Opinión

2018: de náufragos y creyentes / A lomo de palabra

 

With most men, unbelief in one thing

springs from blind belief in another.

___


___

Georg Christoph Lichtenberg

 

Martes: declaración fidedigna

Por una investigación promovida por el gobierno de Chihuahua, poco antes de Navidad un juez dictó prisión preventiva a Alejandro Gutiérrez, ex secretario general adjunto del CEN del PRI, por su probable responsabilidad en el desvío de recursos del patrimonio estatal. Días después, la SHyCP incumplió la entrega pactada de recursos federales a dicha entidad. En entrevista con Carmen Aristegui, el martes de la semana pasada el gobernador de Chihuahua, el bizarro Javier Corral, declaró: “El régimen está agotado, y son capaces ya de todo”.

 

Alegoría del hombre que no quería ser Viernes

Hace algún tiempo, en medio del océano Pacífico, sucedió que a una embarcación se la llevó el diablo: la violencia de la mar la hundió. Un día después, milagrosamente, con pocas horas de diferencia, dos náufragos fueron arrojados por la corriente a una isla desierta. Fueron los únicos sobrevivientes del infortunio. Desde las primeras semanas resultó indudable para ambos que en la ínsula, aunque muy pequeña, había recursos abundantes, más que suficientes para su sustento. Pasado el pasmo, los dos damnificados suman esfuerzos, comparten recursos, se acompañan… Las rutinas y las jornadas se suceden como las olas de la inmensidad marina que los rodea, hasta que una noche cerrada y silenciosa -tal vez hayan transcurrido varios meses- uno de los hombres despierta violentamente y sin entender qué le duele, qué no lo deja respirar… En unos instantes sale plenamente del sueño, recobra del todo la conciencia, se lleva a las manos al cuello, y no le queda ya ningún margen para no aceptar la aterradora evidencia: su compañero de aventura está tratando de ahorcarlo… Forcejea y consigue liberarse: ¡¿Qué diablos te sucede?! La respuesta es la siguiente: Vas a ser mi esclavo y si no aceptas, te mataré. Él entonces piensa: ¿Qué puedo hacer?, y lo primero que viene a su mente es un libro que leyó hace mucho, Robinson Crusoe, y se dice que no, que no quiere ser el Viernes de la isla. ¿Entonces, si el otro está dispuesto a todo, a mí qué opciones me quedan? Aceptar la esclavitud o estar dispuesto a todo.

 

Jueves: el petate del muerto

A media tarde del pasado jueves, el PRI tuiteó: “… una improbable presidencia de López significaría al menos una devaluación del 10 por ciento…” Supongo que deben de estar muy preocupados por el improbable triunfo del tabasqueño, porque desde entonces y durante las horas que siguieron, el líder -es un decir- nacional del ese instituto político -otro decir-, Enrique Ochoa, se dedicó a garlar en donde pudo para propagar la amenaza… ¡Trompetas del Apocalipsis, atronad!: ¡Si gana López habrá devaluación del diez por ciento! Varios medios se sumaron prestos al amatracamiento sistemático de las audiencias. Ya había obscurecido cuando alguien me reenvió un sondeo tuiteado por el conductor de noticieros José Cárdenas: “Victoria de López Obrador devaluaría el peso 10%, advierte el PRI…”, fraseó, y luego abrió cuatro posibles respuestas: “Guerra sucia”, “AMLO es un peligro”, “Miente el PRI”, y “Hay incertidumbre”. No contesté, pero le planteé una pregunta: “Oiga, José, ¿y cuánto se ha devaluado en lo que va del actual sexenio?” Por supuesto, Cárdenas jamás me contestó… Ni falta, unos minutos más tarde el economista Gerardo Esquivel proveyó los datos duros -y apostillaba “Con los números de este sexenio salen a espantar con un 10%”-:

Tipo de cambio (pesos por dólar)

01-Dic-2012: $12.93

11-Ene-2018: $19.34

Es decir, el incremento porcentual no ha sido del 10, sino del 49.57% -luego comenzó a circular otra cifra que no sé cómo fue calculada: “67% de devaluación acumulada en lo que va del sexenio”-. Es decir, con la posibilidad del diez por ciento pretenden espantar quienes han sufrido la realidad de una devaluación de 50% o más… ¡Y lo consiguen!, al menos entre quienes han sido aleccionados para detestar a Ya-sabes-quién: para cuando revisé sus resultados, la mayoría de los seguidores de la cuenta de José Cárdenas (36%), opinaban que, en efecto, “AMLO es un peligro”.

 

En busca del día perdido

Marcel Proust (1871-1922) fue un tipo con una sensibilidad y una capacidad de expresión literaria portentosas. En Por la parte de Swann (1913), la primera entrega de À la recherche du temps perdu, explica algo que las ciencias del comportamiento tardarían varias décadas en formular -me refiero a la Teoría de la Comunicación Humana, desarrollada por Paul Watzlawick (1921-2007)-…; escribe Proust: “Los hechos no penetran en el mundo en el que viven nuestras creencias, no las han hecho nacer ni las destruyen; pueden infligirles los más constantes desmentidos sin debilitarlas, razón por la cual una avalancha de desgracias o enfermedades sin interrupción en una familia no la haría dudar de la bondad de su Dios ni del talento de su médico”. Páginas más adelante, Proust cuenta la forma en la que los allegados a la tía Léonie entendieron el fallecimiento de la mujer, quien llevaba años encamada y quejándose de múltiples dolencias, y cómo el mismo hecho concreto pudo ser interpretado de manera diferente a partir de las creencias previas: la muerte de la tía “había dado la razón a quienes afirmaban que su régimen al debilitarla, acabaría matándola y, en la misma medida, a quienes siempre habían sostenido que no padecía una enfermedad imaginaria sino una orgánica, a cuya evidencia se verían obligados a rendirse los escépticos cuando hubiera sucumbido a ella…” Ciertamente, contados, extraños e infrecuentes son los golpes de realidad que consiguen que la gente tenga que ajustar aunque sea un poco su concepción de la realidad.

 

@gcastroibarra

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!