Opinión

Celebración en Sochi; amenaza sobre el Líbano / Taktika

 

Colegio de Estudios Estratégicos y Geopolíticos de Aguascalientes, A.C.

 

Sochi, Rusia. 20 de noviembre de 2017. El larguirucho sirio, vestido con un traje gris oscuro, abraza tiernamente al presidente de la Federación Rusa: Vladimir Putin y le entrega un obsequio. Luego, Putin y su huésped, Bachar al-Assad, conversan por tres horas. A continuación, Putin y Assad se reúnen con la plana mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia.

El ruso dice: “Quiero presentarte a la gente que jugó un rol clave en salvar a Siria. Él me dijo hoy durante nuestras conversaciones que, gracias al Ejército ruso, Siria se había salvado como estado”. Assad completa el comentario de su anfitrión diciendo: “Me gustaría resaltar el esfuerzo hecho por las fuerzas armadas de la Federación Rusa, los sacrificios que ellos han hecho”.

La escena arriba mencionada sirve como prólogo al presente artículo, el cual tiene por objetivo explicar por qué Rusia celebra la victoria en Siria y, al mismo tiempo, los nubarrones de guerra que se ciernen sobre El Líbano.

En el verano de 2015, el régimen de Bachar al-Assad, quien, al igual que un boxeador vapuleado ya no sentía lo duro sino lo tupido, se encontraba al borde de la derrota. El genio de la geopolítica moderna, Vladimir Putin, fue convencido por el general de la Guardia Revolucionaria iraní, Qasem Soleimani, de que sólo una acción conjunta de Irán y Rusia podría salvar a al-Assad.

Conocedor de la derrota sufrida por el Ejército soviético en Afganistán y del trauma que esto había provocado en Rusia, el estratega iraní ofreció al estadista ruso el envío de miles de milicianos chiíes provenientes de Afganistán, Irak y El Líbano, los cuales serían asesorados por oficiales de las Fuerzas Especiales iraníes, los Quds. De esta manera, Rusia sólo intervendría con fuerzas aeronavales y un grupo selecto de asesores: los famosos Spetsnaz.

“Poco a poco, lentamente” (Juan Gabriel dixit), la marea de la guerra fue, a partir de septiembre de 2015, cambiando a favor del eje Bagdad-Moscú-Teherán. La liberación de Alepo, Palmira y Deir ez-Zor fueron hitos en la contienda librada contra los acólitos de Arabia Saudita, Israel, Qatar y los Estados Unidos. Es decir, los “rebeldes moderados”, que en realidad eran una horda de fanáticos musulmanes.

La reunión que Putin sostuvo con Assad y la conversación telefónica con el mandatario estadounidense, Donald Trump, indican que la influencia de Moscú en Medio Oriente y el Mediterráneo oriental se encuentra en su cenit. Asimismo, el conclave que se celebrará mañana, miércoles 22, con sus pares de Irán, Hasán Rouhaní, y Turquía, Recep Tayyip Erdogán, respectivamente, es para delinear los pasos a seguir en el proceso de reconstrucción y reconciliación en Siria e intentar detener los vientos de guerra que soplan sobre El Líbano.

Por su parte, el otro aliado clave de Assad: el presidente de Irán, Hasán Rouhaní, declaró la victoria sobre el Estado Islámico, “un grupo terrorista que fue nutrido y armado por las principales potencias mundiales y algunos países reaccionarios de la región”¹. Asimismo, Rouhaní agradeció a “todos los guerreros del islam, nuestros diplomáticos, la nación, las fuerzas armadas”. Al mismo tiempo, Rouhaní sostuvo una conversación telefónica con su contraparte francesa, Emmanuel Macron, a quien dijo que Irán “no busca dominar” Oriente Medio pues su presencia en “Irak y Siria responde a la invitación de estos países para luchar contra el terrorismo”².

Siria parece vislumbrar el fin de la guerra, pero sobre su vecino, El Líbano, se arremolinan los torbellinos de la locura bélica: el 4 de noviembre, el primer ministro, Saad Hariri, anunció su renuncia desde la capital saudita, Riad. Para Irán, Irak, Rusia y Turquía esto olía a una de las “geniales ideas” del heredero al trono saudita, Mohammed bin Salmán (MBS), quien desea detener el auge de Irán, pues MBS está tratando de moldear una nueva realidad fuera de Arabia Saudita. El siguiente cuadro lo explica:

 

Tabla de maniobras de Mohamed Bin Salmán (MBS)

Tópico Maniobra
Pakistán Los mejores aviones de combate saudíes son pilotados por pilotos pakistaníes y mercenarios pakistaníes sirven en las unidades clave del Ejército saudita.
La Hermandad Musulmana Arabia Saudita ha instigado un bloqueo contra Qatar y desatado la guerra financiera contra Turquía, los principales valedores de la Hermandad Musulmana.
Rusia MSB, acompañó al monarca Salmán bin Abudilaziz en su peregrinaje a Moscú, pues necesita el apoyo ruso para frenar el expansionismo iraní y para apuntalar los precios del petróleo.
China Beijing apoya la integridad territorial de Arabia Saudita y desea que se integre a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la cual complementa la visión de Arabia Saudita 2030.
Israel El jefe del Estado Mayor, Gadi Eisenkot, prometió compartir inteligencia con Arabia Saudita, en caso de que ésta se vea en conflicto con Irán.

Fuente: elaborado por el autor con datos tomados de: Asia Times, CNBC y La Jornada Aguascalientes.

 

El último tópico de la tabla es el más ominoso, pues el eje Riad-Tel-Aviv ha salido a la luz pública y parece escoger El Líbano como el teatro de operaciones para la próxima confrontación con Irán. El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, tuiteó: “Irán quiere establecerse militarmente en Siria, al lado de Israel. Israel no dejará que suceda”.

El presidente del Líbano, Michel Aoun, por su parte tuiteó: “Líbano ha confrontado agresiones israelíes desde 1978 hasta 2006 y ha sido capaz de liberar sus territorios”.

Lo anterior, lleva al escribano a preguntarse, al estilo del Chapulín Colorado: Y ahora, ¿quién podrá detener la marcha hacia la nueva guerra?: ¿China? ¿Rusia? o el hombre que pertenece al basurero de la historia: Donald Trump.

Aide-Mémoire. Robert Mugabe, el Porfirio Díaz de Zimbawe, ha renunciado después de 37 años en el poder.

 

1.- Iran’s president declares elimination of Islamic State in Syria https://goo.gl/3hdifp

2.- Hasan Rohani responde a Francia que Irán no busca dominar Oriente Medio https://goo.gl/iiNQ1W

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!