Opinión

Decidir el cambio posible / Opciones y decisiones

Dieron inicio las precampañas partidistas en vistas de las elecciones 2018, federales y algunas locales, bajo el sino reconocible del bullanguero lenguaje popular mexicano. Lo que se anticipa es un carnaval de la palabra. Esa que sale como chasquido de un cohete para tronar estridente en el cielo. Octavio Paz consignó así el chispeante proverbio popular que asciende al cielo con silbido de cohete, explota en fragmentos multicolores, y luego con atronador sonido se desvanece en maravillosa cascada luminosa. (Ver: El Laberinto de la Soledad. Octavio Paz. Fondo de Cultura Económica. México. 1959).

Contamos ya con dos evidencias. A las 12 del día Pepe Meade también acompañado de su esposa, llegó al Poliforum donde miles de personas lo esperaban y donde fue recibido con aplausos y gritos de los militantes del PRI y del PVEM. En su discurso, el precandidato agradeció a los integrantes y a los sectores del PRI y a la militancia del Partido Verde el respaldo que le están brindando. “Sin importar cuántos frentes vengan a nosotros, no nos va a dar frío, vamos a unir a México, no a fracturarlo”.

“Yo de manera muy fraterna le recomendaría al candidato del PRI, que se comprara una buena chamarra y que se prepare para las inclemencias porque la inmensa mayoría de los mexicanos no vamos a permitir que siga gobernando el PRI”, dijo el ex líder nacional del PAN. (Fuente: almomento. M. https://goo.gl/vRaCZp ).

Y López Obrador espetó: “Anaya y Meade son “muy pirruris”, son candidatos de la “mafia del poder”, que no conocen el País, no les da el Sol, están blancos ‘puxhos’ y se la pasan todo el tiempo en la Ciudad de México, aseveró el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador. (Por: SUN | 10/12/2017 17:55.https://goo.gl/eGJofr )

Durante un recorrido por los municipios mexiquenses de Tenango de Arista, Villa Guerrero y Almoloya de Juárez, el tabasqueño dijo que el panista Ricardo Anaya y el precandidato del PRI, José Antonio Meade, “piensan que sólo con los medios de información van a ganar y no es así”. Al opinar sobre los virtuales candidatos del PRI y del Frente a la Presidencia de la República, López Obrador afirmó que ya la gente no quiere que se repita el “caso” de Peña.

En tanto, en el proceso de la militancia priista, ondeaban cientos de banderas verdes en lo alto de las tribunas, mientras los priistas en la planta baja del Poliforum se hacían notar por sus chalecos rojos. (…) “Amamos a México y no vamos a dividirlo”, dijo Meade. (…)Se comprometió a apoyar a las mujeres, que sean protagonistas del desarrollo nacional y los jóvenes el motor del desarrollo, dijo. (Fuente: El Heraldo de Chiapas. Pepe Meade inició su precampaña en San Juan Chamula. Armando Chacón. Jueves 14 de diciembre de 2017. https://goo.gl/QhQ9Lx ).

En tanto que Ricardo Anaya, en el arranque de su precampaña en Querétaro, señaló que José Antonio Meade es el candidato de la continuidad y Andrés Manuel López Obrador tiene ideas antiguas que han fracasado. (Milenio.com / Política. Anaya arranca precampaña: será “austera y muy alegre”. Viernes 15/12/17).

Hablamos recientemente del choque de generaciones: la del “baby boom” (postguerra mundial) y la de los “millennials”. Al respecto, he comentado que corresponde a nosotros los ciudadanos a no dividirnos como población electora, tenemos que ir juntos en pos de un solo proyecto de nación. Así lo han recomendado autores que están investigando el comportamiento de este fenómeno generacional. Existen implicaciones psicopedagógicas de las nuevas generaciones que es importante tomar en cuenta; es el caso del investigador, Olivier Houdé, psicólogo autor del libro “Aprender a resistir” y director del laboratorio de sicología del desarrollo y educación infantil del CNRS-La Sorbona, de París. Su hipótesis de trabajo surge precisamente observando los hábitos de la joven generación que designa como “La generación Z”. Y por ella entiende al grupo de población nacido después del año 1995, pleno despliegue del Internet y los juegos cibernéticos, ella forma un contingente que suma 2,000 millones de jóvenes a nivel mundial; la cual “ha crecido con los videojuegos y los teléfonos móviles, ha ganado aptitudes cerebrales en lo que se refiere a la velocidad y los automatismos, en detrimento de otras como el razonamiento y el autocontrol” (Fuente: AFP, París y Tokio. Artículo publicado por La Jornada, Ciencias. Jueves 15/02/2015. 6ª).

La seria implicación de este hallazgo se manifiesta en la capacidad de tomar decisiones, especialmente cuando se trata de opciones éticas. Y dentro de la ética está aquella que tiene el efecto más englobante o universal, la Ética Política. Un área clave de interés público que tiene profundas repercusiones para el todo social. Para quienes tenemos la responsabilidad civil y política de elegir a nuestros futuros gobernantes, queda el reto de optar con oportunidad, realismo y aptitud. Es decir, a elegir la mejor de las posibles alternativas que dé efectivamente respuesta a los grandes problemas y retos de la nación.

En este sentido, es oportuno reflexionar sobre algunas diferencias que identifican a sistemas distintos del orden jurídico. Históricamente, tenemos el sistema jurídico de origen romano que instituye un catálogo de “penas” o actos punibles en proporción de su gravedad o levedad; y el sistema jurídico anglosajón que lo establece como “Criminal Law”, como Ley de los “crímenes”. El primero pone el acento en el acto de castigo que la sociedad política y jurídicamente organizada se arroga como único poder sancionador; y el segundo enfatiza la naturaleza del acto en sí, que se comete en tanto que agravia al todo social, y por ello se castiga mediante la fuerza coactiva del Estado. En sus juicios se escucha: El estado en contra de

En el Derecho Positivo, esta imputabilidad -al autor- y, por tanto, la responsabilidad respecto de sus actos es la base para emitir un premio o una sanción; digamos que funda la dinámica de la responsabilidad intrínseca de las acciones humanas. Que tiene, a su vez, fundamento en el poder de la libertad individual, orientada por el libre albedrío; y, desde luego, con fuerza en el carácter de su voluntad autónoma.

La ética o moral antecede a los códigos de justicia, porque es de naturaleza interna al propio autor de las conductas, es decir al ámbito de la consciencia personal que en esencia opera mediante actos noéticos o del conocimiento; mientras que aquellos otros son de naturaleza externa y pública que dependen del pacto social que los determina y del orden constitucional del Derecho Positivo vigente. En pocas palabras, el hombre y la mujer podrán escapar o no de la acción de la justicia penal, pero nunca podrán fugarse de la imputabilidad moral de un acto cometido, que al final reside en su conciencia, que por definición es auto-conciencia.

Pues, bien, decíamos de la distorsión práctica que se induce en los procesos cerebrales de los “millennials”, debido a la influencia de las tecnologías de la información digitalizada, que ahora los hace campeones de la velocidad y los automatismos neuronales; pero, que simultáneamente restringen su capacidad de razonamiento y autocontrol anticipativo, es decir, a su poder de raciocinio puro. En este punto, la noción tradicional o clásica de la moral tiene mucho que ver con el ejercicio de la “sindéresis”, definida por la Real Academia Española como discreción, o capacidad natural para juzgar rectamente. Deficiencia a la que puede concurrir y complementar la otra generación del “baby boom”. Ambas generaciones son el objeto del deseo de seducción de los líderes políticos, ahora en contienda.

Lo anterior manifiesta, para los ciudadanos como electores, la necesidad vital de concurrir unidos a la hora buena de elegir a sus próximos gobernantes; so pena de que la urgente necesidad de una reflexión bien ponderada antes de decidir por quién o por qué proyecto de nación votar, no se consume en un acto impulsivo, falto de sindéresis y de auténtica libertad democrática. Esta ausencia o falta de buen juicio ha dado pie a los mesianismos, milenarismos, populismos, fascismos o absolutismos políticos que tan profundamente han alienado a las masas, y arrojado un país entero al estancamiento histórico de un subdesarrollo infrahumano y desigual.

Haciendo referencia al genial dramaturgo francés Molière, el burgués que descubre con asombro que toda su vida había estado hablando en prosa, como género literario, se siente con derecho a distinción social por ese solo hecho y lo celebra como una gran conquista de su ascenso a la clase letrada y, por ende, superior a los demás del resto de la sociedad. Esta ironía del gran dramaturgo del siglo XVII es aleccionadora de lo que acontece en nuestra sociedad contemporánea; cuando en aras de privilegiar y exaltar el acceso y recurso a las tecnologías de la era de la Información y del Conocimiento, valoramos en más, mucho más, el manejo hábil, indiscriminado de las imágenes digitales, los conceptos aislados, el efecto inmediatista de captar cantidades inconmensurables de ideas sueltas; por encima de la capacidad intelectual de agruparlas, organizarlas, concatenarlas, contrastarlas, discriminarlas, problematizarlas, en fin raciocinarlas para entenderlas mejor. Al final, hacerlas objeto de conocimiento científico, comprobable y crítico, con validez y verosimilitud inteligente. Un anticipo, en palabras de Octavio Paz: “54. Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo; del miedo al cambio”. (100 frases para celebrar 100 años del nacimiento de Octavio Paz. https://goo.gl/957qmi / Mar 31, 2014 | 12:15, México, Redacción. Agencias).

[email protected]

The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!