán

 

La diputada local Mayela Macías Alvarado pugna con una iniciativa, que se asigne un porcentaje del presupuesto para que, a través de investigaciones a profundidad del agua en Calvillo, se compruebe su relación con las enfermedades renales que sufren un alto porcentaje de la población de dicho municipio.

Ante las suposiciones sobre el origen de las enfermedades renales en Calvillo, la diputada por Nueva Alianza señaló que no hay un estudio sobre este tema por parte del estado, aunque confirman que no es atribuible al agua y el gobierno municipal asegura que se trata de un problema relacionado con la alimentación de los calvillenses.

Detalló que su iniciativa señala que los recursos para el análisis del agua habrán de provenir del sector salud, aunque también compete a quienes otorgan el servicio del agua, en este caso al ayuntamiento de Calvillo.

Macías Alvarado explicó que la iniciativa nace a partir de los resultados de unas investigaciones que se realizaron en la Universidad Autónoma de Aguascalientes para la obtención de un postgrado, en las que se señala que una de las causas de las enfermedades renales en dicho municipio es por la calidad del agua; aunque hay quienes lo achacan a otras circunstancias, como la alimentación y hasta picaduras de alacrán, lo cual consideró absurdo.

“Yo considero que tiene que ser cuestión precisamente del agua, por lo que hay que investigarlo bien, y la autoridad que en este caso es la Secretaría de Salud haga las investigaciones adecuadas, que se ejerza un presupuesto directo a esta investigación y que paulatinamente se incremente para dar seguimiento y se apliquen políticas públicas de prevención”, explicó la también profesora.

Dijo que es necesario reconocer que en general el agua de Aguascalientes es “dura”, es decir que está cargada de metales, por lo que es necesario definir con exactitud qué tanto afectan a la salud de la población y el tratamiento que se tiene que dar a esa agua para que perjudique menos; pues aunque se tratan de mantos freáticos distintos en varias zonas de la entidad, hay un punto en el que se conectan: “La solución es saber qué es lo que está provocando esto y como es lo que tenemos que en determinado momento realizar para que sea el agua mucho mejor al consumo de las personas”.

La iniciativa habrá de discutirse aún en la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social para que posteriormente analizada y tal vez aprobada por el pleno legislativo.

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!