Opinión

Agua clara empresarial / Análisis de lo cotidiano

 

¡La solución somos todos! Es una frase que suele pronunciarse con demasiada frecuencia ante un grave problema al que no se le encuentra salida. Con eso se quiere dar a entender que el conflicto es multicausal y por lo tanto son varios los factores que tienen que entrar en el remedio. Solo que lo que suele ocurrir es que a fin de cuentas es solo una persona, o una institución la que se encarga de buscar el arreglo. Así ocurre con El Suicidio. A nadie le queda la duda de que es un enorme problema de salud pública, porque intervienen la violencia intrafamiliar, el clima de hostilidad que se vive en la ciudad, el hacinamiento, los bajos salarios, la pobre educación, las adicciones, la migración interna, el pobre nivel sociocultural del pueblo y muchos mas factores, que naturalmente nos hacen pensar que la solución tendrá que estar entre muchas personas, dependencias, grupos sociales e instituciones. Solo que a la hora de resolverlo, todo el mundo voltea hacia el Sector Salud y nos preguntan ¿Pues qué están haciendo? Se anunció que el día de ayer se realizaría una marcha llamada “Caminata hacia la Luz” integrada por familiares y amigos de personas que cometieron suicidio. Desconozco la ideología que manejaron y las consignas que emitieron, aunque una nota periodística mencionaba que era debido a que “…la problemática no está siendo atendida debidamente desde el esquema gubernamental.” Creo que la marcha es un acierto. Es realmente estimulante que las familias hayan decidido que la solución también está en sus manos y hayan aunado energía, determinación y voluntad para una marcha. Ese es el primer paso, ahora habrá que hacer algo más ¿Cómo qué? Intervenir en la solución y para ello hay muchas opciones, tales como formar brigadas que visiten a los centros de alto riesgo, así como lo hacen Alcohólicos Anónimos, que se formen grupos de autoayuda donde los familiares compartan con grupos sociales, su amarga vivencia y se den mutuamente apoyo y comprensión. Que participen en los talleres psicoterapéuticos que realiza nuestro Departamento de Salud Mental Comunitaria. Que se integren a las visitas que hacemos a escuelas desde nivel primaria hasta bachillerato. En fin, que oportunidades hay muchas y nosotros, los profesionales que laboramos en la Dirección de Salud Mental y Adicciones, les ofrecemos toda la asesoría necesaria. Hay un detalle que vale la pena dejar claro. La gran mayoría de los suicidas no son desempleados. En gran número eran trabajadores de alguna de las grandes empresas que tenemos en el estado. Entonces ¿Qué no podrían las empresas hacerse corresponsables en la solución? Ofrecemos a todas las grandes manufactureras nuestro apoyo para que, así como tienen un departamento médico, comiencen a crear dentro de sus mismas instalaciones una pequeña Unidad de Salud Mental, que lograría evitar el suicidio, las adicciones y la violencia entre compañeros. Impediría también las agresiones verbales, psicológicas y morales entre los obreros y sus superiores, mejoraría el trato de los supervisores hacia los subordinados. Reduciría el ausentismo por mejor manejo de las enfermedades psicosomáticas y por la mejoría del clima emocional en sus familias. Se terminaría con el acoso sexual hacia las compañeras. ¿No creen señores empresarios que esta sería la pequeña y enorme aportación que Ustedes podrían hacer hacia el bienestar de una sociedad que les da tanto? Un equipo de psicólogas altamente capacitadas le traería a su empresa una gran cantidad de beneficios, con un costo mínimo. Y ahí sí comenzaríamos a creer que efectivamente La Solución Somos Todos, la muestra ya la pusieron las madres de familia.

 

[email protected]

The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!