Opinión

Candidatos Independientes / Debate electoral

 

El día de ayer, último del mes de noviembre de este año, el Consejo General del Instituto Estatal Electoral, máximo órgano responsable de la administración electoral de la entidad, emitió la convocatoria dirigida a la ciudadanía con interés en postularse a la candidatura por una diputación local en Aguascalientes, de las 18 que habrá en disputa en el proceso que tendrá su momento culminante en Julio de 2018.

Basados fundamentalmente en las leyes mexicanas, con el enfoque que se le ha dado en atención a las disposiciones contenidas en los tratados internacionales en los que México ha tomado parte, las autoridades han reconocido, después de un largo y sinuoso camino, la posibilidad de que una persona que no pertenezca a un partido político pueda acceder a la boleta y que la ciudadanía esté en condiciones de votar por él en la jornada comicial.

Mucho se ha discutido de si el nombre de Candidatos Independientes es una adecuada forma de denominarlos. Si atendemos a que en principio el término Candidatos Ciudadanos se desechó porque en realidad todos los candidatos (con partido y sin él) deben ser ciudadanos para poder postularse, no queda muy claro respecto a qué o a quién obtuvieron su emancipación, pues en ocasiones da la impresión de que el yugo de los partidos políticos resulta tan fuerte que es necesaria un gran esfuerzo para poder independizarse.

Independientemente de ese tema, el cuestionamiento más intenso que han recibido quienes han optado por dicha figura para contender por las elecciones, ha sido su paso anterior por los partidos políticos. Insisto en la percepción, que no es verdad, de que si un actor político abandera una causa partidista como militante o simpatizante, ello lo convierte en no grato para la sociedad. Al contrario, uno de los derechos políticos sustanciales del ciudadano es el de pertenecer a voluntad a una organización política.

Para este proceso, se retoma la más reciente reforma en la materia electoral de este mismo año, en donde se ajustan los preceptos que fueron modificados judicialmente por los tribunales, y que ahora se convierten en letra de la ley. La democracia perfectible que vivimos en México, nos ha permitido ir construyendo un mejor lugar para vivir.

Quien aspire a una candidatura independiente deberá cumplir los requisitos de elegibilidad del cargo: básicamente ser ciudadano en pleno goce de sus derechos, tener más de 21 años cumplidos, ser originario del Estado o con vecindad mínima de cuatro años y no ser servidor público a menos que se separe de su puesto para contender. Obviamente el sesgo de ser independiente, lo obliga a no ser militante ni estar afiliado a un partido político.

Además tiene la obligación de ir en fórmula, es decir, deberá contar con un suplente. Debe llenar una solicitud de pre registro ante la autoridad donde se le requiere su información personal básica, así como el cumplimiento de los requisitos legales. Para efectos de fiscalización de los gastos y de darle una formalidad a su candidatura, deberá constituir una Asociación Civil, cuyos estatutos deben coincidir con el modelo aprobado junto con la convocatoria. De igual manera, tiene que cubrir los requisitos ante el Servicio de Administración Tributaria para los efectos fiscales a que haya lugar, y solicitar la apertura de una cuenta bancaria para realizar las transacciones necesarias, aunque el financiamiento público que se les otorga, en todo caso, será hasta que, cubiertos los requisitos, sean registrados como candidatos.

Dos elementos más se unen a la lista anterior: el aspirante deberá diseñar un emblema y apropiarse de ciertos colores que lo hagan identificable con respecto a los demás partidos y candidatos. Sin embargo, desde mi punto de vista, nada será tan importante como la redacción de su plataforma legislativa, es decir, sus propuestas que contengan los qué y los cómo, basados en un diagnóstico serio y con el conocimiento del distrito que se le exigiría a cualquier otro candidato.

A partir de cubrir los requisitos, el aspirante estará en condiciones de solicitar el respaldo ciudadano de su candidatura, con la innovación de que ello será a través de una aplicación de dispositivo móvil que deje constancia de dicho apoyo y brinde certeza al candidato, al partido, a quien brinda el apoyo y, en general, a la ciudadanía. Pero eso será otra historia de la que dejaremos constancia en su momento.

Por el momento, sirva la invitación a conocer los requisitos y estar atentos a la información que se genere de este tema, despojados del morbo, y con mucha atención sobre otra figura más, contendiente por un cargo de elección popular y parte integrante del sistema político.

 

/LanderosIEE | @LanderosIEE

 

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!