Sociedad y Justicia

Por ignorancia, se mantienen prejuicios sociales hacia enfermos de VIH Sida

 

  • Los avances médicos para el tratamiento del VIH van más rápido que la desaparición de los prejuicios sociales respecto a la enfermedad
  • En la CNDH todavía se presentan casos de temas en relación con el VIH que se creían ya superados: Ricardo Hernández Forcada

 

La desaparición de los prejuicios sociales respecto a la enfermedad del VIH va más lento que los avances médicos respecto a esta enfermedad, aseguró Ricardo Hernández Forcada, director de Salud, Sexualidad y VIH de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

A pesar de los avances en el conocimiento, diagnóstico y tratamiento del VIH, los prejuicios sociales persisten de manera sorprendente, ya que en la CNDH todavía se presentan temas que suponíamos ya superados, que tiene que ver con la convivencia cotidiana, como la discriminación laboral y en las escuelas.

“Llevamos 30 recomendaciones en este tema, la última de ellas que recibió la CNDH, tiene que ver con una persona que aspira a una plaza de enfermería al IMSS y le dijeron que no era elegible con razón de que vivía con el virus, al respecto se hizo la investigación y se determinó una recomendación, al considerar que esa actitud es discriminatoria; esta no es la primera recomendación que emite la CNDH en materia de discriminación laboral por vivir con el VIH”, manifestó Hernández Forcada.

Explicó que el VIH actualmente pasó de ser una enfermedad mortal a ser una enfermedad crónica controlable, de tal forma que poco saben el último descubrimiento al respecto: una persona que está en tratamiento no puede transmitirla, además que a través de llevar los cuidados necesarios, puede vivir el mismo número de años que el resto de la población, “Actualmente la esperanza de vida de los mexicanos es de 75 años de edad, la población de VIH está siendo diagnosticada alrededor de los 35 años de edad y se estima que hay una sobrevida de 40 años, de tal suerte que alcanza con el tratamiento la esperanza de vida del resto de la población”

Tras el diagnóstico de la enfermedad, explicó el funcionario, en algunos casos el paciente inclusive mejora su esperanza de vida, pues aunque suena paradójico, el vivir con VIH resulta para algunas personas, más saludable que vivir sin esta enfermedad. La razón es que tiene exámenes de laboratorio cada seis meses; de tal forme que cualquier otra aparición de enfermedades, como la diabetes o algún cáncer, se identificarán a tiempo.

Ante esta realidad el diagnóstico oportuno de cualquier enfermedad resulta ser el gran tema de la salud pública, además de la prevención.

Aunando al tratamiento médico, es indispensable que los pacientes con VIH lleven a la par una terapia sicológica, de tal suerte que ayude a la persona a asimilar su condición de salud y aceptar situaciones como depresión, entre otras.

Una de los aspectos que han funcionado muy bien en estados como Oaxaca, Jalisco y la Ciudad de México es el contar con grupos de pares y de auto apoyo, en donde los usuarios se escuchan mutuamente, favoreciendo la adaptación a la nueva situación que viven y a enfrentar cualquier crisis.

 

The Author

Staff

Staff

No Comment

¡Participa!