Sociedad y Justicia

Aumentos a canasta básica ridiculizan el incremento al salario mínimo

 

  • La inflación del 6.6 por ciento ha sido la más alta en los últimos 10 años, pegando a la par de la liberalización de los combustibles en el bolsillo de las familias
  • Precandidatos a la presidencia de la República prometen aumento del doble al salario mínimo, sin un esquema real para lograrlo

 

El efímero aumento de ocho pesos al salario mínimo no contribuyó al bolsillo de las familias ante la alza de los precios a los productos de primera necesidad que se detonó con el fin del año y que continúa en las primeras semanas del presente mes; el líder de la Confederación Regional Obrera Mexicana en el estado, Jesús Enrique Ramírez Pérez, lamentó que se registren incrementos desde el 20 hasta el 50 por ciento en alimentos como la carne, huevo, frijol, azúcar, frutas y verduras, mientras que el salario mínimo es de 88 pesos con 36 centavos, a lo que en nada abona la liberalización del precio de los combustibles, pues este costo lo paga el consumidor final.

___


___

Recalcó que muy atrás quedó el salario mínimo, si porcentualmente subió el 3.9 por ciento en diciembre, mientras que la inflación en 2017 fue del 6.6 por ciento, de las más altas en los últimos diez años, con lo cual se quedó al menos dos puntos porcentuales atrás; no obstante detalló que si se analiza la inflación real, en el ámbito nacional en promedio la canasta básica incrementó el 30 por ciento, “nos quedamos atrás un 20 por ciento de lo que realmente deberíamos de estar ganando para quedar igual que en noviembre del año pasado; es un estancamiento, un balde de agua fría y no viene a bien a la clase trabajadora”.

Dijo que es fundamental valorar las propuestas de quienes aspiran a la presidencia de la República, sobre el incremento del salario, pues si bien hay quienes prometen un aumento del doble para el siguiente año, no han mostrado un esquema real de cómo se puede lograr, alcance que sólo puede hacerse de manera paulatina para no desequilibrar la economía de país.

El líder de la CROM enfatizó que para empezar es una postura que no se puede dar por decreto, pero tiene que ser gradual y tiene que formar parte de un plan estratégico que sea inclusivo en el aspecto fiscal, laboral, a fin de lograr los escenarios adecuados y que se materialice el incremento al salario. “Se puede hacer con voluntad, ahorita podemos decir que todos los candidatos nos van a prometer cielo, mar y tierra, pero habrá que valorar bien a los candidatos para tomar una decisión, porque ahorita sólo dicen lo que quiere uno escuchar”.

Actualmente, dijo, no hay confianza pues en el discurso de ninguno de los candidateables a Los Pinos, no se ha precisado un plan estratégico para lograr este fin; cuestionado sobre las promesas incumplibles que estos personajes en cuestión llegan a hacer con tal de obtener el voto, Ramírez Pérez enfatizó que en cuestión del salario mínimo hay más posibilidad de que quien quede como presidente de la República lo pueda lograr, al ser una decisión que puede instruir a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), no obstante reconoció que es importante tomar en cuenta al empresariado, que es quien solventa los sueldos.

Señaló que en el corto plazo es difícil hacer ajustes a los gravámenes y otro tipo de pagos que los empresarios deben hacer, se requiere una reforma fiscal integral que tome en cuenta el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas para que se pueda lograr; “en el plano actual no se puede, las empresas no son una piñata que entre más le pegues más te dé, también corremos el riesgo de romper la piñata; tenemos que apretar hasta donde la empresa tenga capacidad”.

El líder obrero subrayó que no es posible pedir aumento del 15 al 30 por ciento, cuando se reconoce que las finanzas de la empresa no se lo permiten o la llevaría a la quiebra; dijo que con el inicio de las negociaciones de los contratos colectivos harán lo posible, dentro de sus capacidades, para que los jornaleros se vean favorecidos, con tratos que podrían ir del cinco al diez por ciento de aumento salarial. “En las maquiladoras no les puedes pedir aumentos del diez o 15 por ciento, a la industria automotriz si se lo puedes sacar, desafortunadamente hacen un clúster de japoneses y dicen que no van a pasar del cuatro por ciento y nos fregamos nosotros”.

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!