Sociedad y Justicia

Menores de edad, por los que más se solicitan servicios de emergencia en esta temporada

 

  • Paramédicos y primeros respondientes deben mantener la calma y hacer fuertes a pacientes pediátricos y familiares
  • Enfrentan dificultades, principalmente con personas en estado inconveniente, que rechazan la atención

 

En cualquier emergencia es fundamental que los primeros respondientes atiendan con serenidad y paciencia a quienes requieren intervención médica, ya que son en muchos de los casos quienes podrán dar calma a las víctimas, ya sea en caso de un accidente automovilístico o en el hogar, donde resulten lesionados; sin embargo, en caso de que éstos sean menores de edad, es necesaria especial atención por lo delicado que puede ser el caso, y la situación de estrés y shock en que se encuentre el paciente pediátrico.

Fabiola Rodarte Robledo, voluntaria de Cruz Roja reconoció que deben hacerse fuertes para atender este tipo de casos; es en esta temporada y en vacaciones de verano cuando más casos de urgencia reciben por accidentes en donde están involucrados los infantes.

“Sabemos que para nosotros no hay descansos, pues en el momento de una emergencia se nos requiere sin importar si son vacaciones, días de descanso, feriados, o si es la hora de dormir; quienes nos dedicamos a esto tenemos vocación de servicio, eso es primordial para dar una buena atención al paciente”, indicó la paramédico.

Subrayó que es lamentable que muchos de los incidentes ocurran por descuido o excesos, sobre todo en el consumo del alcohol, ya que tragedias graves pudieron evitarse, así como el despliegue de elementos para atenderlos; en muchos de los casos las personas en estado inconveniente, aún en situación delicada, se empeñan en no ser canalizados a los centros de salud, incluso se resisten a ser revisados por el personal de la Cruz Roja.

Rodarte Robledo detalló que cuenta con estudios como Técnico Superior Universitario en Paramédico por la Universidad Tecnológica; además hizo una especialidad en Urgencias Médicas por el amor y altruismo que tiene de ayudar a los demás; lleva más de nueve años dedicado a ello, “es mi pasión y es lo que me mueve”; sin embargo reconoció que en ocasiones es muy difícil combinar esta profesión con la vida diaria, puede llegar a ser muy desgastante enfrentarse a situaciones de impotencia donde no pueden hacer nada por los pacientes, “lo peor es cuando ellos mismos no te lo permiten, porque ahí no sabes ni qué hacer”, recalcó.

A sus 31 años Fabiola ya ha vivido experiencias en este ámbito médico que han marcado su vida y han fortalecido sus ganas de hacer un mayor esfuerzo en favor de los demás; afirmó que este gusto lo tiene desde pequeña, y si bien es una profesión que no da para lujos, ya que la percepción económica que se recibe en el servicio de la Cruz Roja es simbólica, lo que más le llena son las enormes satisfacciones de hacer algo por el próximo.

“Aquí soy como voluntaria, obviamente te piden conocimientos porque estás tratando con vidas humanas; por eso fue que elegí esta institución, por los principios y valores que maneja”, destacó que la Cruz Roja brinda apoyó a cualquiera que lo requiera, sin distinción, sobre todo a los más vulnerables; quienes se desempeñan dentro de la misma deben tener bien dominados los nervios y aprender a hacer las cosas bajo presión, “somos los que más debemos mantener la calma “, enfatizó.

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!