Opinión

Detrás del volante, víctima o victimario / Punto crítico

 

¡Es cierto! Aguascalientes ha crecido en todos los sentidos, en territorio, pero también en población, producto del desarrollo económico que ha alcanzado o bien por ser un lugar en donde la naturaleza no impacta de tal forma que ahuyente a sus habitantes, cada vez somos más.

Por este motivo, la ciudad ha tenido que modernizarse en su infraestructura, pero sobre todo en sus vialidades, de tal forma que más o menos se enfrente el número creciente de personas que circulan en automóvil por sus distintas arterias.

El aumento del parque vehicular ha provocado períodos de alta contaminación, pero al mismo tiempo ha disparado el número de accidentes viales y las muertes ocasionadas por estos percances, al grado que el estado escaló en los últimos años al décimo segundo lugar nacional en incidencia de víctimas mortales, por colisiones y atropellamientos.

De acuerdo a las cifras que nos proporciona el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, nuestra entidad registra un índice de víctimas mortales en accidentes de tránsito en zonas urbanas, de 5.6 por cada 100 mil habitantes.

Mañana se conmemora el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de los Accidentes de Tráfico, y hay números interesantes que se debieran analizar para conocimiento de todos, pero sobre todo, para replantear las políticas gubernamentales que no han sido tan efectivas como para revertir la tendencia a la alza.

En el ámbito nacional, el Inegi revela que el promedio de víctimas muertas por cada 100 mil habitantes fue de 16.5; lo que contrastado con lo que ocurre en el mundo, posiciona a México en el lugar 112 de 179 países con 12.3 fallecidos, lo cual se conoce a partir de la información que proporcionan los certificados de defunción.

Volvamos a lo que sucede localmente, en Aguascalientes el 56.8% de las muertes que ocurren en un accidente de tránsito, corresponden a conductores y pasajeros, en tanto que los peatones que fallecen en el lugar del accidente representan el 32.4 por ciento.

La clasificación por tipo de víctima indica que el 71 de las muertes que ocurren en un accidente de tránsito corresponden a conductores y pasajeros, en tanto que los peatones que fallecen en el lugar del accidente representan el 23.5 por ciento.

El tipo de accidente que presenta la mayor cantidad de conductores que mueren corresponde a la colisión con vehículo con el 25.3% de las víctimas; el segundo lugar corresponde a la colisión con motocicleta con el 21.6% y en tercer lugar a la volcadura con el 19.8 por ciento.

A pesar de los esfuerzos por aumentar los costos de las multas para quienes conducen y manipulan su teléfono celular, la cifra de personas implicadas en accidentes por distracción y que mueren, también ha crecido de forma exponencial.

El alcohol es otro factor que no ha permitido una reducción en la incidencia de siniestros de este tipo, lo peor es que las cifras que dan a conocer las autoridades en seguridad pública muestran que esto les ocurre a jóvenes y a edades más tempranas: las lesiones causadas por este tipo de percances son la causa principal de muerte en el grupo de personas de 15 a 29 años de edad.

De un momento a otro podríamos ser partícipes de un incidente, más cuando la mayoría conduce sin precaución, a altas velocidades, incluso sin los instrumentos de seguridad que nos permiten viajar de forma segura.

Deténgase un momento y piénselo, ¿vale la pena arriesgar su vida por llegar a tiempo, o peor aún la de su familia, o la de un inocente? Sirva esta reflexión para en la medida de nuestras posibilidades reducir los riesgos a los que nos exponemos al conducir un vehículo, pero también para conocer las leyes y tener más pericia al momento de estar detrás del volante.

The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!