Opinión

Pasos a desnivel, más incongruencias / Agenda urbana

 

El pasado martes, el Gobierno del Estado comenzó la construcción simultánea de los pasos a desnivel de avenida Universidad y Colosio, y de avenida Aguascalientes y Guadalupe González. Por si fuera poco, José de Jesús Altamira, secretario de Obras Públicas, adelantó en una entrevista que en el segundo semestre del año se prevé iniciar la construcción de dos más: en avenida Aguascalientes y Salvador Quezada Limón, y en avenida Aguascalientes y Antiguo Camino a San Ignacio. En este sentido, el Gobierno del Estado está decidido a hacer de segundo anillo una autopista urbana de alta velocidad que generará más costos que beneficios.

En este contexto, en ocasiones anteriores he descrito por qué considero que ese tipo de obras no sólo no solucionarán el caos vial, sino que pueden ser contraproducentes al incentivar un mayor uso del automóvil y, con ello, elevar costos sociales como más tráfico, accidentes y contaminación. Igualmente, he explicado por qué creo que los pasos a desnivel son soluciones cortoplacistas, por no decir obsoletas, que carecen de visión y un diagnóstico técnico riguroso. En esta ocasión, quisiera hacer énfasis en algunas de las incongruencias en las prioridades de inversión que se promueven en el estado; algunas de las cuales, por cierto, resultan diametralmente opuestas a las propuestas de campaña del ahora gobernador. Veamos.

___


___

Como exhibió el Colectivo Pedalea, en uno de los debates organizados por el Instituto Estatal Electoral de Aguascalientes durante las campañas para gobernador, Martín Orozco aseguró que él no derrocharía recursos en carreteras y puentes sino que invertiría en infraestructura social para contribuir al desarrollo de las comunidades más rezagadas. Específicamente, en ese debate dijo que “…en este presupuesto de este año hay mil 220 millones, y en cambio hay comunidades rurales que no tienen agua, drenaje, luz; lo más esencial. Y este recurso como gobernador siempre se va a carreteras, a puentes, donde salga la foto y donde pueda presumir, pero allá siguen con la misma escasez”. Habría que preguntar ¿por qué en poco más de un año se invirtieron las prioridades de inversión? Pareciera que ante la ausencia de resultados, por ejemplo, en materia de seguridad y desarrollo económico, el gobernador recurre a aquello que tanto criticó: invertir en obra pública de corto plazo pero de gran escala y visibilidad, aunque sea innecesaria o, incluso, contraproducente.

Igualmente, el gobernador aseguró en el mismo debate que la apertura a la opinión pública y la participación ciudadana sería una de las principales características de su gobierno; textualmente afirmó lo siguiente: “Métase hasta la cocina ciudadano, es la única forma que realmente como políticos vamos a ir cambiando. Necesitamos de ustedes. Hablen, organícense, exijan, reclamen, pero también propongan. Vamos a construir un Aguascalientes con una mayor participación. Vamos a generar una mejor sociedad para mejorar el gobierno”. Al igual que en el caso anterior, habría que preguntar ¿por qué la apertura en el proceso de planificación y diseño de obra pública como los pasos a desnivel ha sido prácticamente nula? Realizar una reunión con unos cuantos vecinos del fraccionamiento Campestre el 25 de diciembre para supuestamente discutir el paso a desnivel, no representa, en absoluto, un mecanismo real de participación. Que el secretario de Obras Públicas se haya reunido con el gerente del Club Campestre, tampoco lo es. Y menos, contestar unas cuantas preguntas acerca de los pasos a desnivel seleccionadas convenientemente a través de Facebook; algunas de las cuales, por cierto, provenían de cuentas oficiales de dependencias del Gobierno del Estado como el Instituto para la Educación de las Personas Jóvenes y Adultas.

A pesar de la obsolescencia e inconsistencias de los pasos a desnivel y del descontento de gran parte de la ciudadanía, el Gobierno del Estado parece decidido a ejecutar más obras de esa naturaleza. De esa manera, se nos escapa poco a poco la oportunidad de hacer de Aguascalientes un referente de movilidad urbana en México. Un estado que tiene condiciones adecuadas para implementar acciones de movilidad que realmente mejoren la calidad de vida, tristemente replica acciones que ya han fracasado en muchos otros lugares. El desconocimiento acerca de la movilidad por parte de quienes toman las decisiones de obra pública les impide reconocer que el transporte público, el ciclismo urbano o la caminata no son capricho ni moda o recreación y que sus usuarios no son “grupos minoritarios”, pues de acuerdo con el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, el 62 por ciento de los viajes diarios se realizan en estos modos de transporte. Más aún, impulsar decidida y estratégicamente estos modos de transporte puede ser una de las vías más efectivas para disminuir el caos vial, elevar la calidad de vida y promover la productividad y competitividad de Aguascalientes.

¿Vale la pena arriesgar la ciudad por una fotografía o supuestos ahorros de 8 o 10 minutos que disminuirán a medida en que el uso del automóvil continúe en aumento? Estoy convencido que no. Recordemos, además, que al final, en materia de movilidad, ningún estado, ciudad o político es recordado por sus pasos a desnivel. A quienes realmente se les reconoce y recuerda son aquellos que han logrado transformar sus estados o ciudades a través, por ejemplo, de impulsar un transporte público de alta calidad. En Aguascalientes, no debemos perder la esperanza.

 

[email protected] / @fgranadosfranco

 

The Author

Fernando Granados

Fernando Granados

5 Comments

  1. David
    25/01/2018 at 11:05 — Responder

    Vivo en jesus Maria y pienso de manera muy diferente a esta nota que me parece tendencioso y amarillista.

    Parece que el escritor se mueve en bicicleta y no a circulado está avenida en horas pico.

    Aplaudo que el segundo anillo lo vayan hacer de flujo continuo me parece una excelente obra que generará al no haber semáforos, que lleguemos a nuestro destino de manera efectiva, generando menos contaminación y aprovechando más nuestro tiempo en nuestra jornada laboral.
    Para los que tenemos que recorrer grandes distancias no en bicicleta. Todo el día nos beneficiará muchísimo.

    Muchas Gracias.

  2. Jesus
    25/01/2018 at 11:30 — Responder

    Yo tmb veo una nota amarilla, soy ciudadano aguascalentense y no percibo ese descontento social, los pasos a desnivel son por mucho una solucion mas “ambiental” que el uso de cruceros con semaforos y no defiendo el uso del automovil, creo que la gran mayoria lo usamos por necesidad

  3. María Teresa Gomez
    25/01/2018 at 12:42 — Responder

    Vamos a pensar que todos éstos cambios son para mejorar el tráfico de automóviles, pero es verdad que aquellos que se trasladan en bicicleta, triciclos y a pie, no tienen las mismas ventajas. Al contrario, sufren de alto riesgo en general.
    He transitado a pie y con la cartilla de mi niña y me he percatado de lo difícil que es.
    Pareciera que ésta Ciudad es SÓLO para quienes tienen automóvil.

  4. Lucy
    25/01/2018 at 14:29 — Responder

    Con todo respeto si la actualidad fuera de usar todavía carruajes, caballos,bicicletas, y fuéramos pocas personas, a lo mejor se podría caminar como quiere señora Maria Teresa Gómez.

    La sugerencia sería vivir en una población de no más de 5000 personas en donde sus distancias fueran pequeñas para trasladarse, le aseguró que algo así le sería factible.

    • María Teresa Gomez
      27/01/2018 at 21:54 — Responder

      Eres corta

¡Participa!