Sociedad y Justicia

Comportamientos suicidas tienen su origen en el aspecto neurofisiológico

 

  • Es un error atribuir los suicidios a los aspectos sicosociales, al ser estos solo los desencadenantes: Nefi Campos
  • Fallan los programas de prevención al no considerar y difundir los síntomas neurofisiológicos

 

A medida que van avanzando los protocolos de investigación se reafirma la presencia de enfermedades y trastornos mentales asociados al comportamiento suicida más que a los sicosociales, señaló el sicólogo clínico Nefi Jacob Campos.

Explicó que la teoría de que no cualquier persona comete actos suicidas, sino que son aquellas que tienen una problemática neurofisiológica, asociadas a trastorno afectivo bipolar, trastorno límite de personalidad, esquizofrenia y trastornos excesivo-compulsivo, se acentúa conforme avanzan los resultados de las investigaciones.

“Lo complejo es que se ha dado una difusión sobre aspectos sicosociales como generadores de este tipo de comportamiento, que si bien están implicadas situaciones como el divorcio, las adicciones o la violencia, éstas no son sólo los factores desencadenantes hacia los comportamientos suicidas”, detalló el también investigador.

Cuando se señalan las circunstancias sicosociales como las causas de los suicidios, existe un error al tratar de incidir en lo preventivo -dijo-  pues no se difunde toda la sintomatología que las personas suicidas tienen, pues no solamente presentan fases depresivas, sino que muchas veces presentan también fases sicomaniacas, lo cual se confunde con un buen ánimo o hasta alegría, cuando en realidad son parte de la enfermedad; al igual que los arranques de irritabilidad inexplicables o  la presencia inusual de una generosidad excesiva.

“Todos los anteriores comportamientos generan conflictos con la familia, pero avisa que algo no está bien en el curso del pensamiento de la persona; mientras que no difundamos bien la sintomatología vamos a seguir estigmatizando a las personas, creyendo que no piensan en las cosas buenas de la vida o no la valoran, cuando en realidad no consideramos que son enfermos, quienes en un momento de crisis no les da para pensar en lo maravilloso de la vida”, subrayó el profesional de la salud mental.

Cuando las personas, a partir de detectar las sintomatologías cuentan con un tratamiento sicológico o siquiátrico, nutricional y en sí una atención integral, el curso de su pensamiento se estabiliza y es así como es posible prevenir el comportamiento suicida.

Nefi Campos consideró que si bien puede considerarse adecuada la estrategia de incrementar más recursos para la atención de las adicciones, al ser éste 500 veces más severo que la problemática del suicidio estadísticamente, es más preocupante el tema del comportamiento suicida porque termina en fallecimientos.

“Los presupuestos deberían ir más encaminados a la prevención del suicidio y a la investigación, sin dejar de fortalecer el de las adicciones”, indicó el sicólogo clínico.

 

The Author

Staff

Staff

1 Comment

  1. 11/12/2017 at 10:16 — Responder

    En este tema no deben confundirse los mecanismos neurofisiológicos alterados, a los que alude el psicólogo Nefií Campos y que explican ciertas predisposiciones de los individuos, a los factores desencadenantes como los psisosociales que, de presentarse, disparan la acción suicida. Es la conjunción de ambos lo que lleva al suicidio. Y, por tanto, todo lo que se haga para evitar que los factores psicosociales estén presentes, tendrá algún impacto positivo en la problemática. Sin embargo, también serán necesarios tratamientos psicológicos y/o farmacológicos para incidir también en los mecanismos neusofisiológicos. En resumen, se requiere una estrategia que integre ambos elementos (y otros si son identificados) si deseamos reducir las cifras de suicidios que ocurren en Aguascalientes.

¡Participa!