Opinión

Las 10 obras más interpretadas de la música de concierto / El banquete de los pordioseros

 

A ver, vamos a divertirnos un poco, porque créeme que este ejercicio no es más que por simple diversión, no hay otra razón, y con el fin de pasarla bien, considerando esto, dime entonces, ¿cuáles consideras que sean las 10 obras de la gran música de concierto más interpretadas en todo el mundo? Lógicamente hay estadísticas que nos dicen con la frialdad de los números cuáles son esas obras y de verdad que con algunas de ellas no podemos evitar sorprendernos. Si nos gusta la música académica, como supongo que así es, entonces tendremos seguramente una propuesta. Te voy a dar mi punto de vista y después, consultando las estadísticas veremos en cuántas coincidimos. Quiero decirte con honestidad que no hago trampa, antes de consultar alguna fuente, me aventuro a ofrecer mi opinión, seguramente tú tendrás la tuya y no sé en cuantas coincidamos, no voy a incluir el repertorio operístico, eso sería tema para otro banquete, me quiero referir exclusivamente a la música sinfónica, por lo que también omitimos el generoso repertorio de la música de cámara y de la música sacra, de todo ello nos ocuparemos en otra ocasión. Por otro lado, si hablamos de las 10 obras más interpretadas en todo el mundo, bastaría con citar las 9 sinfonías de Beethoven y quizás agregar el concierto Emperador o el Concierto para violín y fácilmente completar las 10 más interpretadas y saldríamos muy bien librados del compromiso, pero seamos un poquito más detallistas, vamos a ver.

Empezando por el 10 hasta el primer lugar colocaría…, por Dios, menudo lío en el que me metí, pero bueno, ya inicié, terminemos este asunto, a ver…, pudiera ser…, ok, pondré el Concierto para violín de Sibelius en el lugar número 10, es el único concierto compuesto por el maestro finlandés. En el nueve se me ocurre colocar el Concierto para violín de Mendelssohn, una verdadera joyita del concierto romántico. La Sinfonía Fantástica de Berlioz, ejemplo máximo de la música programática, no puede estar marginada de esta lista y la coloco en el octavo lugar. La Sinfonía sexta de Beethoven, conocida con el nombre de Pastoral la ubico en el lugar número 7. En el sexto sitio…, déjame ver…, bien, se me ocurre que podamos colocar a Brahms con su concierto para violín, sin duda uno de los mejores compuestos para este instrumento en todo el repertorio concertante.

Ya estamos en el quinto lugar, a la mitad de este recuento de las obras que juzgo las más interpretadas en todo el mundo. En este lugar creo que deberíamos poner a Tchaikovsky con un verdadero monumento del sinfonismo universal, su quinta sinfonía, el Op. 64 de este digno representante del romanticismo musical.

Conforme vamos avanzando, siento el camino más estrecho y resulta más difícil elegir una obra, tú sabes, elegir una significa descartar muchas grandes páginas de la música orquestal y esto cuesta mucho trabajo, pero en fin, continuemos.

En el cuarto lugar te propongo la versión de Cuadros de una Exposición de Mussorgsky orquestada por Maurice Ravel, ya ves que el compositor ruso escribió esta obra para piano solo y de la que existen una veintena de diferentes orquestaciones, yo elijo la de Ravel para ponerla en esta lista.

Estamos ya en el tercer lugar, veamos, qué te parece la célebre y polémica Consagración de la primavera de Igor Stravinsky, una obra que siempre garantiza buenas entradas a la sala de conciertos, y ya ubicados en el segundo sitio, creo que la referencia a la Sinfonía No.40 de Wolfgang Amadeus Mozart es obligada, el compositor de Salzburgo no podría faltar en esta lista y creo que esta sinfonía es infaltable.

No es difícil entender que el primer lugar pertenece a Ludwig van Beethoven, este genio de Bonn debe ser, sin la menor duda, el compositor más interpretado en la historia de la música, no sólo de la música culta, académica o como quieras llamarle, sino a toda la historia de la música en general. En el primer sitio te propongo la famosa Sinfonía No.5 en do menor, Op. 67, la Quinta de Beethoven, conocida como la Sinfonía del destino ha sido llevada, lamentablemente, a diferentes contextos musicales y eso no me parece que esté bien, posiblemente peque de purista, pero en estas cuestiones musicales no puedo ser diferente, sobre todo cuando se buscan fines estrictamente comerciales y se llega a la perversidad de adulterar la esencia de la gran música de concierto y eso, lo comprenderás, resulta intolerante.

Pues mira, consultando algunas fuentes esto fue lo que me encontré, ante la imposibilidad de comentarte todo lo consultado, te comparto la propuesta de un sitio que se llama La vanguardia, veamos en qué coincidimos.

Ellos ponen el décimo lugar el Concierto para violín de Brahms, el noveno está La pequeña serenata de Mozart, el octavo sitio lo ocupa La pastoral de Beethoven, el séptimo es para Sinfonía No.1 de Brahms, en el lugar número 6 está la Séptima de Beethoven, le sigue en quinto lugar el concierto para violín de Mendelssohn y en cuarto lugar está la sinfonía No.5 de Tchaikovsky. El tercer sitio lo ocupa Sibelius con su Concierto para violín, el segundo lugar lo tiene el oratorio el Mesías de Haendel y el primer lugar es de la Quinta de Beethoven.

Como ves, hay algunas coincidencias en las obras aunque no en la misma colocación, salvo con la sinfonía del destino de Beethoven, la verdad es que no era complicado entender que esta obra debe de ocupar, sin duda, el primer lugar.

Te dejo mi lista, si tienes el tiempo y la voluntad de hacerlo, hazme llegar tu propuesta.

 

[email protected]

 

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!